Escribe el Lector Martes, 22 de enero de 2019 | Edición impresa

Otro robo, y van...

Por Héctor Eduardo Baudizzone 

Se acaba de aprobar el texto modificando bases del Impuesto sobre Bienes Personales. De él se desprende que un propietario de una casa habitada por él mismo y que vale hasta $18.000.000 no tributará Bienes Personales por ella. Mientras que un propietario de una casa que habita y vale unos $ 3.000.000 que es además propietario de otro inmueble que alquila y vale $ 2.000.000 sí ha de tributar. Estamos ante un trato a todas luces injusto y dispar. Paga quien tiene menos y no paga quien más tiene.

Tratemos de saber el por qué. Fácil. La clase política en general vive en casas de alto valor, honrosas excepciones habrá. Trabajadores honestos, con algún éxito y mucho esfuerzo tienen una casa digna pero para cubrir carencias que las jubilaciones significan, agregaron a su patrimonio una segunda propiedad que alquilan. La ley aprobada, a los primeros los deja fuera de la tributación mientras que a los segundos, seguramente ciudadanos de categoría inferior a criterio del legislador, los incluye.

Como final debo decir que no hay impuesto más injustificable que este sobre los Bienes Personales, castigando una conducta austera y previsora. Peticionar su eliminación es en vano, peticionar por la inclusión igual de los iguales se hace imperioso.

Héctor Eduardo Baudizzone 
DNI 8.368.668