Más Deportes Miércoles, 14 de marzo de 2018 | Edición impresa

Unidas por una banda roja

Sofía Manzano, que se inició en la Muni de Maipú y Ayelén García, que comenzó en Andes de San Rafael, hoy comparten la casaca de River.

Por Gonzalo Tapia - gtapia@losandes.com.ar

Una es del departamento de Maipú: Sofía Manzano. La otra del de San Rafael: Ayelén García y ambas tienen el balonmano como denominador común y lo juegan con pasión. En la actualidad las une la banda roja, porque ambas juegan para River Plate, en la liga de honor Metropolitana. 

También están conectadas por la celeste y blanca, porque son seleccionadas nacionales juniors.

Antes que arranque la Liga, que será el próximo sábado, y River debute ante Mitre, Sofía y Ayelén tuvieron un diálogo profundo con Más Deportes.

Ambas jugarán para la selección Argentina el Panamericano junior en la ciudad de Goiania en Brasil, que otorga tres plazas para el mundial Junior en Hungría que será desde el 1 al 15 de julio, así que su tiempo lo ocupan en los entrenamientos de su club y del seleccionado.

Sofía Manzano nació en la ciudad cuna del balonmano mendocino: Maipú. Desde el año pasado juega en las Millonarias. “A los cinco años empecé gracias a mi hermana que empezó a jugar y fui de curiosa a ver y me encantó el deporte, el ambiente y las personas que lo rodean”.

Luego dijo: “Siempre estuve en Municipalidad de Maipú, hasta que salió esta oportunidad de poder ir a Capital. River Plate me venía insistiendo desde 2015 y siempre tuve en cuenta ir a jugar a la capital, porque el roce es distinto. Todos los partidos son palo a palo y es lo que uno necesita para poder mejorar y poder llegar el día de mañana estar en una selección o mejor todavía irse a jugar a Europa, que es el sueño de todo jugador”.

Luego Manzano apuntó: “El balonmano dejó de ser un hobby por así decirlo. Le doy mucha importancia porque gracias a esto he tenido muchas satisfacciones”.

Sofía comentó: “Me siento muy cómoda en River: el grupo, los padres, las chicas y todos son excelentes personas”.

En el vendimia Élite, un torneo de gran nivel, por los equipos que compitieron, Sofía tuvo que medirse con su ex equipo, donde juega su hermana, en la final, por todo eso reflexionó: "Se me hace difícil jugar contra Maipú porque estuve mucho tiempo jugando en el equipo. Sigo considerando a Maipú como mi segunda casa. Jugar contra mi hermana está bueno. Siempre hubo una apuesta de por medio y se me hace divertido poder compartir con ella la cancha; lo disfruto mucho. Esta vez nos toca con distintos colores pero la pasión es siempre la misma”.

Manzano vistió la camiseta de Argentina en los panamericanos de Menores en General Alvear 2013; de cadetes en Colombia 2014 y Paraguay 2015 y el de juveniles en 2016;  el Mundial juvenil del mismo año en Eslovaquia y ahora se prepara para el Panamericano Junior en Brasil.

No muy diferente es la historia de Ayelén García. Está desde esta temporada en River Plate y sobre sus inicios dice: “Nunca antes practiqué otra disciplina; sólo el deporte extra escolar que daban en la escuela a la cual fui en la primaria. Si bien jugar balonmano no lo elegí, todo surgió porque mi ex entrenadora Natalia Latorre daba balonmano cuando salía del colegio y una amiga me dijo de empezar, así que empecé a entrenarme. El club con el cual arranqué fue Andes. Siempre tuve a Natalia como entrenadora”. 

García recordó más tarde: “Empecé a jugar de lateral derecho, lo hice hasta 2017 en el club. En la actualidad, estoy jugando de extremo derecho.

Empecé un proceso de selección en 2013 en el cual jugué mi primer sudamericano, que fue en General Alvear y en la categoría menores. Seguí en ese proceso y con el tiempo quedé en los sudamericanos de 2014 (Colombia) y 2015 (Paraguay) hasta que en 2016 se sumó otra exigencia. Jugué un panamericano en Chile y en ese mismo año un mundial en Eslovaquia. Pasando esto nos dijeron de prepararnos para lo que sería en 2018 nuevamente un panamericano y si nos clasificamos, un mundial".

García dijo: “Al sumarse la exigencia de tener que asistir a los entrenamientos en la ciudad de Buenos Aires decidí quedarme a vivir y cuando Eduardo (actual entrenador de River) se enteró, me mando un mensaje invitándome a formar parte del club, y yo como tenía muchas amistades, entre ellas Sofía, decidí optar por River, además de ser hincha”.

Luego García apuntó: “El torneo vendimia fue prácticamente mi primer torneo con River. Fue una experiencia muy linda. Por suerte pude integrarme fácilmente al equipo, y nos unimos mucho más con la situación que vivió nuestro entrenador. Quisimos obtener el primer puesto por él, para demostrarle que tenía nuestro apoyo y reflejar lo que nos enseñó. Por suerte se nos dio el podio. El hecho de haber podido jugar este torneo nos ayudó también para ver como sería el roce que tendríamos este año en liga de honor”, concluyó.