Fincas Sábado, 9 de febrero de 2019 | Edición impresa

Porcinos: el 2018 cerró complicado pero esperan recuperación este año

Por cada kilo de capón que se produjo y comercializó, se perdieron en promedio entre $ 3,90 y $ 2,10.

Por Redacción LA

De acuerdo con el monitoreo de Fundación Mediterránea (Ieral), 2018 fue un año “adverso” para la producción de cerdos, en las granjas de baja productividad, por cada kilo de capón que se produjo y se comercializó, se perdieron en promedio $ 3,90 y $2,10;  aunque en las de alta productividad se sostuvieron los márgenes, se observa una caída con respecto a los años anteriores.

En las granjas de mayor productividad se ganaron entre $ 2,50 y $ 3,80 en promedio por kilo, pero si se compara con los márgenes de 2017, el ajuste fue de entre un 74% y un 65%,  respectivamente. 

Los meses más críticos para las granjas fueron los del invierno (julio, agosto y setiembre), con márgenes negativos incluso en las  más eficientes. El cuarto trimestre en cambio trajo buenas noticias, y crecieron los ingresos al 17,4% por encima de los costos, contra el 3,3% que sostuvieron los meses anteriores. 

 

Fundación Mediterránea realiza sus estimaciones en dos granjas de alta productividad y dos de baja productividad, en ambos casos, de 250 y 500 madres. 

Por otro lado, el estudio señala que hubo “dos partidas, no incorporadas en las estimaciones anteriores, que complicaron aún más los números de las granjas: los saldos técnicos de IVA (a favor del contribuyente) y el costo financiero asociados  al uso de capital de terceros”.

En primer lugar, los saldos de IVA se presentaron a favor del contribuyente en distintas tipologías de granjas, aunque con mayor intensidad en las de menor productividad. De acuerdo a sus estimaciones, una granja de 250 madres de baja productividad habría llegado a $2 por cada kilo vendido en setiembre de 2018, un monto equivalente al 5% de su costo de producción. Con la recuperación de los márgenes hacia fines de año, los saldos negativos por IVA disminuyeron.

 

No obstante, el estudio concluye en que existen elementos para ser optimistas con respecto a la situación de la actividad para 2019. "La macro debería mejorar respecto del 2018; los salarios mantenerse  o incluso mejorar su poder de compra, la inflación continuar su proceso de "normalización", las tasas de interés bajar algunos peldaños y el tipo de cambio, reducir su volatilidad".

Durante 2018 el 95% de la producción se destinó al mercado interno y para este “el consumo interno debiera fortalecerse respecto del año pasado, al igual que las exportaciones”, agregan.

 

Finalmente, el informe de Mediterránea apunta a que en el presente año, “puede jugar a favor de la actividad un cambio en el ciclo ganadero. En enero se tuvo un fuerte incremento de precios de hacienda, un factor que puede ser el disparador de un cambio del ciclo, del paso hacia una situación con menor liquidación de hembras y por ende, menor oferta de carne al mercado interno”.