Policiales Martes, 12 de febrero de 2019 | Edición impresa

Sigue detenido el padre del niño encerrado dentro de una Toyota

Fue acusado de abandono de persona agravado por el vínculo, que tiene una pena de 3 a 8 años de prisión. Un abogado busca su liberación.

Por Eduardo Luis Ayassa - eayassa@losandes.com.ar

Mientras Michel, el menor de 3 años que fuera rescatado de una 4x4 que se encontraba cerrada y con alarma, colocado en el predio de la feria de Guaymallén, ahora comparte tiempo y juegos con varios de sus hermanos en su casa de Junín, bajo la atenta mirada de su madre, en otro extremo de la geografía, su padre Braulio Amado Mamaní, continúa alojado en el interior de la Comisaría 9° de la calle Libertad de Guaymallén, imputado por el delito de abandono de persona agravado por el vínculo.

Por su parte un abogado, contactado por la familia,  busca una solución y, principalmente, la libertad del hombre.

 

Las dudas

Con alguna imprecisiones en los relatos, el hecho ocurrido en la tarde del sábado y que, mediante un video puesto en las redes sociales, se viralizó el domingo, llegamos a este lunes con el hombre detenido.  

Que estaba deshidratado y con principio de taquicardia, informaron los profesionales del SEC convocados por las autoridades policiales, a la casi inmediata entrega del menor a su madre, desde la guardia del Notti, totalmente estabilizado, son algunos de los puntos que se contradicen.

Vecinos del lugar, si bien criticaron el abandono del pequeño por parte de su padre, consideraron que la Toyota Hilux se encontraba bajo techo y no al rayo del sol. También habrá que determinar, cámaras mediante, el tiempo transcurrido entre la llegada y estacionamiento de la 4x4 hasta la hora en que fue rescatado el pequeño, mientras otras voces reconocieron que el niño habría estado dormido, empezó a llorar cuando vio que rompían el vidrio, a lo que se le sumó el estridente sonido de la alarma.

Así liberaron al nene de 3 años

Precisamente en el video se puede advertir que el pequeño puesto sobre el capot de la 4x4 primero rechaza con la mano un vaso de agua y a los pocos minutos se lo ve “más calmado”, según lo explicó un feriante.

Descartada la calificación de una falta contravencional, el hecho quedó establecido como delito con la intervención de un fiscal. Por eso se descarta una solución que podría remediada con un trabajo comunitario, una multa o algunos días en un calabozo de una comisaría, la actual calificación (abandono de persona agravado por el vínculo), prevé una pena de 3 a 8 años de prisión, delito que es excarcelable. 

 

Antecedentes

Hay que recurrir a la menoria y también a los archivos para encontrar, dentro de la provincia, casos de similares características. Curiosamente en el 2014, se denunciaron, por lo menos, tres hechos.

Dos ocurrieron cuando los padres dejaron a chicos de 3 años encerrados dentro de vehículos, mientras jugaban en algún casino. Uno fue en San Martín y el otro en calle Brasil y San Martín de Godoy Cruz.

Los progenitores, cada uno a su turno, no hablaron de un descuido, ni mucho menos de un abandono, sino que explicaron una ausencia de minutos.

 

Los casos llegaron a los estrados judiciales (aunque aseguraron que nunca fueron detenidos, ni imputados), también intervinieron las autoridades de la OAL, para determinar si correspondía la quita de la tenencia del niño.

Mientras que el otro hecho, ambos padres fueron imputados, como ahora, de abandono de persona agravado por el vínculo. El niño después de pasar por la OAL fue trasladados a la casa de un familiar.

El último de los casos conocidos fue denunciado por un vecino que encontró a un bebé de sólo 6 meses en un cochecito, en la plaza de San José. Alertada la policía, se encontró a la madre, en total estado de ebriedad (1.7 grados de alcohol en sangre), quien confesó que tras una discusión con su pareja se fue olvidándose del pequeño. En este caso no hubo imputación, por cuanto las autoridades consideraron que el bebé nunca estuvo en peligro.
 

 

En los juegos

También en Mendoza, una pareja dejó a sus pequeños de 5 y 8 años para irse a apostar a la casa de juegos. Cuando los padres aparecieron, fueron llevados a la fiscalía de Guaymallén para dar explicaciones. Para proteger la integridad de los niños se solicitó que intervenga el Órgano Administrativo Local. Ocurrió en mayo del  2017 y, también, fue noticia nacional. En ese momento se conoció que la familia (ella de 25 años) y que vivía en un barrio de Guaymallén, mientras que su pareja (24) y padre de los menores tenía un pedido de captura originado en el año 2016, por lo que debió responder ante las autoridades judiciales.