Espectáculos Sábado, 11 de agosto de 2018 | Edición impresa

Rosana: la piel, un lienzo para la memoria

La cantautora vuelve a Mendoza con todas sus canciones, especialmente las de su último disco.

Por Daniel Arias Fuenzalida - darias@losandes.com.ar

Son nueve sus discos en estudio, desde ese lejano “Lunas rotas” (1996) que le valió tres millones de copias vendidas. Ocho de ellos fueron en estudio.

Y el último de ellos, curiosamente, fue grabado en el living de su casa. Rosana Arbelo allí se sentía libre, arropada por la acústica de sus mañanas y de sus noches. 

Es curioso que “En la memoria de la piel” (Warner Music), el disco que editó en noviembre de 2016, sea así también una especie de invitación a su propio entorno más cercano. Pues lo sabemos: ella guarda su vida privada con candado de oro, aunque siempre la sintamos cerca.

Y en esta última placa el público ha respondido con entusiasmo. Tanto que por estos días se está presentando una reedición ampliada.

 

La gira la trae mañana por segunda vez a Mendoza (estuvo en mayo del año pasado) para presentar este material, después de haber agotado tantas fechas, reuniendo en su camino a más de 500 mil personas. 

-¿Qué sentís cuando ves que la gente te elige una y otra vez?

-Yo creo que, para empezar, una se siente absolutamente agradecida. Siento agradecimiento de poder dedicarme a lo que más me gusta en el mundo: lo que me da vida, lo que me da aire. Es un regalo continuo, y me siento profesionalmente recompensada, en el sentido más mágico de la palabra: en el sentido de darlo todo, de quedarse en pelotas en un papel en blanco y que sea tan linda la vuelta. 

-La reedición del disco incluye dos canciones nuevas. Una es “Soñar es de valientes”, ¿cuál es la historia de esta canción en particular?

-Pues esta canción no estaba en la primera edición porque, entre otras cosas, forma parte de un programa de televisión que se llama “Viva la vida”, que es un programa de fin de semana muy visto. Ellos querían una canción que tuviera que ver conmigo o que la compusiera yo, porque buscaban un prisma optimista y lo asociaron conmigo. Como en una especie de juego, llegué a mi casa y de repente me salió naturalmente.

-¿Es una canción que te define, entonces?

-Tiene que ver mucho conmigo. Tengo canciones como “Sin miedo”, “Llegaremos a tiempo”, que son más filosofía de vida. Y esta es una más dentro de esa línea, donde uno expone cómo le gusta vivir. 

 

-Siempre decís que cada uno de tus discos también es como un recomenzar. Sin embargo, ¿cuál es ese sello que siempre ha tenido tu música?

-Uno va creciendo, pero hay cosas que son esenciales a uno. Cuando a uno le gusta decir la verdad la dice siempre, de hoy para mañana uno no se vuelve mentiroso. Hay cosas que son esenciales, que uno puede ir trabajando pero siempre están ahí. En mi caso, una de esas cosas esenciales es el optimismo. El sentir que el mundo puede ser otro y que lo mejor está por llegar. De hecho, tengo un amigo que siempre me dice que soy tan optimista que si un día me diera un infarto pensaría que es una corazonada (ríe). 

Cuando Rosana decidió grabar en su casa “En la memoria de tu piel”, tuvo que elegir 11 canciones entre todas las compuestas, que eran unas  50.

Entre ellas respira el concepto de que “la piel es la memoria más libre, decide cuándo se eriza o se emociona, independientemente de que uno lo decida”.

 Cierto día invitó a su casa a familiares y amigos de entre 3 y 80 años, quienes la ayudaron en la difícil tarea de seleccionar las que iban a entrar en el disco. Eso expresa también el otro sello de esta cantautora oriunda de las Islas Canarias: ese pulso abierto a toda clase de oídos y todas las sensibilidades. Cantó pedacitos de cada canción y la audiencia las fue eligiendo, filtrando.

-Y vos, ¿tenés una favorita en la lista de canciones de tu último disco?

-No, porque soy consciente de que soy el resumen de cada canción que he hecho. No solo de este y de los discos anteriores, sino de todas las que han quedado afuera. Por lo tanto, quedarme con una sería como mover todo lo que me ha pasado. No hay una. Siempre he sentido que mi mejor canción se está todavía por hacer. Me parece que todas mis canciones han hecho un bonito puente por el que he llegado hasta aquí, y espero seguir agregando “maderos” para poder seguir andando. 

-Nombraste las canciones descartadas, ¿qué pasa luego con ellas?

-Bueno, esas canciones inicialmente no salen en los discos que vienen, porque siempre vuelvo a componer para el próximo. Mi intención no es darle a la gente dónde estuve hace tres o cuatro años, sino darle dónde estoy, qué es lo que siento, qué es lo que pienso y qué es lo que me preocupa en el momento de la entrega del nuevo disco. Las canciones quedan ahí y es probable (porque ya pasó otra vez) que la parte literaria vaya a un próximo libro (Nota del redactor: se refiere a “Material sensible”). 

 

-¿Estás componiendo actualmente?

-Ahora mismo no, porque estoy metida sobre todo en esta gira, que lleva ya prácticamente dos años y vamos por el tercero, y normalmente para componer siempre paro y me dedico totalmente a componer.

-Dijiste que “En la memoria de la piel” era el disco que más se parecía al sonido en vivo de la banda, sin acústicos. Curiosamente, en la reedición volviste a ese formato, ¿ese volver a la guitarra sola fue una decisión tuya o te lo pidieron tus fans?

-Inicialmente, a mi gente le gusta mucho esa parte, de hecho, uno de todos los conciertos que hacemos se llama “Como en casa”, de guitarra y voz. Es una manera también de mimar un poco la gente, que te dice que echa de menos tal tipo de concierto o concepto. Y lo que hice fue corresponder. 

-Finalmente, y a tono con la última canción, ¿tenés hoy un sueño que te haga valiente?

-Cada uno de los sueños que todos tenemos son valientes, porque quien no lo sueña no lo puede hacer realidad. Me parece que estar en la pelea de lograr sueños es un motivo para levantarse todos los días y seguir haciendo cosas. Yo tengo muchos, de muchos tipos, y uno de ellos es que el mundo empiece a ser otro de verdad. 

-La música puede ayudar mucho en eso...

-(Respira profundo) La música puede ayudar, puede fomentar... y también puede divertir en el camino. 

 

La Ficha: Rosana presenta "En la memoria de la piel"

Fecha y hora: mañana, a las 21.
Lugar: Cine Teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz). 
Entradas: $1.500, $1.200,  $900 y $600. En Maxi Mall / Musimundo (Portal de los Andes) venta en efectivo, con tarjeta de crédito y débito.

En boletería del teatro sólo con efectivo en horario corrido de 9 a 18, mañana desde las 14.

En www.tuentrada.com (quienes adquieran su pase vía online pueden hacer retiro de entradas en la boletería del teatro desde las 17 del día del show).