Salud Jueves, 7 de junio de 2018

Terapias Alternativas Complementarias para ayudar a bajar el Glaucoma

Por Dra. María Angélica Moussalli*

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. Se produce cuando se acumula fluido llamado Humor Acuoso en la parte delantera del ojo. El exceso de fluido aumenta la presión en el ojo. Es la causa principal de ceguera en personas mayores de 60 años. Frecuentemente, la ceguera debida al glaucoma puede prevenirse si se trata en forma precoz.

Muchas veces los pacientes con Glaucoma nos preguntan en el consultorio “y por qué tengo presión en el ojo?”,   “¿hay alguna forma de bajarla con la dieta?, “Hay algún alimento que pueda ayudar a bajarla? O “¿Hay algo más que pueda yo hacer para ayudar a frenar mi enfermedad?”

Uno sabe que la medicina no es exacta ni infalible y que si bien desde lo racional y lógico la Presión  Ocular  elevada  en un paciente con glaucoma requiere un control constante y cuidadoso, lo más adecuado es la correcta prescripción de la medicación y su aplicación, como métodos láser  y / o cirugías las cuales también se pueden  indicar y complementar entre ellas.

 Si bien lo más importante y el único tratamiento es bajar la presión ocular, existen hoy en día lo que se llaman medicinas alternativas para el glaucoma que los americanos ya describen en varios artículos y titularon CAM o Medicina Alternativa Complementaria.

Este tipo de terapias no son nuevas. Se indican para muchas otras enfermedades. Por ejemplo se utiliza chía para descender el colesterol o palta para la artrosis, entre otros.

Actualmente sólo el 5% de la población con Glaucoma sabe que existe y la utiliza. Pero siendo algo tan sencillo y cotidiano, vale la pena intentarlo. Algunas elecciones de estilo de vida pueden ayudar a hacer descender la presión intraocular o a que no suba. Otras pueden hacer subir la presión ocular. Y más en pacientes con Glaucoma. Por ejemplo,  ingerir café, beber grandes cantidades de agua en forma rápida, tomar cerveza en forma brusca, el ejercicio aeróbico, dejar caer la cabeza durante el yoga o tocar Instrumentos musicales de viento.

Sin duda el estrés psicosocial o ambiental aceleran la progresión y en algunos casos desencadenan el glaucoma.

Veamos en detalle qué acciones cotidianas se pueden ejecutar para evitar el glaucoma o la progresión del mismo.

DIETA

El consumo de betacarotenos, el calcio y el hierro mejoran los tejidos. Los vegetales verdes oscuros reducen la incidencia de defectos paracentrales en el campo visual.  Es decir, ayudan a bajar el glaucoma.

Las Algas marinas marrones –también llamados astragalus- reducen la Presión Ocular en animales modelos de laboratorio.

PRESIÓN ARTERIAL 

Si bien la presión arterial y la ocular no están relacionadas, si la presión arterial de una persona es muy baja, durante la noche, mientras duermen, pueden tener riesgo de padecer glaucoma de baja presión porque mientras se duerme a la noche hay menor flujo de oxígeno hacia el nervio óptico.

DORMIR BIEN

Es conveniente respetar las horas de sueño y también la posición en la que se duerme ya que se demostró que el peor ojo es del lado en donde duerme el paciente. Lo mejor es dormir con almohada y que ésta no sea plana. No es bueno dormir  con cuello torcido, flexionado, hiperextendido o boca abajo.

HORMONAS

Los estrógenos protegen de la isquemia para las células ganglionares de la retina no siendo recomendable la terapia  anticonceptiva con más de 5 años de duración. Hay mayor riesgo de padecer glaucoma en  la menopausia precoz, antes de los 43 años y en esos casos es útil el reemplazo con estrógenos.

ANTIOXIDANTES DIETÉTICOS

Consumir hojas o té de coca, té verde, ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y curcumina mejoran la señal celular y evitan la muerte acelerada de las células  ganglionares. Se descubrió que el azafrán es un hipotensor ocular e incluso  tiene un efecto neuroprotector. Las especias que incluyen curcumina, azafrán, jengibre, canela y pimienta contienen flavonoides polifenólicos con actividad antioxidante. Pero no hay que calentarlos ya que durante la cocción, el calor produce epóxidos mutagénicos, los cuales son cancerígenos.

GINGKO BILOBA, ARÁNDANOS – BLUEBERRY

Son Antioxidantes Dietéticos Flavonoides. Tienen propiedades que protegen al tejido nervioso  o sea  son neuroprotectores y  se utilizan para estabilizar las membranas celulares. Son útiles también en la miopía, mejorando la  visión nocturna y  la retinopatía diabética.

El Gingko Biloba también es utilizado por pacientes con enfermedad vascular periférica y para tratar la insuficiencia cerebral. 

CACAO

Son Antioxidantes Flavonoides Polifenólicos. El rico chocolate  también es un vasodilatador y  disminuye en cierta manera el riesgo enfermedad vascular. En todos los casos debe ser el oscuro, el cacao puro al 70%.

CAFÉ / TÉ

Son Flavonoides Polifenólicos y aumentan la Presión hasta 2 – 3 después de la ingesta  por lo cual se recomienda sólo una taza chica por día  equivalente a   125mg/ d. No hay asociaciones estadísticamente significativas entre el consumo de café con cafeína y descafeinado. Sin embargo, hay estudios que demuestran una pequeña incidencia en los que consumen al menos una taza de té caliente al día quienes tienen menos probabilidades de padecer glaucoma.

En resumen consumir café y también té también sobre todo si es té frío aumenta el riesgo de padecer glaucoma.

VINO

Las uvas (Resveratrol) son Flavonoides Polifenólicos y se sabe que impiden el  inicio  de la placa aterosclerótica y mejoran el flujo vascular.          

ACUPUNTURA

No hay datos útiles sobre el efecto de la acupuntura en el glaucoma.

MAGNESIO

El magnesio se puede encontrar en una variedad de alimentos tales como semillas (chía, lino y calabaza), aguacates, tofu, nueces, legumbres incluyendo frijoles y guisantes, granos integrales y verduras de hoja verde. 

El magnesio es un bloqueador fisiológico de los canales de calcio que  mejora el flujo sanguíneo. Se recomienda una dosis de 10-20mmol al día en los adultos y es importante antes consultar con el médico de cabecera. Las formas de magnesio que se disuelven bien en líquido se absorben más completamente en el intestino.

FOLATOS

Un mayor consumo total de folato se asoció con un riesgo sugestivo menor de Glaucoma especialmente el tipo exfoliativo. Se puede lograr aumentando la ingesta de vitamina  B9, B6, vitamina B12 y, lo más importante, ácido fólico. El folato se encuentra comúnmente en frutas y verduras.

MARIHUANA

El ingrediente activo delta-9-tetrahidrocannabinoide reduce la PIO reduciendo la producción de humor acuoso. El efecto reductor de la PIO de la marihuana es a corto plazo y se necesita fumar marihuana cada 3 horas para controlar la PIO durante 24 horas.

A  nivel  farmacológico y glaucoma existe un agonista del receptor de cannabinoides sintéticos más nuevo en gotas oftalmológicas que  disminuye la PIO en ratas, monos y seres humanos con un perfil de efectos secundarios tolerable. Pero todavía está en desarrollo.

YOGA

La postura Sirsasana (parada de cabeza) se asocia con más pacientes con glaucoma y riesgo de progresión, dado el aumento de la presión venosa de dicha posición.

Las Posiciones Invertidas "perro boca abajo“   elevan la Presión Ocular y este aumento varía entre 6 mmHg y 11 mmHg. Ocurre en el lapso de un minuto después de asumir la posición corporal del ejercicio de yoga y la presión vuelve a los valores iniciales dos minutos después de volver a sentarse, sin más cambios posteriores. 

ACTIVIDAD FÍSICA

El realizar una actividad física regular es una gran ayuda para disminuir el riesgo de progresión en el Glaucoma mejorando la perfusión ocular.

Pero no es conveniente realizar un ejercicio vigoroso ya que en estudios realizados en  sujetos masculinos se demostraron niveles altos de intensidad de ejercicio que se asociaron con una mayor prevalencia de glaucoma en comparación con el ejercicio de intensidad moderada. Tal así se recomienda en las guías ACSM

Conclusión

El manejo clínico exitoso del glaucoma no debe limitarse al control de la presión intraocular sino también en el saber tomar las decisiones correctas, identificar a los pacientes que están en mayor riesgo y formar un equipo con él para optimizar recursos. Y fundamentalmente, como médico, siempre saber acompañar.

*Dra. María Angélica Moussalli 

MN 80.561

Médica Oftalmóloga del Hospital Italiano de Buenos Aires

Docente  de la UBA