El Papa en Chile Viernes, 12 de enero de 2018

Tomaron la Nunciatura donde se alojará el Papa durante su visita a Chile

Lo hizo un movimiento político en protesta por el gasto que conlleva para el país la llegada del Sumo Pontífice.

Por Télam

Miembros del partido político Andha Chile - Asociación Nacional de Deudores Habitacionales - tomaron esta mañana la Nunciatura en Santiago, donde se alojará el Papa Francisco en la visita a Chile que inicia el próximo lunes, como protesta por el gasto que conlleva para el país la llegada del Sumo Pontífice.

El acto de protesta comenzó pasadas las 10 de la mañana, momento en el que varios miembros de ANDHA entraron en la sede eclesiástica gritando consignas y portando panfletos de protesta contra la visita de Francisco, hasta que minutos después un operativo de Carabineros de Chile permitió desalojar a los ocupantes tras un forcejeo.

Por el momento se desconoce el número de personas detenidas en el operativo policial. Roxana Miranda, Secretaria General de ANDHA Chile y candidata presidencial en 2013, anunció en sus redes sociales que “Andha Chile comienza agenda de lucha funándose (escrachando) la sede papal Nunciatura Apostólica. El problema no es la fe, sino los millones que gastan”.

Esta ocupación se produce horas después de que se perpetraran cuatro ataques contra iglesias católicas en distintos sectores de la capital, en los que se encontraron consignas contrarias a la visita del Papa.

 

La presidenta Michelle Bachelet habló ante los medios para pedir calma y dijo que el gobierno está “apoyando en lo que sea necesario desde el punto de vista de seguridad, en los lugares concretos”.

Bachelet añadió que “en democracia la gente puede expresarse mientras lo haga de manera pacífica y adecuada”.

El presidente electo Sebastián Piñera criticó estas muestras violentas de rechazo a la visita papal en su cuenta de Twitter, donde escribió que condena “los actos de violencia contra Iglesias de Peñalolén, Estación Central y Recoleta esta madrugada. El odio y la intolerancia no pueden primar por sobre el respeto y el Estado de Derecho. Recibamos al Papa Francisco con alegría y en paz”.