Mundo Viernes, 14 de septiembre de 2018

El huracán Florence ha dejado al menos cuatro muertos y pierde fuerza al tocar tierra

Las primeras víctimas fueron madre y su hijo. Se degradó a tormenta tropical pero sigue siendo peligroso.

Por AP y Agencias

El huracán Florence tocó tierra el viernes en Carolina del Norte, con vientos de 145 km/h y una aterradora marejada ciclónica. Cientos de personas atrapadas por la crecida del agua y al menos cuatro murieron.

Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel a punto de colapsar y centenares más tuvieron que ser rescatadas de otros lugares debido a las inundaciones. Otros esperaban nerviosos que alguien pudiera auxiliarlos.

Este viernes cayó un aguacero torrencial por toda la zona que derribó árboles, dañó caminos y dejó sin electricidad a más de medio millón de hogares y negocios.

Una mujer y un bebé fallecieron cuando un árbol cayó sobre una casa, de acuerdo con un tuit de la policía de Wilmington. La oficina del gobernador dijo que una tercera persona murió cuando conectaba un generador.

En tanto, una mujer de la ciudad de Hampstead murió tras sufrir un infarto, ya que la ambulancia que fue a atenderla no pudo llegar a tiempo debido a los árboles derribados por el huracán que ya se degradó a tormenta tropical.

 

El mayor peligro de Florence no son sus vientos, sino el agua. El aumento en el nivel del mar más el pronóstico de entre 30 y 100 centímetros de lluvia durante los próximos días podrían generar una inundación catastrófica en cámara lenta.

 

Para la tarde del viernes, los vientos de Florence se habían debilitado a 120 km/h apenas arriba del umbral que la clasifica como huracán. Pero el meteoro ha perdido velocidad de desplazamiento en su recorrida por las costas de las Carolinas, arrojando agua sobre las comunidades costeras durante horas.

En la localidad de Oriental cayeron 45 centímetros de agua, mientras que la acumulación en Surf City ascendía a 35 centímetros.

Los expertos vaticinaron que la crisis durará mucho tiempo debido a que el huracán está prácticamente estático sobre la frontera entre Carolina del Sur y Carolina del Norte, moviéndose a una velocidad de traslación de apenas 6 kilómetros por hora.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, advirtió que el huracán "está causando estragos" en la costa y que podría incluso borrar del mapa a comunidades enteras debido a que "tarda días en su avance violento sobre nuestro estado". Calificó el suceso como algo que ocurre una vez cada 1.000 años.

 

"El huracán Florence es potente, lento y despiadado", afirmó. "Es un monstruo al que nadie invitó y que no quiere irse".

Florence tocó tierra como huracán de categoría 1 a las 7:15 a.m. en Wrightsville Beach, a pocos kilómetros al este de Wilmington, cerca de la frontera con Carolina del Sur. En esa zona no había más que casas desalojadas en ese momento, con ventanas reforzadas con pliegos de madera.

Los meteorólogos vaticinaron más inundaciones hacia al oeste en los próximos días a medida que el meteoro avance tierra adentro.

Los 68 billones de litros de Florence

Se prevé que el huracán Florence arroje 68 billones de litros de lluvia a lo largo de una semana en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia, Georgia, Tennessee, Kentucky y Maryland, según el meteorólogo Ryan Maue, de weathermodels.com. Eso sin incluir la lluvia después de que se disipe y sus remanentes regresen al noreste.

Esa cantidad de lluvia representa 68.000 millones de metros cúbicos suficientes para cubrir Manhattan con casi 1,1 kilómetros de agua, más del doble del edificio más alto de la isla, el One World Trade Center.

Los 68 billones de litros de Florence representan la cantidad de agua que hay en la bahía Chesapeake. También es suficiente para cubrir todo el estado de Texas con casi 10 centímetros de agua.

Se pronostica que tan sólo en Carolina del Norte caigan 36 billones de lluvia, lo que cubriría al estado con aproximadamente 25 centímetros de lluvia.

 

Esos pronósticos todavía no alcanzan los 94 billones de litros que el año pasado cayeron en Texas y Luisiana por el huracán Harvey, ya que la tormenta de 2017 se quedó más tiempo y se mantuvo cerca del Golfo de México, lo que aumentó la cantidad de lluvia que arrojó.

De todos modos, es probable que Florence supere los 20 billones de litros que Floyd liberó hace 19 años, hasta entonces la tormenta más escalofriante en tocar las Carolinas.

Maue dice que se pronostica que 34 millones de habitantes de Estados Unidos reciban al menos 7,6 centímetros de lluvia a causa de Florence, de los que más de 5,7 millones recibirán por lo menos 30 centímetros y aproximadamente 1,5 millones 51 centímetros.

Trump viajará la próxima semana

El presidente de Estados Unidos anunció afirmó que tiene intenciones de viajar a las zonas afectadas la próxima semana.

"Se prevé que el presidente viaje a las áreas afectadas por la tormenta entre principios y mediados de la próxima semana, una vez que se determine que su viaje no entorpece ningún esfuerzo de rescate o recuperación", aseguró la portavoz presidencial Sarah Sanders.