Sociedad Martes, 17 de abril de 2018

Muriel Santa Ana detalló en el Congreso cómo fue el aborto que se practicó

La actriz fue una de las oradoras de la tercera audiencia por la despenalización. "Yo no deseaba ser madre forzadamente", manifestó.

Por Redacción LA

La actriz Muriel Santa Ana sorprendió semanas atrás al confesar que se practicó un aborto y que acompañó a varias amigas y a colegas actrices para que hicieran lo mismo. Hoy, en el marco de las audiencias en el Congreso de la Nación por la despenalización del aborto, la artista fue una de las principales oradoras y relató su cruda experiencia personal.

La actriz contó que quedó embarazada a los 23 años y que usaba un diafragma como método anticonceptivo. Señaló que “si aún hoy es conflictivo que un hombre use el preservativo, aduciendo pérdida de placer, imaginen que hace 20 años, el abuso era mucho peor. Nosotras nos poníamos el diafragma y ellos se tranquilizaban".

Según la artista, le practicaron un aborto en abril de 1992. “Fui al consultorio privado de un médico conocido por ser el jefe de obstetricia de un reconocido hospital público. Él me dio las recomendaciones y yo le di la plata", relató Muriel.

"El 4 de abril fui con mi mamá y mi hermana a su departamento de Santa Fe y Azcuénaga, donde realizaba las intervenciones. Era interno, totalmente oscuro, nos sentamos a esperar en el living mi mamá, mi hermana y yo. Al rato salió una chica de unos 15 años con su mamá. Luego, una mujer con un ambo verde apareció y dijo mi nombre. Me despedí de mi mamá y mi hermana", agregó.

Contó que le prepararon una habitación que contenía otra puerta que comunicaba con el quirófano, que, según su relato, era la cocina del lugar. “Lo único que había en el espacio era una camilla ginecológica. 'Esto va a ser muy rápido, quedate tranquila', me dijo el médico”, recordó Muriel.

“Aparecí al rato en otro lugar con mi mamá y mi hermana tomándome las manos. El médico se acercó, me dio un beso y me dijo 'ya pasó'", recordó.

“Yo tenía un mamá, una papá, una hermana, un trabajo, mis estudios, y conseguí la plata. No tuve que recurrir a una sonda, una aguja de tejer, ni a un sucucho sórdido sin asepsia", indicó Santa Ana, en referencia a los métodos utilizados para un aborto clandestino.

En un discurso conmovedor, la actriz reflexionó: "Yo no deseaba ser madre forzadamente. No deseaba inscribir mi cuerpo en el orden simbólico de la maternidad por imposición”.

Muriel fue dura contra aquellos que están en contra de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. “Acá, por lo que he visto, no se trata de debatir sobre los límites de la vida y de la muerte, porque entonces tengo una pregunta para hacerles, sobre todo a aquellos que no han tomado posición: ¿qué significa para ustedes una mujer muerta?”, manifestó.

“Acá se trata de aborto clandestino o aborto legal. El aborto existe, existió y existirá, legislen ustedes lo que legislen. Y sepan que si este proyecto fuera rechazado, llevarán de por vida sobre sus espaldas las muertas que produzca la industria del aborto clandestino", concluyó Santa Ana.