Más Deportes Viernes, 7 de diciembre de 2018 | Edición impresa

Rosario Central: y finalmente la racha se cortó en Mendoza

Central le puso fin a las malas y volvió a celebrar casi 23 años de su última vez: la vieja Copa Conmebol.

Por Gustavo Villarroel - gvillarroel@losandes.com.ar

“Es una alegría enorme. Fue un partido durísimo. Lo podríamos haber ganado en los penales, o también perdido. Estoy feliz porque vinimos por este objetivo y pudimos lograrlo”, comentó Edgardo Bauza, entrenador de Rosario Central. Y esa alegría del Patón no es para menos.

Es que el Canalla logró celebrar casi 23 años desde que había  levantado su última copa.

 

Esa vez fue en diciembre de 1995, cuando el equipo de Angel Tulio Zof ganó la Conmebol (ya no se disputa más) ante Atlético Mineiro. Fue 0-4 en Brasil y la vuelta 4-0 a favor de Central, que lo ganó en los penales. Disputó tres finales de Copa Argentina (2014, 2015 y 2016) y perdió las tres...

“Tuvimos muchos inconvenientes con lesiones, pero tengo un plantel que desde hace varias fechas se viene reponiendo a todo”, cerró el Patón.

En la misma línea, Washington Camacho, ex volante del Tomba, dijo: “Desde hace muchos años que venimos buscando un título y por suerte se nos dio. Es una emoción bárbara y muy lindo poder estar en este club. Alguna vez se nos tenía que dar. Fue duro el partido u no pudimos liquidarlo cuando tuvimos las oportunidades”.

“A pesar de que sufrimos y que no encontramos nuestro mejor juego, pudimos ganarlo en los penales y por fin cortamos la mala racha”, confió Germán Herrera.

Un gran marco en el malvinas

El estadio Malvinas Argentinas volvió a vestirse de gala. Así como pasó en la definición de la Supercopa Argentina entre River y Boca, anoche el coloso provincial mostró un marco impresionante en la final de la Copa Argentina.

 

Más de 25 mil hinchas de Rosario Central dijeron presentes. Por su parte, alrededor de 16 mil simpatizantes del Lobo recorrieron casi 1.200 km para llegar a nuestra provincia. Entre ambas hinchadas colmaron los hoteles ayer y desde temprano se hicieron notar en la Peatonal y sus alrededores con sus camisetas y sus cantitos.

Lo positivo fue que no hubo incidentes entre ellos pese a estar cara a cara.

 

Lo negativo: se secuestraron bebidas alcohólicas y droga, y un hincha rosarino murió por un infarto cuando ingresaba al estadio.