Más Deportes Viernes, 9 de noviembre de 2018 | Edición impresa

Rubén Almeida: “El impacto a nivel mundial es increíble”

El histórico volante de la cantera del Tomba llegó a Boca Juniors a fines del ‘89, y fue dirigido por el “Cai” Aimar.

Por Hugo Héctor Fuentes - hfuentes@losandes.com.ar

A finales de los 80, Godoy Cruz exportaba gran parte de su nutrida y brillante cantera al fútbol grande. Así, llegaron los pases de Oldrá a River, y de Carlos Moya junto a Rubén Almeida a Boca. El mayor de los hermanos Almeida recordó el paso por el Xeneize, y palpitó el superclásico a horas de la edición más esperada de todas.

“Llegué a Boca en el ‘89, y estuve hasta el ‘91, estuve dos años y de técnico lo tuve al “Cai” Aimar. Fue una experiencia bárbara, me marcó para toda mi carrera. En esa época era muy difícil llegar desde la provincia a esos equipos, tanto Boca como River. No había tantas puertas para irse a Europa. Luego con el “Cachorro” (Abaurre), y “Chino” (Vargas) fuimos a Racing.

Toda esas experiencias nos sirvieron para volver y armar aquel gran plantel que terminó ascendiendo en el ‘94 con Godoy Cruz a la B Nacional”.

 

De cuna, el “Popeye” recuerda ser “hincha de Boca. Pero han cambiado los tiempos. Mis hijos van a la cancha conmigo y no entienden que en aquella época teníamos ‘dos camisetas’. En cambio ellos, ya nacen de Godoy Cruz y no les interesa otro equipo. Y yo también estoy en esa ahora: juegan Boca y Godoy Cruz y  me preocupo solo cuando gana o pierde Godoy Cruz”.

Y en cuanto a fanatismo, Almeida asegura que “ni loco pagaría esos precios que están diciendo por las entradas. Cada vez se les hace más difícil a los equipos del interior para equiparar esas diferencias de presupuesto con los equipos grandes, y esa es una muestra. Por eso no dejo de destacar la labor que se hace en Godoy Cruz para potenciar las inferiores”.

Sobre si hay candidatos en este tipo de finales, consideró: “River como equipo ha tenido un mejor rendimiento en el último tiempo. Pero Boca tiene mejor individualidades.

Ultimamente en la Copa, Boca ha encontrado un equilibrio en la mitad, y eso ha emparejado a ambos”.

 

En cuanto a los mendocinos en ambos planteles, también hizo un análisis: “Es una pena la lesión de (Esteban) Andrada. Se sumó muy bien al plantel y se consolidó en la titularidad. Seguramente hasta con futuro de Selección.

Es una alegría ver tantos chicos de acá, de Mendoza, insertados en estos planteles. La verdad alegra ver un pibe que vivía en Maipú (Enzo Pérez) y otro en San José (Pity Martínez) tan normales como cualquier pibe, llegar tan lejos. Esa es una enseñanza para tantos chicos de inferiores, que con sacrificio y mucho trabajo, podés estar en el partido más importante del mundo”.

¿Es el partido más importante de la historia?

“Si, coincido. El impacto a nivel mundial es increíble. Tuve la oportunidad de jugarlo y estar dentro del plantel superior. Lo que se vive es único”.

Los técnicos: “Lo que es Gallardo para River, no se puede igualar. Ha posicionado al club en un nivel internacional que no tenía. Está en deuda aun porque debe ganar el torneo local. En cuanto al ‘Mellizo’, está en la piel de los hinchas de Boca. Un ídolo con toda la historia y que ya le dio títulos. Ambos están en su mejor momento”.

 

Las claves del clásico: “Aunque sea repetitivo, los pequeños detalles. Se que hay varios amonestados en ambos planteles, pero igual no podés especular. Ojo, esto no se termina el sábado, hay que planearlo como un partido largo. Teniendo en cuenta lo que se juega. Antes prevalecía más el local, pero hoy en día es más difícil de jugar en tu cancha, por la presión de tu público. Cualquier equipo juega más suelto fuera de su cancha”.

El arbitraje: “Me hubiese gustado que fuesen de acá, pero hay mucha suspicacia. Quizá consideraron que era lo más sano que fueran de afuera. Igual al ser internacional, no extraña que fuera foráneos”.

El VAR: “Viene bien, pero a veces estuvo mal usado. La tecnología viene a colaborar, hay que aceptarlo. Hay que buscarle el mejor funcionamiento posible. Es un progreso,  pero hay que  usarlo con criterio”.

 

Cómo lo voy a ver: “Obvio que lo voy a ver, pero acompañado de amigos, tanto de River como de Boca. Seguramente habrá un asado de por medio. No pasa nada, se puede ver con hinchas de los dos lados. Hay que disfrutarlo, hoy lo veo así. Existe la disyuntiva. Si gana River, será una mancha para Boca, para toda la vida, y viceversa. Obvio, quiero que gane Boca”, cerró.