Más Deportes Opinión Domingo, 13 de mayo de 2018 | Edición impresa

Mendoza, tierra de crecimiento - Por Maxi Salgado

La política es apoyar al deporte federado como espejo y al deporte de base para que se expanda. Por ahora, los resultados son auspiciosos.

Por Maxi Salgado, Editor de Más Deportes - msalgado@losandes.com.ar

En el deporte todos somos fanáticos de ver la punta del iceberg. Tenemos escuelas que sólo buscan producir deportistas ganadores. Lo que se persigue es pragmático. No es pedagógico y ese pragmatismo tiene oxígeno sólo si hay un título de por medio. Son las bases de industrialización que van acabando con el deporte.

Pocas veces, casi nunca diría para ser más preciso, se mira para abajo, para donde está la base que sustenta toda la parafernalia y que es la que le dará durabilidad o terminará por derrumbarla.

Mendoza está en un proceso de crecimiento deportivo sostenido, el que para muchos es lento pero para quienes miramos más allá de un torneo, es correcto y alentador porque eso es una muestra inequívoca de que las bases están firmes.

Ver hoy a Las Heras Básquet en lo más alto de la Liga Nacional Femenina, al Centro Deportivo Rivadavia en los cuartos de final de la Liga Argentina de básquetbol masculino, son claras muestras de lo que afirmamos. Obviamente que también hay que destacar a Godoy Cruz peleando mano a mano el título de la Superliga de Fútbol con Boca, a Independiente Rivadavia manteniéndose en la Primera B Nacional y a Gimnasia siendo protagonista recurrente del Federal A, pero del fútbol hablaremos en otra oportunidad.

El básquet mendocino sufrió durante años una sangría de deportistas que no encontraban su lugar en la provincia y debían emigrar. Esa tendencia empezó a cambiar con esta nueva gestión que está llevando adelante Ricardo Oyarce y su equipo de trabajo.

Con la misión de crear arraigo es que nacieron las posibilidades de hacer jugar a las chicas en la Liga Nacional y a los varones en un torneo que es el segundo en importancia del país. En el que caso de Las Heras, se armó un equipo con todas jugadoras mendocinas y, más allá de que algunos clubes todavía no entienden la movida y no quieren prestar a sus figuras o se quejan porque este fin de semana se suspendió (lógicamente) la fecha, el básquet femenino ha iniciado un camino de reconstrucción que se irá viendo con el correr del tiempo. Las chicas ahora tienen un espejo dónde mirarse.

Porque cuando hay referentes, las actividades crecen y se desarrollan. Allí se apuntó con la apuesta, la que sería exitosa más allá de si las chicas hubieran quedado eliminadas más rápidamente en la competencia. “Me preocupa más el después que el hoy”, comentaba Federico Chiapetta hace unos días, dejando en claro el objetivo. 

Es que en este caso el éxito no se mide tampoco en la cantidad de gente que vaya a la cancha hoy, sino en el derrame que dejará todo esto en el futuro. Eso mismo analiza el gobierno cuando apuesta a un deporte espectáculo como lo son las llegadas de la Selección argentina y/o el River-Boca.

No dejan nada en lo deportivo pero sí una ganancia residual y con eso el objetivo está cumplido. Por eso, lo más importante de estos éxitos, es bueno repetirlo, no siempre están en el campo de juego sino afuera de él y es haciendo que el crecimiento llegue desde todos los sectores. De hecho, en un contexto de crisis como la que vive el país y en donde la tijera es la principal arma que tienen los funcionarios, este año el presupuesto asignado a la Subsecretaría de Deportes ascendió a $ 171 millones, lo que representa un incremento de 26% con respecto a 2017. Esto permite que se pueda ejecutar un 46% más que el año pasado.

Ésta es un área de la que sólo se habla cuando los clubes salen a pedir que se los apoye y sienten que no son escuchados, pero nada se dice cuando se trabaja en comunión para el engrandecimiento de las actividades y después se cree, erróneamente, que los triunfos son fortuitos, cuando en realidad son una consecuencia de un arduo trabajo.

“La Subsecretaría de Deportes está haciendo un gran trabajo en la parte social, que no es más ni menos que el semillero de todas las federaciones y lo más importante es que está cumpliendo con lo que promete”, comentan varios presidentes de federaciones.

Leyendo los números del Presupuesto, uno debe destacar que hay una clara tendencia a apostar al futuro y allí está lo mejor. De hecho, el deporte federado (27%) ése en el que todos nos vemos reflejados y que tiene trascendencia en los medios, es el que menos plata recibirá y el mayor porcentaje está destinado a la infraestructura deportiva (39%), que es lo que realmente trasciende y da posibilidades a todos de sumarse a hacer un deporte. 

En los próximos días, por ejemplo, se hará la inauguración de una cancha de hockey de césped sintético en el Barrio Tamarindos de Las Heras, una barriada que, de otra manera, tiene que viajar y mucho para poder hacer esa actividad, que contiene a muchas niñas. 

En ese sentido, muchos despotrican contra el nuevo estadio techado, el que será inaugurado en un par de meses que, si bien fue muy caro y tendrá un alto costo para mantenerlo, terminará siendo beneficioso para muchas actividades. 

Campeón se nace y Mendoza va por el camino correcto de dar a los deportistas un lugar para desarrollar sus habilidades. 

Es decir, una escuela que educa que, al fin y al cabo, es la que vale y no la que sólo busca ganar, que al final lo único que hace es restar.