Policiales Lunes, 16 de abril de 2018 | Edición impresa

Un policía mató a su esposa de un disparo y fue detenido en General Alvear

El uniformado, por una cuestión de seguridad, anoche fue alojado en un calabozo de la Comisaría de Bowen.

Por Gonzalo Villatoro - gvillatoro@losandes.com.ar

Una discusión marital desembocó en una tragedia: Lorena Segura (30) murió a causa de un disparo que salió del arma reglamentaria de un policía, su esposo.

Por el hecho el auxiliar primero Hugho Acuña (33) está detenido y a disposición de la fiscalía de Instrucción de General Alvear.

Entre las explicaciones que intentó ofrecer el efectivo sobre el hecho, confirmó que hubo una discusión con la esposa aunque no detalló qué la motivó, pero también aseguró que la 9 milímetros se disparó de manera accidental.

Por la trascendencia del caso, el titular de la distrital Sur comisario Marcelo Calipo junto al jefe de la seccional 14 comisario Pedro Constanzo, estuvieron en el lugar del homicidio, donde también se hizo presente el comisario inspector Sergio Narváez, jefe de Policía Científica de Mendoza.

El episodio que enlutó a los alvearenses y mantiene en vilo a la policía local ocurrió ayer minutos después de las once de la mañana en un complejo de departamentos emplazado en un pasaje entre las calles Agustín Álvarez y Paso de los Andes de ciudad.

Aparentemente Acuña y Segura iniciaron una pelea verbal y en el fragor de la disputa, el policía tomó el arma reglamentaria y amenazó con quitarse la vida. Incluso realizó un disparo que le lastimó un dedo.   

Ante esa situación, la mujer se le acercó para quitarle el arma y hubo un forcejeo que terminó cuando se accionó el gatillo y se disparó la 9 mm reglamentaria.

El proyectil ingresó por el tórax, aproximadamente a la altura entre del hombro izquierdo y el corazón y salió por el otro extremo pero por la espalda.

Por la cercanía con el hospital Enfermeros Argentinos, Segura fue trasladada en un vehículo particular pero ingresó al centro médico sin signos vitales.

Por disposición de la fiscalía, el auxiliar Hugho Acuña fue detenido y quedó alojado primero en la seccional 14, donde cumplía funciones, y hacia la tarde fue trasladado a un calabozo en la comisaría 46 de Bowen por seguridad.

Hasta ahora están los dichos del detenido explicando el trágico suceso, pero la fiscalía y la policía pretenden ir un paso más allá para esclarecer el caso.

Entre las primeras pruebas que recabaron en el departamento hay evidencia concreta de dos disparos: uno sería con el que Acuña asegura que se lastimó la mano cuando pretendía suicidarse -el proyectil estaba incrustado en uno de los muebles- y la segunda detonación, que terminó con la vida de esposa.  

Ante esa situación, una custodia policial permanece en el lugar porque la orden fue sellar por completo el área para proseguir con las pericias científicas durante la jornada de hoy.

También se corrió el rumor que podrían correr del medio a los peritos de la policía y darle intervención a expertos de otra fuerza, en este caso Gendarmería, ya que la persona investigada forma parte de la fuerza.

“Familia normal”

Como parte de la investigación tomaron testimonios de algunos vecinos y conocidos del matrimonio y por el momento se encontraron con descripciones muy similares sobre la vida de la familia, que conformaban Acuña, Segura y un hijo de 3 años.

En todos los casos aseguraron que se los veía muy unidos y estaban catalogados como una "familia normal", que nada hacía imaginar el terrible desenlace, indicaron fuentes allegadas al caso.     

El auxiliar primero Acuña cumplía funciones en la comisaría 14 de Alvear, en el área de Sumarios.

Lorena Segura era profesora de Lengua y Comunicación Social y daba clases en la escuela 12 de Agosto. Tras el deceso de la docente, desde la Dirección de la escuela informaron que hoy el establecimiento permanecerá cerrado por duelo.

Los restos de la joven son velados en la sala de la cooperativa de servicios Cecsagal y serán inhumados hoy en horario a confirmar.

 Lorena Segura era integrante de la familia policial de Alvear, por parte del marido y también por el hermano, que cumple funciones dentro de Policía Científica.

Apenas se conoció la muerte de la docente, una de las directivas que emanó de la cúpula policial fue el retiro del arma reglamentaria al hermano.

"Es normal esa medida preventiva, está indicada en el protocolo que se sigue en estos casos, es por si el familiar entra en una crisis nerviosa", señalaron al respecto las fuentes policiales consultadas.