Sociedad Lunes, 11 de febrero de 2019

Miles de mendocinos peregrinaron hacia El Challao en el día de la Virgen de Lourdes

La procesión por el aniversario de la patrona de los enfermos comenzó en el Parque . A las 23 el arzobispo iniciaba la misa central.

Por Redacción LA

Como todos los 11 de febrero, miles de mendocinos peregrinaron desde los portones del Parque General San Martín junto a la imagen de Virgen Nuestra Señora de Lourdes, hacia su santuario ubicado en El Challao, en el aniversario 161 de la patrona de los enfermos. 

José Gutiérrez/Los Andes

La virgen ha sido venerada durante toda la jornada con misas que comenzaron a las 6 y que se repitieron cada una hora, mientras que la santa misa por la salud de los enfermos fue a las 17.

José Gutiérrez/Los Andes

Muchos fieles, esta vez bastante abrigados por el descenso de temperatura e incluso por momentos soportando alguna llovizna,  acompañaron y celebraron durante todo el día, que tiene como epicentro la tradicional procesión que comenzó a las 21.  Para culminar, a las 23, se comenzaba la misa precedida por monseñor Marcelo Colombo y luego un cierre musical folclórico a cargo de Los Chimeno.

José Gutiérrez/Los Andes

"Esta es una fiesta relacionada con la salud y con el agua como signo más importante, y los pedidos de la gente son de este estilo. Estas son posibilidades de encuentro con sencillez y fe profunda de nuestros fieles, comentó a Canal 7 el arzobispo de Mendoza Marcelo Colombo, iniciando la peregrinación. 

José Gutiérrez/Los Andes

"Hoy la virgen pide que hagan lo que Jesús les diga, y les rezamos a ella  para que nos lleve a Jesús. Es la primera vez que acompaño a la comunidad mendocina en esta celebración tan sentida, que convoca a peregrinos de toda la provincia”, agregó Colombo. 

El comienzo de la historia

El 11 de febrero de 1858, en la villa francesa de Lourdes, a orillas del río Gave, Santa María se manifestó de manera directa y cercana, apareciéndose ante una niña de 14 años, llamada Bernadette (Bernardita) Soubirous.

La historia de la aparición empieza cuando Bernardita, junto a dos amigas, en búsqueda de leña en la Roca de Masabielle, atravesaba un pequeño río. Pero como Bernardita sufría de asma, no podía meter los pies en agua fría, por eso, ella se quedaba a esperarlas. Fue en ese momento que Bernardita experimenta el encuentro con la Virgen, experiencia que sellaría toda su vida. “Sentí como un fuerte viento que me obligó a levantar la cabeza, en ese momento apareció en la gruta una bellísima señora, tan hermosa que cuando se le ha visto una vez, uno querría morirse con tal de lograr volverla a ver”, reza la historia cristiana.

José Gutiérrez/Los Andes