Turismo Domingo, 3 de marzo de 2019 | Edición impresa

Yet lag: los científicos recomiendan realizar ejercicio físico

Con algunos tips se puede llegar a minimizar el desajuste corporal tras un viaje largo en avión.

Por Redacción LA

Realizar ejercicio por la mañana y por la tarde puede cambiar el reloj biológico, así que podría ayudar a las personas a adaptarse a los horarios cambiados. Así se contrarrestarían los efectos que provoca en el organismo el trabajo por turnos o nocturnos, y otras interrupciones del reloj interno del cuerpo, como por ejemplo, despliegues militares o el famoso jet lag, conocido como el desajuste temporal de las funciones del cuerpo humano luego de un viaje largo en avión.

 

Esta es la principal conclusión de un pequeño estudio realizado por investigadores norteamericanos de la Universidad de California, San Diego y la Universidad Estatal de Arizona, y que fue publicado en la revista científica “The Journal of Physiology”.

El reloj del cuerpo, conocido como circadiano, es el ciclo de 24 horas que regula muchos procesos fisiológicos, como dormir y comer. Muchos factores afectan este reloj interno del cuerpo, incluidas las señales de luz y tiempo.

Hasta ahora se sabía que el ejercicio causa cambios en el reloj circadiano, sin embargo, se sabe muy poco acerca de este efecto. Este estudio encontró que hacer ejercicio a las 7 de la mañana o entre la 1 y las 4 de la tarde, avanzó el reloj corporal a una hora antes; asimismo, el ejercicio entre las 7 y las 10 de la tarde retrasó el reloj corporal una hora.

 

Sin embargo, hacer ejercicio entre la 1 y las 4 de la mañana y las 10 de la mañana tuvo poco efecto en el reloj corporal, y los efectos del cambio de fase del ejercicio no difirieron según la edad ni el género.

Los investigadores examinaron los relojes corporales después de la actividad  en 101 participantes durante cinco días y medio. El tiempo de referencia del reloj corporal de cada participante se determinó a partir de muestras de orina recogidas cada 90 minutos para medir la hora del aumento vespertino en la melatonina y el pico de melatonina varias horas después.

Posteriormente, los participantes caminaron o corrieron en una caminadora a una intensidad moderada durante una hora por día durante tres días consecutivos. El tiempo del reloj corporal fue reevaluado después de la tercera sesión de ejercicios.
Dado que los sujetos evaluados fueron más activos físicamente que el promedio, los resultados podrían no analizarse como promedio.

 

“Se sabe que el ejercicio causa cambios en nuestro reloj corporal. Pudimos demostrar claramente en este estudio cuándo  retrasa el reloj corporal y cuándo lo adelanta. Este es el primer estudio que compara los efectos del ejercicio en el reloj corporal y podría abrir la posibilidad de usarlo  para ayudar a contrarrestar los efectos negativos del 'jet lag' y el trabajo por turnos”, indicó el autor del artículo, el doctor Shawn Youngstedt.