Mundo Club House Viernes, 9 de marzo de 2018

Recorremos una casa mendocina con espacios para compartir

ClubHouse te invita a visitar una casa con espacios amplios que integra la naturaleza y el diseño.

Por Redacción CH

Esta casa ubicada en el barrio Dalvian cuenta con amplios ambientes con el fin de disfrutar del placer de estar juntos al tiempo que se realizan actividades diferentes. La conexión con la naturaleza y los detalles de diseño invitan a quedarse.

En una esquina de la zona nueva de Barrio Dalvian, sobre una superficie de 800 m2, se emplaza esta casa de grandes dimensiones. Tanto, que cuenta con 400 metros cubiertos distribuidos en dos plantas con el fin de proporcionar a sus habitantes espacios cómodos y amplios en todos los sectores de la vivienda.

Más allá de la amplitud de los ambientes, se buscó remarcar dicha espaciosidad a través de grandes aberturas y generosas conexiones con el jardín. Esto, sin comprometer la habitabilidad contenedora de una casa familiar.

Los propietarios de esta interesante vivienda estaban dispuestos a abrirse al exterior en lugar de irse hacia los interiores. De este modo, la casa cuenta con grandes superficies vidriadas de 2,60 metros de altura, que han sido tratadas y encaradas de manera de asegurar los diversos requerimientos de privacidad. En esta línea, la instalación de grandes paños de cortinas con sus áreas de guardado ocultas en los techos suspendidos -para que nada interfiera en las vistas cuando no están desplegadas- son un interesante detalle que se destaca.

Otro de los objetivos a la hora de pensar la casa fue logar espacios aislados dentro de los compartidos. El cuerpo central de la planta baja es abierto, con pocas divisiones. La disposición de los espacios, no obstante, permite a los propietarios estar juntos en el mismo lugar haciendo actividades diferentes -hasta reuniones con amigos- sin interferirse mutuamente y manteniendo un buen nivel de privacidad. De este modo, se encuentran dentro de un área grande que permite, a su vez, aislar lo necesario cuando se busca privacidad, sin caer en espacios del tipo celdas cerradas.

En la planta alta se encuentra la zona íntima, a la cual se suma una terraza con vistas hacia el Este y Oeste que permiten apreciar tanto la ciudad como la silueta del pedemonte.

Desde su formalidad, la vivienda está compuesta por volúmenes blancos fácilmente comprensibles desde afuera, que ofrecen un diseño minimalista, con los espacios justos para los gustos de la familia propietaria. Posee una gran funcionalidad con pocos ambientes y divisiones, que guardan en conjunto gran amplitud.

La casa cuenta con grandes superficies vidriadas de 2,60 metros de alt ura, que han sido tratadas y encaradas de manera de asegurar los diversos requerimientos de privacidad.

En el interior, los espacios se descomponen alterando la literalidad, con un simple juego de descomposición volumétrica por medio de planos y una escalera con doble altura. Los materiales aplicados a las terminaciones, en tanto, aportan calidez y habitabilidad.

En virtud de sus fáciles accesos al jardín y la naturaleza sofisticada de sus espacios internos uno puede recorrer la casa como si fuera un paseo desde adentro hacia afuera así como alternar por espacios interiores, intermedios y exteriores hasta llegar a la terraza. Recorrerla, así, no requiere de grandes traslados.

La sostenibilidad está en el corazón de esta vivienda a la que se le optimizó la ganancia solar pasiva en las aberturas y ventanas orientadas al Norte, Este y Oeste. Todas las aberturas tienen doble vidrio hermético. Así, los grandes espacios vidriados aportan el ingreso de sol a la mayor cantidad de ambientes, lo que proporciona la transferencia de calor natural en estaciones frías y reduce las demandas de calefacción. A su vez, el doble vidrio hermético y los paños de blackout disminuyen la demanda de refrigeración mecánica durante el verano.

En la planta alta se encuentra la zona íntima, a la cual se suma una terraza con vistas hacia el Este y Oeste que permiten apreciar tanto la ciudad como la silueta del pedemonte.

La pileta -a la que se puede acceder desde todos los espacios habitables de la planta baja- merece un párrafo destacado. Posee un gran tanque de agua y un solarium húmedo construidos a continuación de la casa, que la abraza en forma de “L”. Al encenderla en la noche, aporta un tono lumínico especial.

Por último, el frente e ingreso de la vivienda ocupa de manera completa uno de los laterales de la esquina, lo que aporta un gran acceso y una cochera cubierta para dos autos, más pérgola para un tercero.

FICHA TÉCNICA

PROYECTO: ARQ. FRANCISCO CAMPALANS. CONSTRUCCIÓN: ARQ. Christian Civit. UBICACIÓN: BARRIO DALVIAN. Sup. terreno: 800 m2. Sup. cubierta: 400 m2. AÑO DE CONSTRUCCIÓN: 2017.

Ingresá a la edición digital de febrero para leerla igual que en el papel, haciendo click aquí