Sociedad Martes, 13 de marzo de 2018

Una mamá hizo bombones de chocolate con su placenta y reveló la exótica receta

Una mujer estadounidense contó el paso a paso para realizar trufas y postres con el órgano. Asegura que aporta nutrientes al cuerpo humano.

Por Redacción LA

Una mamá estadounidense reveló cómo preparó bombones y trufas de chocolate a partir de su placenta, la que guardó luego de que diera a luz a su hijo la semana pasada. 

A través de Snapchat, Kiley Whitworth mostró el órgano similar a la forma de una medusa dentro de una olla. Luego, compartió el paso a paso para preparar las golosinas de chocolate en forma de corazón.

Como era de esperarse, su publicación despertó tanto voces en contra como a favor. Algunos usuarios la acusaron de “caníbal”, mientras que otros apoyaron su idea de preparar los inusuales chocolates a partir de su placenta.

"Después de dar a luz a mi recién nacido completamente natural, vi un aviso de encapsulación de placenta y dije: ‘¿por qué no?’, relató Kiley al DailyMail. “Tenía dudas porque sé que es asqueroso, pero después de investigar todos los beneficios para la salud, decidí que era una oportunidad única en la vida”, señaló la mujer.

Ante las críticas que recibió, Kiley se defendió. “Tu bebé vive de eso. El bebé obtiene de vos todos sus nutrientes. Cuando das a luz y te deshacés de él, estás perdiendo todos esos nutrientes”, explicó en la prensa.

Al regresar a casa tras el parto de su hijo Samuel, Kiley cocinó al vapor la placenta, luego la cortó en pedazos y, finalmente, la deshidrató junto con el cordón umbilical y el saco amniótico.

Después de 16 horas, la placenta se hizo polvo, el que usó como base para los postres a los que, por ejemplo, les añadió galletitas. La joven mamá aseguró a sus seguidores que el sabor de la placenta es indetectable y que no tiene nada de malo comerla.

"Casi todos los animales comen su placenta, por lo que obviamente hay una razón para hacerlo. ¿Por qué nosotros no le damos una oportunidad?”, dijo a la prensa.

Muchas son las personas que creen que los nutrientes que pasan de la madre al feto durante el embarazo todavía se mantienen dentro de la placenta y que, por eso, no debe desecharse. Las mujeres que ingieren la placenta afirman que puede mejorar el estado de ánimo, aliviar la depresión post parto, aumentar los niveles de energía y estimular el suministro de leche materna.