Mundo Martes, 12 de junio de 2018 | Edición impresa

Trump sigue agrediendo y amenaza el orden mundial

El orden que se impuso tras la Segunda Guerra peligra por la incontinencia verbal del presidente de EEUU. Alemania llama a la UE a unirse.

Por Agencias

La ruptura de Estados Unidos con sus aliados tradicionales del G7 abre la vía a un nuevo orden mundial, en el que Donald Trump negociará con viejos enemigos de Washington, y Estados Unidos-China marcarán el compás del mundo.

“Para Trump, sólo hay un G2: Estados Unidos y China. Con Trump, Europa debe entender que la era del orden económico mundial ha terminado”, estimó el economista suizo Thomas Straubhaar, de la universidad de Hamburgo.

Donald Trump “vio que el antiguo orden de la globalización liberal se rompió en 2008 (con la crisis financiera). Cree que Estados Unidos ya no es capaz de proporcionar al mundo bienes comunes, tales como una estructura de comercio liberalizada y seguridad para sus aliados occidentales”, dijo el economista británico Lord Meghnad Desai.

 Los jefes de los principales organismos económicos internacionales, en tanto, respaldaron ayer a la canciller alemana, Angela Merkel, en su defensa del multilateralismo y del libre comercio, después de que la cumbre del G7 celebrada en Canadá días atrás terminase con una nueva afrenta en solitario de Estados Unidos. 

“El multilateralismo se encuentra en un momento complicado, ése fue el análisis compartido por todos hoy”, señaló la mandataria tras reunirse con los máximos responsables de los entes económicos globales, como el Fondo Monetario Internacional o la Organización Mundial del Trabajo (OMT) en la capital alemana.

“Estoy profundamente convencida de que un desarrollo sostenible a escala global solo se puede conseguir mediante la cooperación”, dijo a continuación.

Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), compartió la situación dibujada por la canciller y llamó a utilizar el multilateralismo como respuesta.

Por su parte, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aprovechó su intervención para criticar con dureza, aunque de forma indirecta, al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. 

“El sol está todavía brillando en la economía global pero las nubes en el horizonte se fueron poniendo más oscuras”, dijo.