Arquitectura Viernes, 30 de noviembre de 2018

Panorama de la industria de la construcción

¿Cómo fue el 2018 y qué podemos esperar para 2019?.

Cuatro importantes referentes a nivel local y nacional nos brindaron su visión acerca de la situación actual de la industria de la construcción, de cara al año próximo.

Ing. Marcelo Bargazzi, presidente Cámara Argentina de la Construcción Filial Mendoza

“El año que viene será de tránsito complicado para nuestra industria”

“Promediando el año 2018, nuestra industria mostró desarrollos por demás alentadores, toda vez que la mayoría de los indicadores transitaron el primer semestre en constante crecimiento. Ahora bien, después de la devaluación que sufrió nuestra moneda en los primeros días de junio del corriente comenzó una declinación de los indicadores antes mencionados, que obedecen al freno que se aplicó en la industria, sobre todo en lo que refiere a inversiones privadas. Además se ha dado un aumento en los precios de los materiales de construcción que acompañaron el aumento de la moneda americana y en algunos casos lo sobrepasaron.

En lo que respecta a obra pública, en el ámbito provincial se avanza a buen ritmo tal como se venía desarrollando. Uno de los inconvenientes que estamos teniendo es de índole financiera, ya que al aumentar las tasas de interés para descuentos de cheques o certificados de obra y tener un retraso en las actualizaciones de precios -que viene aproximadamente con un desfasaje de casi 60 días-, produce en nuestras empresas un situación difícil de sortear.

A esto hay que sumarle la negativa por parte de la oposición al gobierno provincial de no autorizar el “roll over” de la deuda, que sin lugar a dudas, de quedar tal cual ha salido, se verá muy afectada nuestra industria. Entendemos que es hora que nos sinceremos entre todos y digamos las cosas tal cual son; debemos dejar las egoísmos de lado y trabajar en conjunto para el bien de la sociedad y no para defender posiciones particulares.

El año que viene, en función de los acontecimientos por todos conocidos, será de tránsito complicado para nuestra industria, fundamentalmente por el recorte en las asignaciones presupuestarias para obra pública anunciada por el gobierno nacional. Comprendemos que todos los sectores deberán efectuar ajustes para lograr el equilibrio fiscal por todos reclamado, pero también debemos ser conscientes de que la obra pública es una inversión y no un gasto.

Esperamos que se puedan sortear las dificultades encontradas y que tengamos un 2019 con una industria en franco crecimiento, toda vez que la construcción es el mayor dinamizador de empleo y de respuesta inmediata”.

Gustavo Llambías, vicepresidente de la AEV (Asociación de Empresarios de la Vivienda)

“Prácticamente desaparecieron del mercado los compradores con crédito”

“Desde mi óptica, muy centrada en el desarrollo inmobiliario de viviendas y oficinas, percibo que luego de un cierre del año 2017 muy promisorio -debido al muy buen desarrollo de los créditos hipotecarios en UVAs y la percepción generalizada de un buen año 2018 - la realidad desmintió por completo las expectativas.

En efecto, a partir de los cambios en el Banco Central y la aceleración de la inflación, prácticamente desaparecieron del mercado los compradores con crédito y se postergaron las decisiones de inversión en proyectos de renta, ante la falta de previsibilidad del comportamiento de las variables económicas. Todo esto se ha reflejado en la fuerte caída de la actividad de la construcción a nivel nacional que acaba de informar el INDEC y también en la declinación de la actividad de escrituraciones, muy marcada en los últimos meses con respecto al mismo período del año pasado.

Indudablemente, siendo la construcción y el desarrollo inmobiliario un sector de la economía que amplifica los ciclos del PIB en Argentina y en todo el mundo, lo que ha sucedido ante los problemas financieros que han llevado a un ciclo recesivo en el cierre del año, es un impacto agravado de esa situación en nuestro mercado.

En línea con el razonamiento anterior, si Argentina logra revertir en el segundo semestre del año el ciclo recesivo e inicia un proceso de moderado crecimiento -como pronostica el Gobierno y varios analistas macroeconómicos- es esperable que nuestro sector también amplifique esa recuperación, pero sin pasar de ratios modestos de actividad. En particular, creemos que la clase media no llegará a recuperar poder adquisitivo como para volver a ser protagonista de compras con crédito y que veremos resurgir, como ya está insinuándose tímidamente, esquemas de inversión a través de fideicomisos al costo, con proyectos para el sector más rico de la población que puede pagar una propiedad en el tiempo que se demora en construirla.

Adicionalmente, alguna de las iniciativas recientes del Gobierno nacional a través de la Secretaría de Vivienda para promover exenciones impositivas en viviendas de menor valor, podrán tener algún impacto regional. Pero como siempre, y muy especialmente en la situación presupuestaria actual, los recursos del Estado son escasos con respecto a las demandas de la sociedad en materia de acceso a la vivienda. Éstas no podrán atenderse a menos que se recupere el poder adquisitivo de la población y reaparezca el crédito hipotecario. Asimismo, lamentablemente, el proceso que se había iniciado en el 2017  y que se interrumpió en el 2018, es muy difícil que pueda recuperarse el año que viene”.

Ari Milstejn, titular de G70 Desarrollos 

“Tuvimos un año con muchos vaivenes en nuestra industria”

“A mi entender, a nivel nacional los mercados del país -independientemente de las provincias con particularidades de cada una- han reaccionado de manera similar. Tuvimos un año con muchos vaivenes en nuestra industria, que fueron desde la aparición repentina del crédito hipotecario financiado en UVAs -con una corta vida en el mercado- hasta una gran devaluación que llevó a la baja de los costos en dólares.

Ese escenario es tan cambiante que fue difícil la adaptación, ya que no dieron los tiempos. En este sentido, el mercado del usado bajó el stock producto de los préstamos, aunque no hubo una gran renovación o sustitución de los mismos.

Para el próximo año creo que va a haber una gran oportunidad, debido a la baja de los costos y la gran posibilidad para los inversores de entrar en un metro cuadrado con expectativa de apreciación segura”.

Leonardo Rodríguez Nader, co-founder & CEO de CMNV - Comunidad de Inversión

“El 2018 fue uno de los peores años para el mercado del Real Estate”

“Hemos pasado algunas primaveras, pero lo cierto es que el mercado del Real Estate en Argentina está en crisis hace 20 años y creo que el 2018 fue uno de los peores y más inesperados en estos 20 para el mercado. Hubo un paréntesis entre mayo y setiembre del que nadie en el mercado escapó, donde concretamente se paralizó la actividad comercial. Nosotros, al tener una política sostenida de precios en pesos actualizados, pudimos sacar ventaja rápido cuando algunos inversores entendieron que ya habían logrado un beneficio con la diferencia del tipo de cambio.

La volatilidad del tipo de cambio, y en consecuencia el aumento de las tasas de inflación y las de referencia, es una tormenta perfecta para nuestro negocio. En el mundo de hoy es altamente ineficiente financiar cualquier proyecto sin crédito hipotecario. 

Es fundamental una macro sostenida por muchos años con una inflación razonable para nuestra cultura y por supuesto, con tasas de referencia lógicas mucho más favorables a la inversión en activos físicos y productivos.

En cuanto a las perspectivas para el año próximo, vemos muchísimas oportunidades y un potencial enorme para el desarrollo de la vivienda en Argentina y seguimos creyendo que aún en este contexto que la inversión en ladrillos es el mejor refugio de valor en un mercado como el nuestro”.

El empleo formal en la industria de la construcción tuvo una baja de 1,4% mensual

La cantidad de puestos registrados del sector disminuyó un 1,8% en setiembre, la primera tasa de variación interanual negativa luego de 20 meses de expansión, alcanzando un total de 415.170 puestos de trabajo. A contramano de la recuperación observada en agosto, el nivel de ocupación sectorial se retrajo un 1,4% mensual.

Los datos corresponden al último Informe de Coyuntura del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), con datos correspondientes a los meses de septiembre y octubre de 2018.

En tanto, el salario promedio percibido en el mes de setiembre por los trabajadores registrados en la industria de la construcción fue de $20.178, marcando así una disminución del 1,8% mensual y un alza del 20,6% interanual.