Sociedad Miércoles, 11 de julio de 2018 | Edición impresa

Recrudecen agresiones entre militantes pro y anti aborto

Las redes son el escenario privilegiado donde se descalifica al otro. La oficina de la Mujer de San Rafael amaneció con pintadas.

Por Verónica de Vita - vdevita@losandes.com.ar

La confrontación entre grupos que militan en favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo y quienes se oponen se mantiene; más aún, recrudece con la cercanía del debate en el  Senado.

Las redes sociales son las que más han reflejado la intolerancia frente a las posturas y han tomado tintes de gran agresividad y descalificación del otro punto de vista. Pero algunos han pasado de lo virtual a la práctica.

Las que más han visibilizado las agresiones son las militantes de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, quienes manifiestan haber sufrido situaciones violentas por portar el pañuelo verde o ser reconocidas como tales. 

Entre quienes acompañan la postura “salvemos las dos vidas” que se oponen a la aprobación del proyecto de ley que ya tiene media sanción en el Congreso, sostienen que la embestida ha sido sobre todo en el universo virtual. 

 

Los ataques también se expresaron durante el debate en Diputados cuando algunos legisladores comunicaron que sufrieron intimidaciones. Hubo amenazas a ellos y sus familias o que se hiciera público su teléfono por lo que recibieron cientos de mensajes presionando, algunos con tinte violento. 

Ayer, Alicia Maldonado, que vive en barrio Cano de Ciudad, radicó una denuncia policial por agresiones de una vecina y pintadas insultantes en su edificio por su militancia feminista y en favor de la ley. 

En varios lugares aparecieron marcas con pintura verde y frases que insultan la militancia. “Esto refleja la violencia extrema que se está viviendo, no solamente acá sino en diversos lugares del país, estamos permanentemente escuchando relatos de mujeres  y de personas que transitan con los pañuelos verdes y que son agredidas en el micro e incluso en los lugares de trabajo”, manifestó. 

Explicó que desde hace 5 años hacen trabajo social en la zona junto a otras compañeras feministas. 

Relató que hace poco se fue a vivir al barrio una nueva vecina que comenzó a hostigarla por un sticker que tiene pegado en la puerta que dice “si no funciona el condón, usá misoprostol”.

Asegura que le ha tirado agua sucia, basura, la ha amenazado de muerte y le ha gritado frases violentas. El 20 de junio la golpeó a puntapiés y aseguró que cuando estaba radicando la denuncia en la comisaría con otra amiga que también es feminista, la mujer en cuestión apretó el cuello a su acompañante en pleno hall de la oficina policial. Ahora aparecieron pintadas en las paredes y puertas de los departamentos donde viven.

Agregó que la vecina le radicó una contradenuncia por amenazar su vida y ella fue imputada, luego de lo cual se dictó una restricción de acercamiento, sin embargo continuaron las agresiones. Actualmente tiene 4 denuncias y la imputaron en dos.

En San Rafael otras paredes pintadas reflejan la turbulencia del momento frente al debate. Fueron descubiertas el  lunes en la oficina municipal de la Mujer.

 

“No al aborto y sí a la vida” era una de las frases, también había logos que marcaban la misma postura. 

“Esto es algo que no había pasado nunca, es la primera vez”, dijo Andrea Mattacota, directora de Comunidad, Familia y Derechos Humanos. 

La campaña por el aborto denuncia que el mes pasado se le sustrajo una bolsa con 500 pañuelos verdes que se encontraron luego en un basural y recibieron una amenaza de bomba durante la vigilia cuando se trataba la ley en Diputados. Además una joven que llevaba el pañuelo fue perseguida varias cuadras por este hecho (23 de junio) mientras que otra joven  fue insultada y golpeada por otras por la misma causa. 

Desde la organización Unidad Pro-Vida, una entidad que reúne a más de 130 organizaciones del país que militan esta causa, señalaron que no conocen casos de agresiones físicas a sus miembros en Mendoza. Santiago Bäer, el referente local manifestó que sí han apreciado fuertes cruces en las redes. 

“He visto muchas agresiones en redes sociales, expresiones poco felices menospreciando la otra posición o diciendo que los varones no pueden opinar”, señaló.

No a la violencia

Referentes de ambos sectores coincidieron en señalar que desde las organizaciones se oponen a las actitudes violentas, que atribuyeron a grupos minoritarios. 

“Nuestra postura es que estamos en desacuerdo con cualquier acto de violencia”, subrayó Bäer.

“Personas violentas o que no están en su sano juicio puede haber en cualquier ámbito y eso queda de manifiesto en las marchas de los grupos feministas, por eso creo que de los dos lados deberían salir los referentes a cuestionarla”, resaltó. 

Y tajante subrayó: “Lo que está en debate supera estas cuestiones”. 

 

Desde la campaña “verde”  expresaron en un comunicado su repudio a la violencia. En tanto, Claudia Anzorena,  una de sus integrantes en Mendoza, opinó en el mismo sentido y atribuyó estas actitudes a sectores minoritarios. 

“Desde los sectores fundamentalistas , que no son todos los miembros del grupo, tienen estas reacciones porque perdieron la argumentación con datos, y se basan solo en la negativa a que los otros tengan derecho”, consideró. “Son grupos que no quieren que la gente debata ni tenga sus propios pensamientos, quieren que todos piensen igual y son violentos (…) Sólo quieren que nada cambie”, agregó. 

Señaló que con las redes sociales se ve mucho más porque dan lugar a todo tipo de manifestaciones y  son espacios incontrolables.

Tres posturas

Iglesia. La temática ha llegado a las homilías de los sacerdotes de la Iglesia Católica de diversos puntos del país. Monseñor Sergio Buenanueva manifestó que están instando a la gente a participar en actividades que defiendan la postura pro-vida. 

“Es un tema muy sensible y toca dimensiones muy hondas de las personas, por eso digo que no es un tema de salud pública sino que también tiene implicancias éticas y humanas. En ambos bandos hubo expresiones repudiables y fundamentalistas, pero es inevitable en cualquier debate ciudadano, pero también creo que hubo intervenciones muy buenas en ambos lados", dijo en declaraciones a radio Nihuil. 

En cuanto a la intervención de la Iglesia dijo: "Claro que es un debate de Estado y que las creencias religiosas tiene un lugar en los debates públicos". 

Academia. La facultad de Ciencias Políticas y Sociales también emitió un comunicado respecto del tema. El pasado 4 de julio la entidad manifestó su solidaridad con las agredidas. “Llamamos a la sociedad en su conjunto a reflexionar seriamente sobre la naturalización con la que se viven estas prácticas violentas”, resalta. 

“Para cualquier persona que defienda la vida, sea su posición a favor o en contra de la legalización del aborto, estas situaciones de violencia no pueden ni deben pasar desapercibidas ni ser tomadas como algo natural”, continúa.

Política. La vicegobernadora, Laura Montero, se acercó el jueves al barrio Cano para conversar con las mujeres en favor de la aprobación de la ley que denunciaron haber sido agredidas. “La intolerancia dogmática cala hondo en la violencia ejercida sobre quienes piensan distinto. El respeto a las ideas y la dignidad, deben primar como regla de convivencia en el debate del aborto legal en el Congreso y en la sociedad”, expresó en Twitter.