Sociedad Martes, 23 de enero de 2018 | Edición impresa

Serán casi 50% más las escuelas mendocinas que tendrán ayuda alimentaria este año

Pasarán de 1.350 a 2.000 establecimientos en toda la provincia. Se priorizarán las que estén en zonas vulnerables y con doble escolaridad.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

En 2017, el Gobierno de Mendoza asistió con raciones alimentarias a 1.350 escuelas de todos los niveles. El plan comprendió a aquellas escuelas públicas que presentan jornada extendida, y los menúes aportados por la Subsecretaría de Desarrollo Social asentaron sus bases en lo que se conoce como Merienda Saludable (el valor proteico y el calcio son prioritarios en las raciones).

Para el año que recién comienza se ha presupuestado ayuda para cerca de 2.000 instituciones; y si bien aún no se define a las que se incorporarán -es un trabajo que hace la DGE por medio de un relevamiento en la antesala del comienzo de clases-, la voluntad oficial es la de priorizar a las escuelas más vulnerables que han realizado la solicitud de doble escolaridad.

También se incrementará el presupuesto para el plan de alimentación en escuelas. Es que en 2017 se destinaron 480 millones de pesos, mientras que la partida para el 2018 asciende a 550 millones de pesos, según destacaron la subsecretaria de Desarrollo Social, Marcela Fernández y la directora de Derecho a la Alimentación de esa dependencia, Marisel Trevisán.

"Se ha querido fortalecer el tema en las escuelas buscando así garantizar la escolaridad, la posibilidad de que los chicos no dejen de ir a la escuela al menos con la motivación de ir a comer. Es parte de la política general del Gobierno referida al no ausentismo", explicó Fernández a Los Andes.

Otro dato preocupante tiene que ver con que en 2017 hubo 6.000 chicos de primaria que tuvieron un alto índice de ausentismo en 2017. "Se abocó al programa PODES (de la DGE y Desarrollo Social) para que hiciera este seguimiento y cuando fueron a las casas de estos chicos se comprobó que 100% de los casos eran de chicos en situación de pobreza extrema", resumió la funcionaria.

Ampliación

Es la DGE la que se encarga de confeccionar el registro de escuelas que reciben la ración alimentaria ante el pedido de jornada extendida (que también se efectúa a esta repartición). Y en base a la evaluación, en 2018 se va a priorizar a aquellas que se encuentran en situación de alto riesgo o vulnerabilidad para incorporarlas.

"El menú no es el mismo en todas las escuelas, sino que tienen variedad y diferencia dependiendo de la situación de los chicos. Como base tiene el refuerzo en lo que es frutas, y también se trabaja en posibilidad de intercalar leche unos días con queso los otros, como para que los chicos no se cansen", resumieron Fernández y Trevisán.

Agregaron que en la medida en que el gobierno escolar va haciendo evaluaciones y completando el registro, desde Desarrollo Social se envían las raciones (ya sean para cocinar en las escuelas -en caso de aquellas que cuentan con estructura edilicia- o como viandas).

"En 2017 se entregaron 280.000 raciones diarias entre almuerzos y meriendas a 1.350 escuelas y se destinaron 55 millones de pesos por mes. Cuando comenzamos se destinaban 48 millones al mes", agregaron.

Para todo el Plan Alimentario de Desarrollo Social la partida 2018 será de 619 millones de pesos, y de allí saldrán los 550 millones que se destinarán a las escuelas.

"La segunda semana de clases comienza la prestación alimentaria y, en 2018, se va a comenzar el lunes 12 de marzo. Se deja la primera semana (las clases comienzan el 5 de marzo) para que se acomode y se termine de cerrar la matrícula antes de comenzar", agregó Trevisán, quien destacó que 95% de las escuelas primarias estatales están cubiertas por algún tipo de prestación alimentaria.

El vigente plan de Merienda Saludable comenzó en 2016 y consta de menúes elaborados por nutricionistas. Aquí además de ser prioritarios el valor proteico y el calcio, se pone énfasis en el bajo nivel de grasa en el panificado. "No se les entrega menos a los chicos, sino que se va repartiendo el valor proteico y calórico recomendado. También se hacen períodos de prueba, para saber si los menúes son aceptados por todos. Ahora, por ejemplo, estamos tratando de cambiar la leche en polvo por leche líquida en la mayoría de los casos", explicaron las funcionarias.

Además de las nutricionistas, la dirección de Derecho a la Alimentación cuenta con un registro de proveedores para estos menúes, En total son 185 para toda la provincia y se los controla permanentemente. "En las zonas rurales se ha previsto la modificación, incorporando productos regionales y siempre con la supervisión de las nutricionistas. Así, por ejemplo, se incluyó la carne de cerdo y frutas y verduras de la zona en General Alvear. la iniciativa es favorecer también a los pequeños productores", sentenciaron.