Política Miércoles, 14 de marzo de 2018 | Edición impresa

Santa Rosa y su crisis sin fin: Trigo fue amenazada de muerte

Ayer se frustró la apertura de sesiones en el Concejo por ausencia de los ediles del PJ en repudio a las cesantías en el municipio.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

La crisis política en Santa Rosa sumó una nueva página, luego de que el justicialismo pegó el faltazo al Concejo y dejó sin quorum al recinto, donde la intendente Norma Trigo tenía pensado dar su mensaje anual de apertura de sesiones ordinarias.

Sin embargo, la revelación fueron las amenazas de muerte que Trigo recibió hace algunos días. Durante la conferencia de prensa, la intendente radical confirmó además que desde hace algunos días tiene custodia en su casa.

“A nadie le gusta quedarse sin trabajo, pero estamos resolviendo una situación irregular, la de gente que fue incluida en la planta en época electoral, cosa que no está permitida”, insistió Trigo y reveló: “Esto se ha politizado, yo tengo custodia policial en mi casa porque hay dos ex empleados que me amenazaron. Me dijeron que me iban a prender fuego”.

La consigna policial está desde el viernes, cuando la intendente puso la denuncia en la Fiscalía: “La amenaza fue personalmente, a la salida de la Municipalidad.

Esta gente está denunciada y hay testigos de lo ocurrido”, detalló Trigo y completó: “Incluso hay dos menores, que no tienen nada que ver con las personas despedidas, que están todo el tiempo insultando frente a mi casa. Este reclamo es político, la verdad es que la gente sabía que había que ordenar al personal y la mayoría de los despedidos, que sabemos que es gente que trabaja, ya los hemos contratado por la misma plata”.

Trigo iba a presentarse ante el Concejo a las 10 y de hecho, su gabinete había tomado lugar en un recinto que fue acondicionado para recibir a la decena de ediles y a otras 30 personas, entre invitados y funcionarios; incluso, logró ingresar un puñado de ex empleados municipales que fueron a reclamar por los últimos despidos. 

Pero los preparativos quedaron en eso, luego de que los concejales peronistas decidieron no ingresar: “Solo estamos la mitad y por reglamento no podemos sesionar”, explicó la presidente del Concejo, Débora Quiroga y aseguró desconocer motivos por los que faltó la oposición: “No tengo mensajes previos, no hay notas, no han explicado nada”, acumuló argumentos y completó: “La intendente iba a venir e incluso podríamos haber discutido el tema de los despidos, pero no se pudo por culpa del peronismo”.

Dicen los memoriosos que es la primera vez, desde el retorno de la democracia, que por falta de quorum, el Concejo de Santa Rosa no abre su etapa de sesiones ordinarias: “Desde lo institucional ésta es la sesión más importante, la que habilita el período de trabajo y el peronismo faltó sin dar motivos”, se enfadaron en el oficialismo.

Afuera del Concejo, una docena de personas pedía explicaciones por el despido de 150 empleados de planta y ante la falta de respuestas, decidieron ir a reclamar a media cuadra de allí, frente al municipio, donde tampoco fueron recibidos.

“Se despidió a 150 personas que ingresaron a planta de manera irregular en la gestión anterior, pero a más de la mitad de ellos se los volvió a tomar como contratado”, remarcó Trigo: “Los que reclaman afuera son diez o quince, la mayoría salgadistas o gremialistas y sólo tres o cuatro despedidos”.
 

Aseguran que no  habrá más despidos

La intendente calificó a la medida contra esos 150 empleados como "inevitable" y aseguró que "ingresaron al municipio en los meses previos a la elección de 2015, una situación prohibida por ley".

Trigo adelantó que "no habrá nuevos despidos" y que "lo que estamos haciendo es regularizar una situación ilegal. La gente tendría que enojarse con quien los engañó y quien los estafó, es decir con quien los metió a la comuna en época electoral, cosa que no está permitida".

Marcial Ibarra, jefe de la bancada peronista, expresó  que el faltazo al recinto es "un repudio del bloque a los despidos. El Ejecutivo plantea irregularidades en el ingreso de esa gente, pero las mantuvo durante dos años y ahora ofrece algo también irregular, como es un contrato por servicios, donde el empleado pierde los beneficios del empleado de planta".

Ibarra sostiene que la intendente "es la primera que rompe el diálogo, al no recibir a los concejales por el tema de los despedidos" y presentó un proyecto para que se deje sin efecto la medida, que todavía no ha sido tratado por el Concejo.