Mundo Sociedad Sábado, 9 de febrero de 2019

Revelan que la endogamia propulsó la extinción de los neandertales

Restos fósiles de una cueva de España permitieron, además, constatar hábitos como el canibalismo y la división de trabajos por género.

Por Redacción LA

Científicos detectaron 17 anomalías congénitas en esqueletos de 13 neandertales recuperados de la cueva de El Sidrón (Asturias, España). Así se reveló que uno de los factores claves por los que la especie humana que habitó Europa durante 300.000 años desapareciera fue la endogamia.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) detectaron singularidades en la nariz, la mandíbula, las costillas, el pie y la muñeca, entre otras partes del cuerpo. Estas peculiaridades físicas eran compartidas por varios miembros del grupo, compuesto por siete adultos (cuatro mujeres y tres hombres), tres adolescentes y tres niños. 

 

"La malformación del pie pudo haber causado cierta cojera o un andar peculiar y algunas anomalías forman parte de un síndrome más general o están relacionadas con deficiencias inmunitarias, pero en sí mismas no son necesariamente patológicas. La clave es su señal genética", explicó Antonio Rosas, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales y coautor del estudio, al diario español ABC.

Gentileza / ABC

Según el paleoantropólogo, los hallazgos indican unos niveles de endogamia elevados, mantenidos en el tiempo y que, además, aumentaron entre los últimos grupos sobrevivientes.

Como los neandertales vivían en grupos pequeños y separados ampliamente entre sí -casi aislados-, empezaron a cruzarse entre los integrantes de una misma familia.

En consecuencia, y con el paso del tiempo, el grupo se fue reduciendo aún más, lo que al final pudo llevar a una importante disminución de la variabilidad biológica neandertal.

 
Algunos de los restos fósiles rescatados en España. | Gentileza / ABC

Sin embargo, para Rosas la extinción de los neandertales no puede atribuirse solamente a una causa. El investigador agregó que se trató de una combinación de factores ecológicos y demográficos que incluye la interacción con los humanos. A estas circunstancias se sumaron la baja tasa reproductiva y unas capacidades culturales determinadas. Finalmente, la irrupción del homo sapiens dio el punto final.

 

Los restos fósiles de El Sidrón también permitieron constatar otros aspectos de cómo vivían los neandertales. Quizás la más impactante es que ellos practicaban el canibalismo, pero también se logró saber que dividían algunos trabajos por géneros, conocían el uso medicinal de determinadas plantas (camomila), que su dieta incluía setas, piñones y musgo o que su cerebro infantil creía más lentamente.