Salud Miércoles, 6 de marzo de 2019

Mitos y verdades sobre botox y rellenos

El botox y el ácido hialurónico son las sustancias más populares y las prácticas más elegidas por los expertos.

Por Dr. Facundo Melgarejo Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora MP M05196. MN 132835

“Es muy común confundir botox con sustancias de rellenos. Por ejemplo, cuando se ve una boca prominente o pómulos elevados, se cree que es a causa de la aplicación de botox. Pero necesario aclarar que botox no se aplica en los labios, ni confiere volumen en las zonas tratadas”, explica el Dr. Facundo Melgarejo.

El botox y el ácido hialurónico son las sustancias más populares y las prácticas más elegidas por los expertos, a la hora de encarar un tratamiento no invasivo. Ambos poseen el efecto de rejuvenecer y refrescar la apariencia del rostro, pero existen diferencias entre cada sustancia.

Todo sobre el botox

El botox o Toxina Botulínica Tipo A se usa en todo el mundo. Es una proteína que relaja temporalmente el músculo en el que se aplica, atenuando las arrugas de expresión, aquellas que se forman con el rostro en movimiento. En cada expresión, al reír o al llorar, los músculos de la cara se contraen y, con el paso del tiempo, la actividad de dichos músculos produce arrugas como las líneas de la frente, del entrecejo o las patas de gallo.

La aplicación de botox es un proceso mínimamente invasivo, rápido e indoloro que no requiere test de alergia, lleva pocos minutos y los pacientes pueden continuar con su ritmo de vida habitual. Se aplica a través de micro-inyecciones directamente en el músculo responsable de la formación de la arruga y, al relajarlo temporalmente, previene la formación de nuevas líneas de expresión, ya que su efecto impide la profundización de las arrugas existentes y la formación de nuevas actuando de manera preventiva, por lo tanto se recomienda la aplicación de botox a partir de los 30 años en mujeres y hombres.

Los efectos iniciales son visibles entre las 48 a 72 horas después del tratamiento, y los máximos resultados a los 15 días.

El botox se aplica en las arrugas dinámicas visibles con el rostro en movimiento, y es recomendable aplicarlo en el área superior del rostro: la frente, el entrecejo y las patas de gallo, pero también es posible aplicarlo para las arrugas de la nariz (aquellas que se forman a los costados de la nariz cuando uno ríe), algunas zonas del cuello, las comisuras de los labios y para delinear el contorno de la cara y reposicionar las cejas.

La disminución del efecto es gradual y la duración de sus resultados es de 4 a 6 meses, dependiendo del metabolismo de cada paciente, la técnica de aplicación y dosis utilizada. Una vez que finaliza el efecto, el paciente vuelve al estado anterior a la aplicación.

Rellenos de ácido hialurónico: si

El ácido hialurónico, es uno de los productos más elegidos por su excelente perfil de eficacia y seguridad frente a otros rellenos permanentes.

El ácido hialurónico es una sustancia producida naturalmente por el organismo, presente en la piel del ser humano. Su función es la de retener agua, otorgando hidratación y volumen. Con el envejecimiento, esta sustancia se degrada y el organismo disminuye su capacidad de reponerla. El resultado es la pérdida de volumen, contorno y la aparición de arrugas estáticas que otorgan al rostro una apariencia envejecida y cansada.

El relleno de ácido hialurónico es un gel que se aplica mediante micro-inyecciones directamente en la piel y, además de reponer el ácido hialurónico perdido, permite remodelar formas y contornos del rostro y labios, y otorgar volumen en las áreas modificadas por el proceso de envejecimiento; también permite rellenar surcos y arrugas estáticas, es decir, las arrugas más profundas y visibles con el rostro en reposo.

“Se recomiendan los rellenos con ácido hialurónico para el tratamiento de arrugas profundas, recuperar el volumen y contorno del rostro, es a partir de una evalución personal de cada paciente, donde se determina la indicación más adecuada para cada paciente”, afirma el Dr. Melgarejo.

También es posible aplicar rellenos de ácido hialurónico, para devolver volumen a las zonas en las que se perdió volumen, debido al proceso de envejecimiento, como mejillas, mentón y mandíbula, y para reducir las ojeras y aumentar el volumen de los labios.

La disminución del efecto de los rellenos de ácido hialurónico es gradual y la duración de sus resultados es en promedio de 9 meses a 1 año.

“Siempre es importante tener en cuenta a la hora de evaluar llevar a cabo un tratamiento estético, que es fundamental elegir cirujanos plásticos, especialistas entrenados en la técnica de aplicación del producto elegido, y el mismo debe llevarse a cabo exclusivamente en centros de salud o consultorios habilitados; del mismo modo, es posible exigir al profesional sus credenciales y la calidad del producto antes de ser aplicado”, finaliza.