Fincas Sábado, 4 de agosto de 2018 | Edición impresa

Raúl Giordano: “El mapa de la fruta industrializada para 2019 sigue siendo incierto”

El Presidente de Cafim habló sobre la realidad de la agromanufactura mendocina tras la devaluación,las exportaciones y las expectativas.

Por Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

-¿Cómo ha vivido la industria la devaluación de la moneda?

-Esta devaluación que necesitábamos, pero que no la esperábamos ni sabíamos de qué forma podía llegar a venir, no nos agarra bien parados porque la producción para exportación tiene que tener algunas características especiales.

Porque no todos los mercados quieren el mismo producto, ni el mismo envase. Es por eso que hoy salimos a vender lo que nos queda de la producción y de las características que tenemos; esto no siempre tiene su venta rápida y asegurada.

El caso de México y de los duraznos es un ejemplo, porque requiere una concentración de azúcar diferente, un envase con easy open (o abre fácil), que no todos lo hicieron o tuvieron el dinero y la audacia de hacerlo.

En definitiva no podemos exportarle a México; el martes se vencieron los cupos y algunas empresas han tenido que renunciar al cupo porque no podían cumplir con las expectativas. 

No sabíamos que podíamos estar competitivos y no se preparó la mercadería para ese mercado. Parecería que la devaluación mágicamente nos permitiría exportar, pero no es así; porque los mercados se pierden muy rápidamente y se recuperan muy lentamente.

No es la primera vez que después de una devaluación nos llama la gente del gobierno y no dice: ya está, ahora pueden exportar.

Pero no es así, la agroindustria no es un producto como el grano o la soja, que se guarda en un silo o una bolsa, y solo si mañana el precio internacional hace que el negocio cierre  rápidamente se puede volcar a la exportación.

En el caso nuestro se trata de productos manufacturados que requieren un trabajo en el negocio, esto significa negociar un precio, una forma de pago, un flete, una marca, una calidad y eso no se hace de un día para otro.

-¿Qué mapa imagina para 2019?

-El mapa para el sector para el próximo año es bastante incierto; el gobierno nos está indicando que viene un trimestre más complicado, y la verdad es que no sabemos que puede venir. Seguramente aumento de tarifas y quizá una baja de precios de nuestros productos. Es bastante complicado pensar en un futuro cierto, uno siempre tiene el anhelo de que lo que viene será mejor y hoy día nos cuesta decir que sea igual. Falta para la cosecha, falta para ver cómo se consolida esta nueva etapa del plan económico e ilumine el camino para saber a dónde vamos a ir a como vamos a ir.

- ¿Qué medidas económicas le darían un impulso mayor al sector?

-El sector tiene bastante complicaciones, viene de complicaciones en los últimos 10 años. Después de 2008 no se ha recuperado la economía de la manufactura; ha tenido altibajos. Pero si hacemos un análisis de cuadros económicos, vamos a notar años muy graves y pequeñas alzas; pero no se ha recuperado el nivel que se tenía hasta 2005. Esto hace que uno siempre pida medidas para salir de una coyuntura, de una situación puntual. Las medidas de fondo deben ser políticas de Estado que nos permitan poder pensar, diagramar, invertir, para mediano y largo plazo.

-En la búsqueda de nuevos mercados, ¿se avanzó en la conquista de negocios en el Mercosur y Unión Europea?

-Los mercados tradicionales para nuestra industria siempre han sido los del Mercosur y, en algunos productos, el resto de América Latina. Como te dije antes, los mercados se pierden rápido y cuesta mucho poder conquistarlos.

-¿Cuál es el comportamiento del mercado interno y qué esperan de él?

-El mercado interno tiene altibajos. Hoy el mercado interno tiene cierto grado de retroceso en poder de compra y aún no sabemos cuál puede ser su piso. Dependerá de la economía nacional.

-De acuerdo a su experiencia, ¿la industria puede mejorar su rentabilidad?

-Las diversas crisis que hemos afrontado tienen facetas comunes: inflación, recesión, rotura de cadena de pagos, etc., y otras facetas que se van descubriendo en el camino. Hay oportunidades nuevas, reacomodamiento de competidores, reingeniería de otras empresas. Es como en un juego, se baraja y da de nuevo.

Perfil 

Raúl Giordano es licenciado en química industrial y directivo del establecimiento agroindustrial Angiord.

Desde 2012 también preside la Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza (Cafim), institución que contribuye al desarrollo económico social y tecnológico de la industria provincial y nacional.

Integrante de varias misiones comerciales al exterior, su objetivo es la conquista de nuevos mercados para el sector.