Sociedad Viernes, 15 de marzo de 2019

Un joven policía le practicó RCP a un hombre y lo salvó tras un accidente en San Martín

El efectivo estaba de franco cuando le toco ser testigo ocasional del siniestro. Su accionar evitó lo peor.

Por Ricardo Sánchez Rico - rsanchez@losandes.com.ar

Hay profesiones que se llevan en el alma y se ejercen con profundo amor y pasión las 24 horas del día; sin importar el cansancio, las dificultades o los riesgos. Y hay profesionales que logran unir su trabajo con su vocación y generan verdaderos 'milagros'.

Pues bien este es el caso de Rodrigo Videla, un joven policía de 24 años oriundo de Junín que presta servicios en la Comisaría 28° de Palmira y su historia se conoció a través del grupo Mendocinos en Alerta. Gracias a su enorme compromiso con la comunidad y al entrenamiento recibido en la Fuerza, logró salvarle la vida a un hombre mediante maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Todo ocurrió ayer cerca del mediodía en la intersección de calles 25 de Mayo y Godoy Cruz de San Martín. Rodrigo estaba de franco y se disponía a realizar un trámite bancario junto a su pareja cuando escucharon una brusca frenada, seguida de un golpe y gritos. Inmediatamente corrió al lugar de donde habían provenido los ruidos y observó que un hombre mayor (aproximadamente de unos 65 años) yacía en el suelo porque había sido atropellado por una camioneta.

Rodrigo Videla junto a su pareja y a su pequeña hija de 4 años. Foto: Facebook.

Rápidamente el oficial procedió a constatar el estado de salud de la víctima y advirtió que no estaba consciente: "El hombre no tenía pulso y no respiraba, por eso tomé la decisión de iniciar las maniobras de RCP", contó Rodrigo a Los Andes ya con menos nervios de los que vivió ayer.

"Fueron segundos que se hicieron eternos. Quería que el señor viviera y notaba que él la estaba peleando, pero yo tenía miedo de que se muriera. Fueron momentos de muchos nervios", detalló.

Entonces, y tras varios segundos de realizar los primeros auxilios, el hombre accidentado comenzó a dar señales: "Sentí que se empezó a quejar hasta que de repente escupió sangre y a partir de ese momento empezó a respirar", luego de lo cual la víctima recibió asistencia médica y fue trasladado en ambulancia.

"Lo que viví fue me marcó porque durante la formación aprendemos más tranquilos pero en la vida real pasamos segundos de mucho miedo; ahora veo que fue una linda experiencia: Hasta la nieta del señor me escribió por Facebook para darme las gracias", concluyó Rodrigo. Mientras tanto cientos de mendocinos le escriben en las redes para reconocer el noble gesto que tuvo.

Todo un ejemplo.