Economía Sábado, 9 de febrero de 2019 | Edición impresa

Vitivinícolas van a la caza del voto opositor por el plan anticíclico

El Gobierno necesita conseguir dos tercios de los votos en la Legislatura para disponer de los $ 1.000 millones para equilibrar el mercado.

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar 

A fines de enero el ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner, se reunió con actores del sector vitivinícola e integrantes de los equipos técnicos del Gobierno Nacional para trabajar en medidas para superar la crisis que atraviesa la industria. Se acordó la ejecución  de un fondo anticíclico por cuatro años para darle previsibilidad al sector, que incluye un endeudamiento de hasta $ 1.000 millones anuales.

Para que se cumpla la erogación que se proyecta, la Legislatura provincial debería autorizar una modificación en la pauta presupuestaria y existe cierta reticencia de la oposición a aprobar más fondos de los ya previstos.

 

Sin embargo, algunos representantes del sector vitivinícola solicitaron reuniones con los legisladores para que el proyecto se apruebe con los dos tercios necesarios, y se generen recursos para, en principio, sacar stocks vínicos y trabajar en innovaciones para la industria.

Al respecto, el diputado radical, Jorge López, presidente de la comisión de Hacienda, señaló que el proyecto podría reunir las adhesiones necesarias, ya que se trata de un instrumento financiero que beneficiaría a un sector productivo de la provincia. No obstante, consideró que los propios vitivinícolas deberían “hablar  con los partidos de la oposición” para que esto se concrete. “Si no contamos con el apoyo de la legislatura va a pasar lo mismo que pasó con la obra pública”, señaló el diputado, quien recordó que la Pauta de Gastos de este año se aprobó, pero sin el pedido de refinanciación de deuda o roll over.  

Dudas de la oposición  

El diputado peronista Gustavo Majstruk, presidente de la comisión de Economía, y ligado mayormente a los temas agrarios, criticó la “oportunidad del proyecto”, ya que se presentaría en un año electoral. Sin embargo, destacó la necesidad de colaborar con la vitivinicultura en una temporada en la que el sobrestock amenaza con tirar abajo el precio del vino.  

 

“Yo siempre he sido antiendeudamiento, pero si es bueno para el sector productivo y con reglas claras, obviamente lo voto”, señaló. “Este lunes ingresará un borrador para que puedan evaluar a fondo la propuesta”, anticipó.

Por su parte, el diputado de Unidad Ciudadana, Lucas Ilardo, expresó críticas más severas hacia la gestión del Gobernador Cornejo y señaló que esto es muestra de que se “se le acabaron las respuestas frente a la crisis del sector vitivinícola”, y aseguró que “se está agotando la estrategia de desviar la atención a la Legislatura y echarle la culpa a otros, como ha hecho siempre durante su gestión”.  

Igualmente Ilardo se comprometió a trabajar por el sector vitivinícola y “estudiar el proyecto priorizando que los beneficios lleguen a los trabajadores”.  

En tanto, desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores, el senador Víctor da Vila expresó que “en general” son contrarios “a establecer subsidios al sector bodeguero, que está reclamando una suerte de condonación de impuestos”, pero advirtió que no fijarán posición hasta tanto tengan el proyecto.

 

Las medidas incluirán un operativo de compra de vino, uva y mosto

El plan anticíclico incluiría un operativo de compra de uva, mosto y vino, un subsidio para exportadores, financiamiento para la tecnificación y la reconversión, e innovaciones para la industria por hasta $1.000 millones por ciclo agrícola en cuatro años.

Al respecto Eduardo Sancho, presidente de Fecovita, señaló que los tiempos legislativos son diferentes a los de la industria, que ya se encuentra en periodo de cosecha, con  insumos que duplicaron su precio y un gobierno nacional que “tiró abajo el consumo interno y desalentó la exportación con reintegros bajos y retenciones ($ 3 por dólar exportado)”.  

 

“Estamos trabajando con los legisladores, como nos pidió el Gobierno, pero no estamos participando en la elaboración de las medidas”, concluyó.

Por su parte, Sergio Villanueva, presidente de la Unión Vitivinícola Argentina, indicó que el proyecto deberá charlarse “en un proceso de construcción colectiva entre la oposición y el Gobierno”, evitando demagogias y discusiones que no construyan.  

Villanueva señaló que el proyecto “tiende a corregir deméritos del Gobierno Nacional (retenciones y la baja de reintegros)” en  un contexto de mucha presión impositiva y altas tasas de interés. “La situación podría agravarse cuando la nueva cosecha aumente stocks preexistentes y genere caída en los precios”, agregó.