Policiales Viernes, 10 de agosto de 2018

Triple crimen de Maipú: dos pruebas nuevas pulverizan la coartada del albañil acusado

Se encontró ADN de las víctimas en las manos del detenido y sangre de las mismas en las zapatillas que le secuestraron.

Por Redacción LA

Dos pruebas científicas han pulverizado la coartada del Ezequiel Ledesma (23), el albañil acusado de ser el autor del triple crimen de Maipú, en el que perdieron la vida Karen Arenas (22), su madre, Alejandra Ferreyra (48) y a su sobrino, Yariel Bruno (4).
En las últimas horas el fiscal  de Homicidios Carlos Torres recibió dos pruebas que complican gravemente la situación de Ledesma que ya dejó el celda en el Centro Transitivo de Detención y pasó al penal.

Los especialistas del Cuerpo Médico Forense detectaron que en las uñas de Ledesma había material genético de las tres víctimas. Para los investigadores se trata de una prueba contundente.

 


Por otra parte, los peritos del Cuerpo Médico Forense analizaron una zapatilla secuestrada en la casa de Ledesma y se determinó que la sangre analizada tiene restos genéticos de tres las víctimas. 

De esta forma, la coartada de Ledesma se desvaneció. El joven ya declaró ante el fiscal y dijo que no estuvo en la casa de las víctimas, la noche del crimen. El hombre explicó que estuvo jugando al fútbol hasta aproximadamente las 21.30 y luego un amigo lo llevó a su casa, donde se quedó hasta después de la medianoche, hora en que la hermana de Karen llegó a su casa y encontró los cuerpos sin vida de sus familiares.

Lo cierto es que la sangre en las zapatillas demuestra que Ledesma estuvo en la escena del crimen.

Por otra parte, pierde peso la versión familiar de que un perro que pertenecía a Karen y a su novio, Ledesma, manchó su pelaje en la casa de las víctimas y luego se fue a la casa del imputado y manchó con sangre la zapatilla de detenido.

La sangre en la zapatilla y los restos de ADN encontrados demuestran que Ledesma estuvo en la casa de las víctimas cuando se cometieron los asesinatos.

 

Ledesma está imputado por dos femicidios (el de su novia, Karen y su suegra, Alejandra) y por homicidio criminis causa (por la muerte de pequeño).

Para el fiscal el móvil del triple crimen, ocurrido el domingo 29 de julio en el barrio Bandera Argentina de Maipú, fueron los celos: "Había una relación de celos y de agresividad hacia la víctima. Conforme a los testimonios, se había producido una ruptura con la pareja".