Arquitectura Viernes, 27 de julio de 2018

Tips para crear dormitorios compartidos

Diferentes opciones para encarar el diseño de ese espacio que comparten los niños dentro del hogar.

Cuando tenemos más de un hijo, nos encontramos con el desafío de diseñar el dormitorio que compartirán nuestros pequeños. A veces buscamos integrar las personalidades o delimitar territorios. Aquí la decoración con color puede resultar un gran aliado. Además de que se puede aprovechar para proteger las paredes de manchas y garabatos.

Tener varios dormitorios puede resultar difícil para los padres y uno de los problemas más complejos de resolver, al crear un dormitorio compartido, es el de unificar los diferentes intereses y gustos que pueden tener los niños. Algunos tips para crear dormitorios para los niños de casa:

Efecto impacto

Para una habitación de dos niñas con sus gustos bien determinados, una buena opción es unificar el dormitorio con un tono vibrante. Asimismo, se puede jugar con figuras geométricas en la pared para darle movilidad. Para generar una sensación de amplitud se pueden poner las camas en forma de “L”.

Simpleza creativa

Otra opción es pintar la pared del cuarto con líneas que dividan los espacios. En este caso se utiliza una misma gama cromática de colores para diferenciar cada lugar, sin necesidad de cambiar drásticamente las tonalidades de las paredes de la habitación.

Mix de colores pasteles

Para aquellos dormitorios mixtos, se puede utilizar variedad de colores neutros buscando un diseño minimalista, sobrio y sereno. El objetivo es buscar que la habitación sea un lugar cálido para los chicos. 

Juego de niños

Mezclar neutros con diseños divertidos y matices vibrantes para crear un dormitorio dinámico. El objetivo es que tus hijos se diviertan a la hora de estar en la habitación, y siempre es una buena idea ayudar desde la decoración.

Cubrir gustos diferentes con estilo

Una gran manera de separar cada rincón dentro del dormitorio es pintar la pared con dos colores muy distintos y, a su vez, utilizar muebles y una decoración que acompañe a cada espacio. Así, utilizando la pintura de forma inteligente se puede adaptar cada espacio según el gusto de cada uno. 

Cuarto clásico y original

El verde y el azul son dos colores característicos a la hora de pintar el cuarto de niños. Cuando se trata de crear un espacio compartido, la combinación de estos tonos genera una habitación clásica pero original al mismo tiempo. Estos colores clásicos juntos, provocan originalidad.

Fuente: Alba