Espectáculos Muy Tecno Sábado, 3 de noviembre de 2018 | Edición impresa

Videos verticales: la (deforme) tendencia que triunfa en las redes

IGTV potenció un formato que genera cada vez más adeptos. ¿Una aberración audiovisual o simplemente estrategia para atraer a los jóvenes?

Por Nicolás Nicolli - nnicolli@losandes.com.ar

Parece que pasó un siglo en años tecnológicos, pero apenas se trató de un lustro.

Cuando Snapchat acaparó la atención de los adolescentes, pocos entendían la fascinación por la red social del fantasmita que rápidamente le dio pelea a gigantes establecidos como Facebook, WhatsApp, Instagram o Twitter. Y no sólo porque puso a la moda divertidos filtros u orejas de perritos, sino también por propulsar una nueva manera de crear videos: en formato vertical.

 

Mark Zuckerberg, quien tiene en su poder Facebook, WhatsApp e Instagram, detectó el potencial de Snapchat y en 2013 quiso comprar la aplicación por 3.000 millones de dólares, pero el veinteañero Evan Spiegel se negó rotundamente a aceptar la oferta, ya que confiaba en que su criatura tenía mucho para dar. Sin embargo, olvidó patentar su “caballito de batalla” y llegó la embestida que le quitó el tan envidiado crecimiento: Instagram lanzó sus propias historias y capitalizó como ninguno el fenómeno de los videos verticales.

El formato no requiere de un manual de instrucciones ni de de mucho esfuerzo físico, por así decirlo. Sólo basta con una mano agarrando el celular en la posición natural para sostenerlo. Tampoco exige demasiado tiempo: una duración de no más de 20 segundos y permanencia efímera por 24 horas.

 

Y aunque para muchos pueda resultar una aberración, el éxito de este tipo de videos tiene una explicación bastante obvia: si la mayoría del tiempo utilizamos nuestros smartphones de manera vertical, ¿para qué darlos vuelta a la hora de ver videos? Además, activar la rotación automática de pantalla es lo más incómodo que puede pasarle a cualquier mortal adicto al celular.

Tras el furor desatado, no sólo WhatsApp y Facebook imitaron el formato de contenido vertical, sino que también el líder absoluto para visualizar videos: YouTube. Como suele ocurrir, se trata de la clásica jugada del “si no puedes contra ellos, úneteles”.

La plataforma de Google introdujo una nueva versión ajustable de su reproductor, que detecta un video en forma vertical o cuadrada y elimina las barras negras en los laterales. En consecuencia, el video puede apreciarse en todo su “esplendor” sin molestia alguna. 

Dí "NO" al Video Vertical

Esta tendencia se consolidó con la reciente llegada de IGTV. Instagram tiene su propio apartado dedicado a los videos verticales, que pueden durar hasta una hora. Más allá de las críticas, el formato ha sido aprovechado, incluso, por grandes marcas y medios de comunicación, que experimentan en sus perfiles y suman cada vez más centennials adeptos, antes esquivos a sus propuestas.

“Si no les damos tres cosas para ver simultáneamente, los perdemos”, explicó Bailey Rosser, directora de desarrollo de audiencias del creador de contenidos llamado Vertical.

“Los espectadores móviles están acostumbrados a la estimulación constante. Y son narcisistas”, agregó Rosser, en una entrevista brindada recientemente a The New York Times. 

 

Pese a la insistencia, el formato no termina de seducir a las masas. De acuerdo con TechCrunch, el promedio de visualizaciones en videos subidos de forma clásica a Instagram es 6,8 veces mayor que los que se subieron directamente a IGTV. ¿Vale la pena crear contenido exclusivo para la plataforma que se animaron a vaticinar como la televisión del futuro?

Y es que por más encantador que sea el video en cuestión, es fastidioso forzar tanto tiempo una visión acostumbrada al 16:9, donde se aprecia un campo amplio y detallado. Más aún en tiempos en los que los desarrolladores se esfuerzan en mejorar la definición y la extensión de las pantallas. Qué desperdicio entonces, ¿no?

 

Aunque la resistencia está declarada, el video vertical está lejos de desaparecer, lo cual enciende las alarmas ante la vaga aceptación de una generación acostumbrada a este esquema de visionado. El CEO de Instagram, Kevin Systrom, se muestra optimista, aunque se niega a brindar cifras específicas de uso. “Todo lo que es genial empieza pequeño”, sentenció.

Por ahora, vale aclarar, la movida vertical es un nicho más cercano al marketing. Así, por ejemplo, los estudios lanzan versiones alternativas de trailers de películas para IGTV y los artistas publican videos musicales de bajo presupuesto para Spotify, otro gigante que tampoco quiere quedarse afuera de la tendencia vertical para mirar el mundo.