Espectáculos Jueves, 11 de octubre de 2018 | Edición impresa

Virginia Lago, sabia cocinera

La actriz presenta la obra “La panadera de los poetas”, dirigida por su hija Mariana Gióvine. Hoy en Capital y mañana en San Martín.

Por Lorena Misetich - Especial para Espectáculos

Una actriz de oficio y de teatro como pocas. Virginia Lago tiene una extensa trayectoria en teatro y televisión. De hecho, con el programa “Historias del corazón” marcó un estilo en la pantalla.  

En su largo camino sobre las tablas interpretó a grandes mujeres de la historia como Violeta Parra, Frida Kahlo, Édith Piaf, Juana Azurduy. Y en la actualidad se pone en la carne de una entrañable cocinera en “La panadera de los poetas”, la obra escrita por María de las Mercedes Hernando y dirigida por su hija, Mariana Gióvine.

 

Con esta comedia dramática, la actriz vuelve esta noche al Teatro Independencia y mañana ofrecerá una función en San Martín.

Entre recetas y palabras

Fiel a su calidez y sutileza a la hora de emprender un nuevo proyecto, en esta pieza interpreta a María Candelaria, una panadera española que en pleno preámbulo de la Guerra Civil de ese país, cocina sus propias recetas que se entrecruzan con poemas.

“Es una obra que María escribió para mí y por suerte me gustó mucho. Me conmovió por el personaje, una panadera muy particular que vive en la montaña y además de inventar sus propias recetas, es una mujer analfabeta, gruñona, que persigue los valores de la vida, de la no violencia, justo en un momento particular de la historia”, resalta la actriz quien esta vez intercambia los roles con su hija Mariana Gióvine y la dirige, en esta pieza que encierra un mensaje profundo. 

 

El relato transcurre en un pueblo de España, a mediados de la década del treinta.

Mientras María Candelaria cocina sus manjares, la revolución se inicia como preámbulo siniestro de la Guerra Civil Española. Ella no lo sabe, sólo sabe de recetas, de confituras y de poetas.

En su panadería se encuentran Federico García Lorca (Jorge Seleme) y Miguel Hernández (Francisco González Gil), el humilde poeta de las cabras de Orihuela. Se provocan, se divierten, juegan, pelean y aman. 

“Como nosotros, los artistas, en ese entonces los poetas, también recorrían los pueblos y es ahí donde estos dos personajes llegan a la panadería de María. En el transcurso de la obra se van sucediendo distintas canciones, que fueron escritas por García Lorca. Y en ese encuentro se produce una honda relación, casi de madre e hijo con estos personajes”, dice la artista.

 

Este personaje, con la fortaleza de una mujer aguerrida e inquebrantable, trata de enseñar a sus poetas la receta para un mundo mejor.

“Lo que más me gusta de este personaje es que es agradecido. Siempre que elijo una obra no solo me tiene que gustar la historia, sino también le doy importancia al mensaje que comparto con el público. Es poner un granito de arena y ayudar en esta realidad difícil”.

La ficha

La panadera de los poetas
 

Actúan: Virginia Lago, Jorge Seleme y Francisco González Gil.
 

Funciones: hoy, a las 21.30, en el Teatro Independencia (Chile y Espejo).
Viernes 12 de octubre, a las 21.30, en el Cine Teatro Cervantes (9 de julio 187, San Martín).
 

Entrada: $100. En boletería de las salas.