Mundo Sociedad Miércoles, 7 de noviembre de 2018

Murió el rugbier que había quedado tetrapléjico por comer una babosa

Se trata del australiano Sam Ballard, que en 2010 cumplió con un reto pedido por sus amigos, por el que contrajo un parásito.

Por Redacción LA

Tras ocho años de lucha, murió el joven rugbier australiano que había quedado tetrapléjico tras comerse una babosa en un reto realizado con sus amigos.

“¿A que no te la comés?", le dijeron a Sam Ballard, por aquel entonces de 19 años. Él aceptó y esa tontería le arruinó la vida para siempre. Al sentirse mal fue llevado de urgencia al hospital Royal North Shore, donde le diagnosticaron que se había infectado con un parásito conocido como Angiostrongylus cantonensis.

 

A Sam le causó una meningoencefalitis eosinofílica y quedó en coma durante más de un año. Despertó luego de 420 días pero su vida era otra: había quedado tetrapléjico y necesitaba de una persona que lo cuide todo el tiempo todos los días.

Web

Si bien su mamá, Katie Ballard, siempre mantuvo su esperanza, Sam no logró volver a caminar. Se movilizaba en silla de ruedas, a la par de sufrir convulsiones. Su alimentación se realizaba a través de un tubo.

 

Ballard, de 29 años, murió la semana pasada, según informó el portal News.com.au. Las últimas palabras a su mamá fueron: "Te amo”.

El ministerio de Salud local dijo que la mayoría de las personas que contraen el parásito no experimentan síntomas y que cuando lo hacen estos sueles ser temporales y leves.

 

De cualquier manera, expertos recomiendan no comer caracoles o babosas crudos, además de lavar exhaustivamente frutas y vegetales e inspeccionarlas en busca de las criaturas babosas.