Salud Sábado, 16 de febrero de 2019

Semana de concientización de las cardiopatías congénitas

Uno de cada cien bebés nace con una cardiopatía congénita (CC).

La mortalidad infantil de la provincia de Buenos Aires está impactada por causa, dentro del primer año de vida, en un 12% por las cardiopatías congénitas”, apuntó Esteban Vázquez, responsable del Área de Manejo de Cardiopatías Congénitas del Ministerio de Salud provincial. “Hay suficiente evidencia que soporta que el diagnóstico prenatal de las cardiopatías congénitas disminuye la mortalidad infantil”, agregó.

Definidas como anomalías o alteraciones estructurales del corazón y/o de los grandes vasos, la mayoría de estos procesos se deben a un desarrollo defectuoso del embrión cuando se forman las principales estructuras cardiovasculares con repercusión real o potencial en el neonato.

Para la detección, puntualizó el especialista, “se recomienda hacer la pesquisa de la malformación en el segundo trimestre de gestación a través de la ecografía obstétrica de rutina”.

Durante el embarazo, hay muy pocas posibilidades de realizar algún tratamiento, pero sí de derivar a la madre a uno de los centros de alta complejidad. Este es el primer paso adelante en el tratamiento, explicó Vázquez, ya que se entiende que la forma de traslado perinatal más segura, es el vientre de la madre.  “Los traslados de urgencia neonatales implican cuidados de alta complejidad, conllevan riesgos evitables y gastos mayores para el sistema de salud”, argumentó.

En tanto, el tratamiento, casi siempre es quirúrgico, dentro del primer mes de vida, en las formas graves, pero varía de acuerdo al cuadro. Cuando se trata de una CC existen dos tipos de abordaje de acuerdo a la complejidad. Por un lado, la cirugía reparadora definitiva, que se emplea en los casos de menor gravedad, y por otro, la paliativa.

Esta última, que se aplica en los casos graves, consiste en tres cirugías, siendo las dos primeras las preparatorias, para no hay reparadora definitiva, las formas muy graves no tienen reparación. La primera de estas tres, se realiza durante el primer mes de vida y la última entre los 3 y 5 años de edad. Los hospitales de alta complejidad que realizan estas cirugías en la Provincia son dos, el hospital de niños “Sor María Ludovica” de niños de La Plata y hospital “El Cruce” de Florencio Varela.

Las causas, en tanto, son multifactoriales. Hasta el momento se atribuyen a las circunstancias medioambientales, a las enfermedades crónicas de la madre, a la genética, a la toma de medicamentos y a la ingesta de sustancias ilícitas durante la gestación. Cuando aplica, el caso directamente se cataloga como grupo de riesgo. Sin embargo, existe un amplio rango de casos- el 90%- que no responden a ninguna de estas condiciones, por ende el diagnóstico, muchas veces llega tarde, es decir, después del nacimiento.

Desafíos para los equipos de salud

El problema al que se enfrentan los equipos de salud es la detección de ese 90% de casos que no cumplen las pautas para ingresar a los conocidos grupos de riesgo. “El desafío es reducir el porcentaje de recién nacidos con cardiopatías congénitas complejas sin diagnóstico prenatal, y para ello es que se capacita al personal de salud, para detectar las CC durante la ecografía obstétrica de rutina en el segundo trimestre”, detalló Vázquez.

En respuesta a ello, durante el 2017, desde el Área de Manejo de Cardiopatías Congénitas se organizaron y dictaron capacitaciones en las regiones sanitarias de la Provincia con el objetivo de mejorar la detección durante el embarazo.

En la misma línea, se creó el centro cardioobstétrico de recepción de la embarazada con sospecha o confirmación de cardiopatía fetal, que funciona en el Hospital Interzonal de Agudos “San Martín” de la ciudad de la Plata. Allí, se brinda un abordaje transdisciplinar, ofreciéndole alojamiento y/o internación embarazada, atención cardiológica especializada en cardiología fetal y cuidado neonatológico para el recién nacido. Para la confirmación del diagnóstico, la Provincia también cuenta con centros descentralizados con capacidad de recepción de embarazadas con sospecha de CC fetal, que funcionan en las regiones sanitarias I y VIII, entre otras.

Fuente: Consenso Salud