Opinión Martes, 13 de marzo de 2018 | Edición impresa

Reconocimientos por el Día Internacional de la Mujer - Por Patricia Gutiérrez Prolongo

Por Patricia Gutiérrez Prolongo - Integrante de la organización de Masonería Femenina en Mendoza, denominada Aurora Andina número cinco

En esta nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer ocurrido el 8 de este mes queremos estar presente haciendo llegar nuestro reconocimiento a todas y cada una de las féminas que a lo largo de los tiempos participaron de la lucha  por de nuestros derechos.

Innumerables congéneres contribuyeron con sus voces, con sus saberes, sus vidas, sus impertinencias a construir la igualdad de subjetividad femenina. 

A través de su lucha lograron sobresalir, ser visibles al mundo y sembrar el camino que orgullosamente hoy transitamos. 

A ellas les debemos que en la actualidad podemos ser más libres, que tengamos una sociedad más igualitaria… por ello vaya esta nota  en honor a aquellas mujeres de comienzos del siglo XIX que con su valentía, inteligencia, independencia, personalidad y pensamiento adelantado para la época, desafiaron todos los convencionalismos de la sociedad patriarcal que las enmarcaba. 

Queremos como mujeres librepensadoras redoblar nuestro compromiso con  la lucha por los derechos de las féminas, porque todavía hoy esta es una historia inconclusa a pesar del tiempo transcurrido, de los derechos legislados, las libertades proclamadas y las igualdades declamadas. 

Bien sabemos que persisten deudas, que quedan  pendientes saldos insolutos para con nuestro género, porque no hemos podido pasar del derecho del reconocimiento al derecho de la oportunidad, todavía nos queda sortear prejuicios, cambiar costumbres y superar obstáculos, tres acciones  en las que podemos y debemos como mujeres redoblar nuestro compromiso como participes de todos los espacios en los que decidamos pertenecer. 

Nuestra vocación tiende a la satisfacción plena de los propósitos de liberación personal y   disfrute de  una vida que privilegia la paz espiritual, la realización y elevados ideales, principios, virtudes,  valores,  verdades, convicciones por los cuales luchar para que esa mejor sociedad, ese mejor mundo para vivir  sean una real  posibilidad.  

Es por esta razón que las Mujeres Masonas trabajamos para el desarrollo de la autonomía de la voluntad de cada mujer compartiendo nuestras experiencias, nuestros saberes, profesiones y oficios, nuestra diversidad y pluralidad  en la más amplia formación que la Institución nos provee tanto en la búsqueda de la verdad, a través del autoaprendizaje y la superación de prejuicios como en el desarrollo de actitudes plenas de valores: respeto, justicia, fraternidad, tolerancia, lealtad,  honestidad, solidaridad, compromiso, lo que nos permite madurar y velar por el derecho más exquisito del ser humano: la Libertad, conformándonos como  constructoras del libre pensamiento y de la libertad absoluta de conciencia. 

Por ello sumamos nuestra voz en este día de reconocimiento  y redoblamos nuestro compromiso en la lucha por los derechos y la dignidad del ser humano, especialmente por  los derechos y la dignidad de la mujer, por  su educación, su preparación y su mejor participación  en el proceso social y cultural.