Economía Jueves, 3 de mayo de 2018 | Edición impresa

Créditos UVA: suben las tasas y creen que la demanda se estancará

Desde ayer la tasa para tomar financiamiento en el Banco Nación es de 6,50%.

Por Javier Álvarez - corresponsalía en Buenos Aires

La alta inflación, la suba del dólar y el alza de tasas de interés se convirtió este mes en un cóctel letal para miles de argentinos que tienen intenciones de endeudarse a largo plazo para poder acceder a la casa propia y el sueño podría alejarse si las variables no se enfrían.  

Es que esas tres variables impactan directamente sobre el acceso a la vivienda: los créditos en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) se están encareciendo por la inflación y por la suba de tasas, reflejo de lo que está pasando en el escenario financiero general.

El Banco Nación (que otorga cuatro de cada diez créditos hipotecarios en el país) hizo punta al elevar el 1 de este mes al 6,5% la tasa para quienes depositen el sueldo en la entidad o sean beneficiarios de un crédito Procrear, y al 8% para los clientes externos.

Esas tasas se aplican sobre el movimiento que experimenta la UVA, por lo que si la inflación llega este año al 23%, el ajuste real de la cuota y del capital adeudado se incrementará entre 29,5% y 31%. La pauta salarial que promociona el Gobierno es, en tanto, del 15%. 

Y los tres factores que encarecen el endeudamiento de las familias (que de otro modo quizás nunca podrían alcanzar la casa propia) se conjugan entre sí, en un círculo vicioso que se va agravando. 

El dólar -que se encareció un 13,76% desde que arrancó 2018- también sube por la demanda de dólares proveniente de la toma de créditos hipotecarios UVA en un mercado inmobiliario que rechaza al peso argentino y opera en “verdes”. 

Además, la suba del dólar complica sobremanera a quienes ya tienen los créditos preaprobados dado que de golpe necesitan más pesos para pagar el porcentaje mínimo del valor de la propiedad que exige cada entidad y también se encarece el precio de la escritura.   

En el primer trimestre del año se entregaron créditos hipotecarios UVA por el equivalente a 1.624 millones de dólares, según datos del Banco Central relevados por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA). 

En tanto, en Mendoza, sólo el banco Nación otorgó entre 2017 y 2018 3.236 créditos por más de $ 3.639 millones.

El boom que se inició en 2016 impulsado por el gobierno de Mauricio Macri creció con fuerza hasta el primer trimestre de 2018, con la ayuda de al menos once provincias que eliminaron ingresos brutos para créditos hipotecarios, como es el caso de Mendoza. 

El Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) señaló que los préstamos hipotecarios se expandieron 9,6% en marzo.

Estas líneas han ganado terreno en el total de préstamos en pesos, pasando de representar el 7% en marzo 2015, a 11% ahora. 

Un análisis de la consultora First Capital Group indicó que a nivel global, los créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación, alcanzaron un stock de 169.707 millones de pesos en marzo. 

Así, los UVA crecieron en el primer trimestre  147% respecto del mismo período del año anterior y, por ahora, esta continúa siendo la línea con más expansión. 

Guillermo Barbero, socio de First, explicó que la expansión responde a que los montos otorgados han crecido como consecuencia de la suba del dólar. “Con el transcurso de los próximos meses de este 2018 apreciaremos si sigue siendo el boom que fue durante el año pasado o mermará su crecimiento”, aseguró. 

La consultora Ecolatina fue más tajante: “el boom de créditos se diluirá este año”, afirmó en un análisis. Y explicó que si bien el mercado de créditos UVA continuará en terreno positivo este año, su expansión real será menor a la de 2017, posiblemente de un dígito. 

Asimismo, producto del mayor ritmo de depreciación del peso (y la mayor incertidumbre cambiaria), Ecolatina estimó que los préstamos en pesos recuperarán parte del terreno cedido al financiamiento en divisas, lo que tendrá un impacto positivo sobre la solidez del sistema.

En contraposición, estimó que la reciente suba de 300 puntos básicos en la tasa de referencia del Banco Central “sí encarecerá a los préstamos”. No obstante, más allá del impacto que tenga la reciente decisión monetaria, la diferencia entre el costo de financiamiento en moneda local y el realizado en dólares continuará por debajo del vigente en la mayor parte de 2017.

El costo de los créditos hipotecarios del Banco Nación ya igualó al promedio del mercado. En consecuencia, los dos principales motores del crédito en 2017 se encarecieron este año, de modo que su dinamismo se morigerará, evaluó la consultora. 

En este contexto, diez de los 17 bancos que tienen créditos hipotecarios UVA los otorgan con un plazo máximo de 30 años; otros seis tienen un tope de 20 años y el de Tierra del Fuego, de 15 años. Pero ante el cambio en las variables financieras, el Gobierno estaría analizando impulsar una extensión de plazos para que el boom no se agote.