Sociedad Martes, 12 de febrero de 2019

Telemedicina en Mendoza: experiencias y riesgos de una práctica que crece

El neurólogo Andrés Barboza contó el panorama local y uso en los hospitales de la provincia. También habló sobre la actitud de los pacientes

Por Redacción LA

Mendoza busca crecer en su experiencia en Telemedicina y apuesta a la tecnología para lograrlo. 

En Radio Nihuil, el neurólogo, Andrés Barboza, explicó lo que se está experimentando en la provincia: “Hay que hacer algunas diferenciaciones, en cuanto lo que hace la telemedicina es cualquier medicina que se practica a distancia. El crecimiento de las tecnologías en los últimos años hacen que lo que antes parecía utópico hoy lo tengamos en nuestra mano, que es un teléfono celular por el que nosotros podemos ver y escuchar un paciente, ver los estudios o demás.

 

“La telemedicina es toda una rama que se encarga de hacer un centro de alta complejidad, por ejemplo en el hospital Central estamos desarrollando la telemedicina para atención de gente con accidentes cerebro vascular, lo lleva adelante el doctor Santiago Peretti, desde la guardia del hospital él va a tener la capacidad desde el lugar donde este ver los pacientes que llegan a la guardia sin tener un especialista las 24 horas. Eso es telemedicina y se está poniendo a punto en el hospital.

“También otro uso que vamos a dar es poner nodos, por ejemplo en el hospital Schestakow, Enfermeros Argentinos de Alvear, en el Perrupato y hacer reuniones y discutir pacientes que estaremos viendo todos los médicos en distintos hospitales de la provincia al mismo tiempo.

 

“Ahora, esto alerta cuando el paciente hace su propia telemedicina, y por ejemplo se saca una foto y se la manda al médico y le dice mire como me veo hoy, ahí es donde está el riesgo porque el paciente no quiere ir al médico y quiere hacer una consulta de WhatsApp y con eso quiere solucionar todo.  En estos casos el acto médico se desdibuja y deja de ser una interconsulta entre profesionales usando una tecnología para convertirse en una consulta rápida, del momento, decir para qué voy a pedir turno si es solo para sacarme una duda y eso tiene muchos riesgos porque el médico no está viendo al paciente y puede tomar una decisión equivocada”.