Sociedad Vecinos Lunes, 7 de enero de 2019 | Edición impresa

Una ermita para honrar a la Virgen de la Carrodilla

Los fieles destacan que la imagen de la Virgen está ligada a aliviar los efectos nocivos de los fenómenos climáticos.

Por Gonzalo Villatoro - gvillatoro@losandes.com.ar

Ante la cercanía de la fiesta de la Vendimia, la comuna alvearense encaró la construcción de una ermita en un predio lindante al Polideportivo para entronizar la imagen de la Virgen de la Carrodilla y es allí donde tendrá lugar la Bendición de los Frutos.

La obra cumplirá con distintos objetivos, traerá consigo el embellecimiento y la revalorización de una zona casi olvidada de la ciudad al convertirlo en un paseo público, colaborará con la seguridad al estar completamente iluminado y podrá ser un atractivo más para el turismo religioso que tratan de fomentar desde el ámbito oficial. 

La Virgen en los incendios de campos en General Alvear
 

Sin embargo,  hay un sentido mucho más profundo que trasciende cualquier intención humana: el nuevo espacio de oración abierto a la comunidad tendrá en el centro la única imagen de la Virgen Patrona de los Viñedos que hay en el departamento y la misma que obró el milagro de sofocar el infierno que se había desatado en la tierra, 18 años atrás. 

“La fe y la devoción de un pueblo apagaron los incendios” o “El último milagro de la Virgen”, así recorrió la noticia el país y el mundo después de aquel 20 de diciembre de 2000 cuando,  por iniciativa de Carmen Pereira, la Virgen de la Carrodilla llegó a lo que era la última línea de defensa ante el fuego que se esparcía por toda la geografía departamental y amenazaba  a la zona cultivada y además poblada. Posaron la imagen en el piso y al rezar el rosario se abrieron los cielos y una lluvia torrencial apagó por completo los incendios. 

 

La construcción de la ermita reavivó el recuerdo de esa intervención, milagrosa para muchos . Otros tantos aseguran que, como mínimo, “escapó a toda lógica”  y vuelve a encender los corazones de la gente, creyentes o no.

“Realmente fue algo muy fuerte, fue increíble. Con el camarógrafo nos volvimos rápido al canal para ver las imágenes, no lo podíamos creer”, es parte del relato de un testigo que presenció el acontecimiento de principio a fin, el periodista Mario Rudik, que realizó la cobertura para Tevecoa, el canal de cable local, y también como corresponsal de Los Andes.

En construcción. Carmen Pereira, unas de las promotoras de la obra. - Gentileza Municipalidad de General Alvear

“Yo no soy cercano a la Iglesia pero puedo decir que eso fue algo tremendo, fue un milagro”, fue la frase que dejó Carlos Weiner, por entonces secretario del intendente y la persona que hizo de chofer de la Virgen de la Carrodilla.

Hubo una segunda intervención que escapó al ojo de la prensa pero que Carmen se la atribuye directamente a la Virgen. Fue el 20 de enero de 2001 y, otra vez ,la lluvia hizo su aparición.

 

Los incendios que se desataron a fines de 2000 y principio de 2001 no fueron uno más dentro de las estadísticas,. Hasta el día de hoy es la catástrofe más grande y destructiva que se dio en Mendoza. Las llamas arrasaron con General Alvear y parte de San Rafael, se quemaron 800.000 hectáreas  y además la tierra se cubrió con la sangre de 7 personas que murieron a causa del fuego en un campo en el distrito sanrafaelino de Punta del Agua. 

El 2000 se iba pero dejaba su huella, los incendios parecían imparables, “estaban muy complicados y al fondo de la calle 19 (en Bowen) en el límite entre el secano y la zona cultivada, los brigadistas estaban peleándola para que el fuego no se cruzara a las fincas porque si no, no lo paraban más”, dijo Mario Rudik.

El ex periodista, también de Canal 9 de Mendoza, contó que Carmen Pereira “convocó a la gente para una procesión y propuso sacar la Virgen.” Hasta ahí no había nada fuera de lo común, personas piadosas que buscaban la forma de ayudar de la única manera que podían, con la oración,Pero cuando se dirigían hacia la zona de los incendios “la llevaban en el techo de la camioneta y cuando nos íbamos acercando se empezó a nublar, quedó  el cielo de noche y empezó a gotear. Cuando llegamos al lugar, colocaron la Virgen en el piso, al lado de un alambrado todo quemado y empezaron a rezar el rosario”.

 

A partir de ese punto, Mario se emociona como si lo estuviera viviendo otra vez “se largó un aguacero impresionante, no se veía a 10 metros y apagó todo. Fueron unos 40 minutos de una lluvia muy fuerte, la gene empezó a gritar y a llorar pero de la emoción. Nadie hablaba pero todos sentíamos lo mismo, había un clima muy místico, no lo podíamos creer. Fue casi un milagro”, agregó Rudik.

Ricardo Arcidiácono, que estaba a cargo de Defensa Civil recordó que "estábamos complicados y agotados, llevábamos muchos días de fuego por todos lados. Cuando llegó al campo de Zalazar había que pararlo sí o sí. Venía el fuego con un viento muy fuerte y si no lo parábamos ahí se iba hacia todos lados.

Era impresionante. “Ese día, continuó Ricardo, yo quedé del otro lado del fuego pero sabía que estaban yendo con la Virgen porque lo habían anunciado en los medios y lo escuchamos también por la frecuencia de radio (VHF). Es cosa de no creer. Ese día hacía un calor impresionante  y cuando llegó la virgencita se nubló de golpe. Cayeron las primeras gotas y después se largó una lluvia impresionante. Fue un milagro, la gente lloraba y gritaba de alegría, los bomberos se quitaron los trajes y se quedaron en cueros y el resto de la gente también. Había personal de vialidad, municipales, brigadistas de El Bolsón, maquinistas.

 

Estábamos todos tan agradecidos. Es algo que siempre voy a tener en el recuerdo y voy a estar eternamente agradecido”, relató.

Carlos Weiner, el ex funcionario del intendente Eduardo Amézqueta, condujo la camioneta en la que iba Pereira con la imagen de la Virgen de la Carrodilla. Se encargó de remarcar que “cuando salimos para los incendios el cielo estaba despejado y a medida que nos fuimos acercando al campo se puso negro, bajamos del asfalto a la tierra y cayeron las primeras gotas, después empezaron a rezar. Y se largó el diluvio”.

La obra

La ermita será en forma de V, con una estructura de hormigón armado y techo volado. Dentro. llevará una cruz de madera y la plataforma para entronizar la imagen de la Virgen de la Carrodilla.

El predio donde está emplazada la ermita estará parquizado e iluminado y habrá bancos para la comodidad de la gente.