Sociedad Martes, 12 de febrero de 2019 | Edición impresa

Natalia será la primera maquinista mujer de Vialidad Provincial

Fue habilitada para practicar en grandes máquinas viales hasta que empiece la capacitación formal en marzo.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

A bordo de una motoniveladora de 15 metros y 14.500 kilos, Natalia Fiochetta (44) se siente como pez en el agua. Con su cabello atado, su gorra roja y una faja lumbar, escala hasta llegar a la cabina, se acomoda en el asiento y maniobra con naturalidad. Adelanta, retrocede, sube y baja cada una de las palancas que tiene al alcance de su mano. 

Natalia será la primera maquinista mujer de Vialidad Provincial
 

Parece toda una experta, a pesar de que solamente lleva una semana en la tarea, junto a un instructor quien la sigue a cada paso. Ella es la primera mujer de la Dirección de Vialidad Provincial a quien le permitieron subirse a este “monstruo”, ya que hasta el año pasado era una tarea exclusivamente para hombres y quien se convertirá, una vez que apruebe el curso habilitante, en la primera maquinista del organismo.  

Orlando Pelichotti / Los Andes

La capacitación, que comienza en marzo, es abierta a todas las mujeres de Vialidad Provincial que deseen cambiar de funciones.

“Trabajo en Vialidad desde hace 16 años, pasé por muchos sectores y siempre me gustó todo esto de los equipos grandes, pero por muchos años fueron reticentes a que lo intentara por este paradigma machista que hay en la sociedad”, comenzó a relatar la mujer.

Es que solamente los hombres accedían a estos puestos, que además suponen una mejor retribución económica, ya que incluye ítems como “viáticos” que marcan una diferencia a final de mes. “El sueldo se supera ampliamente, es prácticamente el doble, ya que no es lo mismo trabajar en la oficina que irte de campamento por varios días, pero ahora puedo hacerlo porque ya tengo hijos grandes”, aseguró la mujer quien es madre de cuatro: Rocío (22), Alejo (20), Ana (17) y Bruno (10) y orgullosa abuela de Francesca (1). 
Orlando Pelichotti / Los Andes

Hija de un maquinista, Natalia no se quedó con la negativa histórica de manejar una máquina de grandes dimensiones. “Me puse reflexionar sobre mi vida y me di cuenta de que no estaba avanzando, por lo que me dispuse a buscar un cambio radical”, recordó.

Así, con la energía que la caracteriza, tomó valor para ir contra lo establecido y presentó una nota formal pidiendo acceder al puesto de maquinista. “Parece que los convencí y se jugaron por mí”, remarcó agradecida sobre todo a Claudio Matilla, jefe de la seccional de Maipú, donde actualmente se desempeña, y Rubén Infante, representante de la Zona Norte. “Vialidad siempre ha sido una escuela para mí y teniendo las herramientas a mano, me parecía bueno aprovecharlas”, manifestó.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Paralelamente a su deseo, desde Vialidad Provincial comenzó a gestarse un cambio hacia la inclusión de la mujer, por lo que organizaron un curso de maquinista para todas las trabajadoras interesadas. “Me permitieron empezar a hacerlo antes para que vaya canchera al curso formal que empieza en marzo”, relató a la vez que contó que hay otras cinco compañeras que como ella se animaron al cambio.  

 

Cada mañana Natalia se traslada desde su hogar en Godoy Cruz hasta la seccional en Maipú donde comienza su jornada laboral. “Yo estoy arriba de la cabina con un maquinista, él me explica cuál es el trabajo, luego se pone en una orilla y me deja a mí”, detalló. Lejos de lo que cualquiera podría imaginar, no se trata de máquinas pesadas de maniobrar. “Son todas hidráulicas, así que no hay que aplicar mucha fuerza”, aseveró.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Desde abajo Rodrigo Gutiérrez, supervisa cada uno de sus movimientos y le da algunas instrucciones para que lo que hace se luzca antes las cámaras de este diario. “Se defiende muy bien arriba de la máquina, es muy corajuda”, la describió el compañero quien recordó que la última tarea que hicieron fue preparar el asfalto para hacer conservación de calles. “Calculo que en dos meses ya va a ser una experta, porque en una semana ya ha aprendido mucho”, remarcó el maquinista.

 

Entre las distintas posibilidades de grandes maquinarias Natalia optó por la motoniveladora. “Me gusta el trabajo que hace porque abre camino y eso es justamente lo que hice yo”.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Inclusión en tareas operativas

Oscar Sandes, administrador de la Dirección Provincial de Vialidad, relató que desde hace un tiempo vienen trabajando en la inclusión de mujeres en las distintas tareas. “La que me motivó a empezar a pensar a incorporar mujeres en la parte operativa fue Mónica Calderón, quien hace poco fue nombrada capataz”. Contó que han incorporado al organismo más de 100 equipos viales nuevos, de los cuales uno 70 son de grandes dimensiones como palas mecánicas, motoniveladoras, rodillos neumáticos, entre otros, que necesitaban personal para manejarlo. “Se nos han ido jubilando los expertos y teníamos que hacer un curso para nuevos maquinistas y pensamos por qué no abrirlo para mujeres que tuvieran ganas”.