Sociedad Miércoles, 13 de junio de 2018

¿Qué es la objeción de conciencia del médico y cómo puede afectar si la Ley se aprueba?

La jefa del área de Obstetricia del Lagomaggiore resaltó que como está planteada la ley no da seguridades en la atención de la mujer

Por Redacción LA

La jefa del área de Obstetricia del hospital Luis Lagomaggiore, Leticia Ojeda, se manifestó contraria a la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Lo sustentó fundamentalmente en la falta de seguridades en cuanto a la protección de la salud de las mujeres al realizar la práctica.  Pero además destacó que los médicos están preparados para salvar vidas y que tienen derecho a objetar la realización de esta práctica.

“Es importante que la población sepa que el aborto aún en las mejores manos conllevan un riesgo para la salud y muerte de las mujeres”, subrayó.

Las declaraciones las realizó a Radio Nihuil en el marco del debate que ya comenzó en el Congreso.

Dijo que el riesgo podrá ser mayor o menor pero no existe cero riesgo  en ninguna situación de aborto.

La ley como está aplicada en realidad no garantiza seguridad a las mujeres, porque lo que pretende hacer de acuerdo a lo que dijo la ministra el otro día es hacer los abortos en las maternidades”, consideró. En ese contexto agregó que “en todo el mundo donde está autorizado el aborto se hace en instituciones especiales que le aseguran a la mujer la contención, acompañamiento, privacidad, confidencialidad en lugar de aumentar su trauma poniéndolas al lado de mujeres que acaban de tener niños o de mujeres que han perdido embarazos programados”.

Por otra parte agregó: “creo que es un dato importante para la población que la mortalidad materna bajó en los últimos años en Mendoza de 2,3 por mil a 1,9. Eso lo bajamos sin ley de aborto, bajando las verdaderas causas que son los trastornos hipertensivos y las hemorragias”.

Objeción de los profesionales

“Quienes están de acuerdo que practiquen los abortos, los que no tenemos derecho a objetar”, subrayó.

“En cuanto a los profesionales médicos, los que trabajamos en servicios de maternidad y ayudamos a niños a nacer o morir u tenemos una especialidad donde protegemos dos vidas, muchas veces más de dos, no podemos ser presionados para hacer algo con lo que éticamente no estamos de acuerdo. Creo que vivimos en una comunidad plural donde cada uno tiene derecho a tomar sus decisiones y no debemos ser cuestionados por ellas. Entonces, quienes están de acuerdo con la ley que practiquen los abortos, los que no estamos de acuerdo con la ley tenemos derecho a objetar. El Estado tendrá que ver cómo instrumenta la ley y garantizar la realización de la práctica si la ley sale”, agregó.

Sin datos

La profesional manifestó que no hay datos consistentes sobre abortos clandestinos, porque en general las mujeres no lo declaran y se registra un dato unificado de abortos en general.

“Es muy difícil que una mujer declare que se ha hecho un aborto. Nosotros recibimos mujeres que vienen con cuadros de hemorragia, con abortos incompletos y nosotros las atendemos. Las estadísticas que tenemos tienen que ver con el número de pacientes que atendemos habiendo abortado. Independientemente que estos sean clandestinos, provocados o espontáneos”, explicó.

Detalló que el número total de legrados que hicieron en el nosocomio el año pasado fue 727. Esto es el 15% del total de nacimientos que fueron 4965. Dijo además que no hubo fallecidas por esta causa durante ese periodo.

“Existen algunos signos, hacen suponer que puede haber maniobras en un aborto pero no sucede en todos los pacientes. Nosotros tenemos la obligación de preguntar por medidas terapéuticas que tenemos que tomar con la mamá. Pero si la paciente se niega, nosotros no sabemos cuántos clandestinos hay, sí sabemos cuál es el total”, dijo.

En este sentido dijo que los datos que circulan sobre abortos a nivel nacional tienen las mismas características.

Consideró además: “Es muy difícil que una mamá aún con riesgo de vida diga quién la ayudó en esto. Por lo tanto, hay un pacto de silencio donde las mujeres de alguna manera protegen a quienes las ponen en riesgo y lo siguen haciendo”.