Sociedad Vecinos Viernes, 8 de febrero de 2019 | Edición impresa

Tuvieron que poner rejas en el “Poli” de Rivadavia

El popular lugar del Este, que es visitado por miles de personas por día, sufría por el accionar de ladrones y malvivientes.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

El polideportivo de Rivadavia es un predio de seis hectáreas ubicado a la salida de la  ciudad del Este mendocino y asentada junto al lago municipal. Se trata de un enorme espacio verde al que, a diario, llegan unas 4.000 personas para practicar caminatas, trote y otros deportes al aire libre.

Pese a que el lugar es vigilado por policías y preventores, la inseguridad es el principal problema y fuente de reclamo de la gente. Esto, debido a que los robos y asaltos se repiten casi a diario, especialmente en la zona Este del predio, donde se ubican las canchas de rugby y de hockey. Es decir, en el límite con el llamado Bajo Matadero, uno de los asentamientos más grandes del departamento, donde llegan a contarse más de 500 viviendas precarias. 

 

Debido a esto y ante el reclamo por mayor seguridad, la comuna rivadaviense puso en marcha durante estos días la construcción de un cierre con rejas de hierro, que correrá a lo largo de todo el sector Este y Sur del predio, es decir, por calle San Isidro y frente a la zona del Bajo Matadero, para darle seguridad al parque. 

La reja de barrotes tendrá una extensión de 1.500 metros y un costo final de $ 7,5 millones. Patricio Caneo / Los Andes

“El polideportivo tuvo en los años 80 un cierre de tela olímpica, pero con el tiempo lo cortaron y se lo fueron robando hasta que no quedó nada”, comentó el intendente Miguel Ronco. Y explicó: “Ahora estamos poniendo algo mucho más firme, una reja con barrotes de hierro de 2,4 metros de altura, que nos ayudará a controlar mejor el predio y a prevenir los delitos y las corridas”. 

Y es que al no tener un cierre, hoy es habitual que bandas de delincuentes o ladrones solitarios asalten a la gente y escapen a la carrera rumbo al asentamiento. “La reja va a impedir que la gente entre y salga del polideportivo por cualquier lugar que no sea el habilitado. Va a quedar un solo ingreso principal, que será el de los portones”, agregó Ronco. 

 

La mencionada reja de barrotes tendrá una extensión total de 1.500 metros y un costo final de $ 7,5 millones. El municipio ya dio inicio a los trabajos a través de la empresa San José SA y espera tener el cierre totalmente montado en 30 días. 

“No estamos haciendo una discriminación con la gente del Bajo, donde hay una gran mayoría de vecinos trabajadores, pero es un hecho que los delincuentes escapan hacia esa zona y necesitamos un mayor control”,   justificaron   desde   la   comuna,   que   además   de   rejas   montará   nuevas   luminarias   y   también un   nuevo   playón    deportivo que quedará por fuera del enrejado.

Aseguran que la seguridad en la zona va a mejorar notablemente | Patricio Caneo / Los Andes

Un lugar donde se roban hasta los inodoros

Un buen ejemplo de la inseguridad que se vive en el espacio del Polideportivo de Rivadavia son las instalaciones de la cancha de hockey, donde practican varones y mujeres, y que se han vuelto blanco permanente de los robos.  

 

En los últimos dos años, el lugar ha sido vandalizado en media docena de oportunidades, por delincuentes que se llevan hasta los inodoros de los sanitarios. Incluso el puesto de control policial ha sufrido robos, como ocurrió no hace mucho, cuando los delincuentes aprovecharon la salida del policía a su rondín por el lugar para llevarse el equipo de aire acondicionado.

“Además de las rejas, vamos a seguir teniendo vigilancia policial y de preventores. Creemos que la seguridad en la zona va a mejorar notablemente”, cerraron desde la comuna.