Turismo Domingo, 2 de diciembre de 2018 | Edición impresa

Trancoso, el destino de Brasil que enamora

Sus arenas blancas, mar azul y calles con historia atraen a Neymar, Will Smith y Naomi Campbell, entre otras figuras.

Por Télam

La villa histórica de Trancoso, un distrito del municipio bahiano de Porto Seguro, Brasil, se convirtió en los últimos años en refugio de descanso de varias celebridades del mundo como Naomi Campbell, Will Smith, Beyoncé, el príncipe Harry de Inglaterra, Al Gore y Neymar, entre otros, atraídos por la tranquilidad de sus calles y las playas de arena blanca y mar azul.

 

Esta pequeña villa fundada en 1759, tuvo su origen en una antigua aldea jesuita denominada São João Batista dos Índios, nombre que todavía conserva la pequeña iglesia que resiste en el “Cuadrado Histórico de Trancoso”.

Única. Una vista maravillosa de Praia do Espelho, de la villa de Trancoso.

Cómo llegar

Ubicada a poco más de 26 kilómetros de la ciudad de Porto Seguro, el viaje para llegar hasta Trancoso incluye el cruce en balsa del río Buranhém, pasar por el municipio de Arraial d'Ajuda, considerado el más glamoroso de la zona, y hacer unos pocos kilómetros más hasta la pintoresca villa.

El ingreso apenas sinuoso por entre callejuelas, descubre enseguida el conocido “Cuadrado Histórico de Trancoso”, con la iglesia como ícono, y una variedad de comercios, posadas y casas particulares como entorno del geométrico terreno.

Casco histórico

“En su entorno, antiguas casas que fueron recuperadas por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional de Brasil, y que hoy están recicladas en comercios, restaurantes y posadas de alto nivel, que contribuyen con una atmósfera chic de todo el conjunto”, precisó Daniel, que lleva décadas como guía turístico.

 

El escenario se completa con una cortina verde conformada por la gran cantidad de árboles que “amurallan” el cuadrado y desde el que se puede descolgar algún macaco para curiosidad del visitante.

Detrás de la iglesia se descubre uno de los aspectos más admirados de la villa: una deslumbrante franja de arena y mar que hipnotiza a los turistas

Estrellas

A diferencia de la década de los 70, cuando la zona fue elegida por los hippies, hoy las playas de arenas blancas son recorridas por turistas de alto nivel adquisitivo que no dudan en pagar desde 500 a 2.000 reales por noche en alguna de las tantas posadas.

De un lado del río de Barra se extiende la Playa de los Nativos, mientras que para el lado sur, la Playa de los Cocoteros con sus largas extensiones de arena y mar cálido.

 

La magia del lugar toma fuerza en la temporada del verano, época en que los clubes de playa, las posadas boutique, bares y restaurantes ofrecen fiestas para un público selecto.

Locales y extranjeros, millonarias celebridades y simples pescadores, conviven en armonía en un sitio que ofrece todo lo que tiene que tener un destino que es sinónimo del la moda y el buen gusto.