Turismo Domingo, 8 de julio de 2018

Mendocinos por el mundo: Egipto, volando en globo sobre tierra de faraones

Desde el aire, por 30 dólares, se tiene una vista asombrosa del Valle de los Reyes, el Nilo y la ciudad de Luxor. Imperdible.

Por Federico Chaine - Especial para Los Andes

La riqueza cultural y arqueológica de este país amerita su exploración. 

Junto a mi compañera de viaje, Valeria, salimos desde Barcelona y volamos hasta El Cairo. Ya en tierra de los Faraones, un taxista ofreció llevarnos al centro gratis a cambio de que le prestáramos nuestros pasaportes para poder comprar whisky y cigarrillos en un duty free, para revenderlos en algún mercado negro.

Accedimos a ver qué pasaba. Una hora y media después, él logró su adquisición y nosotros llegamos al hostel sin sacar una sola libra egipcia del bolsillo. 

Una vez instalados, caminamos hasta el puente 6 de Octubre para observar el río Nilo que surca la ciudad. De regreso nos perdimos en unas callejuelas donde había hombres mirando fútbol en televisores colocados en las veredas y fumando sheesha (pipa de agua). 

El Museo Egipcio fue nuestro primer destino a la mañana siguiente. Allí reposa la máscara funeraria de Tutankhamon y gran parte de los objetos extraídos de su tumba.

No está permitido hacer fotos en su interior. Logré pasar mi celular a escondidas y pudimos hacer algunas tomas furtivas incluyendo algunas un poco movidas con la famosa máscara de oro puro y lapislázuli de once kilos. Un símbolo de la era faraónica. El recorrido es fascinante. Desde papiros a esculturas y desde sarcófagos a momias, todos los tesoros del país se hallan allí.
  
Maravillas antiguas

La esfinge y las tres pirámides son las únicas de las Siete Maravillas de la Antigüedad que todavía permanecen en pie. Ingresamos a Keops, la más grande. Serpenteamos por túneles y pasadizos tan estrechos que había que agacharse para poder continuar. Se accede a la cámara mortuoria del faraón, el punto más energético de la pirámide.

A la salida negociamos para andar en camello. Acordamos un precio pero al finalizar los guías querían más de lo acordado. Bordeamos Kefrén, hijo de Keops, y llegamos hasta Micerinos, nieto de Keops. Esta es la más pequeña de las tres pirámides.
Al día siguiente partimos en tren hacia Alejandría. Es un viaje de dos horas hacia el norte, en la desembocadura del Nilo sobre el mar Mediterráneo.

En esta ciudad fundada por Alejandro Magno se erigía la Biblioteca Alejandrina. Fue saqueada y destruida por incendios en batallas contra los romanos.

Hoy se yergue en el mismo lugar una nueva construcción que alberga dos millones de libros. La biblioteca da al mar, así que a la salida nos dimos un chapuzón refrescante en el Mediterráneo mirando el Fuerte del Sultán Qaitbay al final de la bahía. En ese lugar estaba el Faro que también fue una de las maravillas antiguas, pero un terremoto lo derribó. 

Pasamos la noche en otro tren vía Luxor donde arribamos en la mañana. Fuimos al Hotel Susanna frente al río Nilo y con unas vistas extraordinarias del Templo de Luxor y el Valle de los Reyes, lugar de descanso de los faraones. Dejamos las mochilas, nos bañamos y salimos en busca del Templo de Karnak. Era el mayor templo religioso de los egipcios en su culto a Amón.

Al día siguiente alquilamos dos bicicletas para recorrer 11 kilómetros por el desierto subiendo las montañas hacia las cámaras funerarias del Valle de los Reyes. Después de desayunar mirando el Nilo desde la terraza del hotel cruzamos en ferry público hasta la otra orilla. Llenos de ansiedad y cargando mucha agua, partimos hacia la tumba de Tutankhamon. Es la única que llegó intacta hasta nuestros días. Fue descubierta en 1922 por Howard Carter. 

Nos detuvimos en el Templo de Hatshepsut, diseñado por el arquitecto Senemut, quien fue su amante. Está bellamente tallado en la roca y se mimetiza con las montañas y los barrancos que lo rodean.

Seguimos viaje. El sol ya se hacía sentir junto al viento caliente del desierto. Comenzamos la zona de la trepada y nos detuvimos a descansar bajo el amparo de una gran roca. Al final de la pendiente estaba el premio: el acceso al Valle de los Reyes. Pagamos la entrada con derecho a ingresar en tres tumbas.

Elegimos las de Ramsés IV, Tausert y Tutmosis III. La de Tutankhamon se paga aparte y cuesta 100 libras egipcias (6 dólares). Para acceder a la de Tutmosis III hay que trepar una escalera engarzada la montaña y después bajar por otra, bastante vertiginosa, hacia las profundidades de la tierra. No apto para claustrofóbicos. Es la que más nos gustó. Tiene tres niveles y paredes decoradas con papiros e inscripciones. 

El sol del mediodía, la falta de agua y el cansancio se hacían sentir. La parte buena era que la subida con las bicis  ahora se podía hacer bajando y sin pedalear. Antes de devolver los rodados nos bebimos casi sin respirar un jugo de mango de un litro cada uno. Eran las dos de la tarde y no había un alma en las calles. Solo dos mendocinos un poco trastornados pero felices de culminar la travesía por el desierto sanos y salvos.

Al día siguiente pude cumplir uno de mis anhelos de viajero: volar en globo aerostático. Por sólo 30 dólares cada uno despegamos al amanecer hacia la bóveda celeste con vistas asombrosas del Valle de los Reyes, el Nilo y la ciudad de Luxor. La altura máxima alcanzada fue de 500 metros.

Cuando el piloto deja de inyectarle calor al globo se produce un silencio relajante que permite observar el paisaje con total tranquilidad. Una forma distinta de ver Egipto desde el aire.

La calma se disipó al momento del aterrizaje cuando la canasta de los pasajeros golpeó y rebotó tres veces contra la tierra antes de detenerse volcada sobre un costado mientras nos agarrábamos firmemente de las sogas de seguridad. Nos entregaron un diploma firmado por el piloto que acreditaba nuestro vuelo. 

Precios

Visado egipcio: 25 dólares (se tramita al llegar a los aeropuertos de El Cairo, Luxor o fronteras terrestres y marítimas)

Complejo Pirámides de Giza: 8 dólares (suplemento ingreso Pirámide de Keops: 10 dol.)

Museo Egipcio de El Cairo: 7 dólares (suplemento para ver las momias: 14 dólares)

Biblioteca de Alejandría: 2 dólares

Valle de los Reyes: 9 dólares (suplemento Tumba Tutankhamón: 10 dólares)

Alquiler de bicicleta jornada completa: 2 dólares

Templo de Luxor 5 dólares

Agua mineral 1,5 litros: 30 centavos dólar

Gaseosas 330 cc: 30 centavos dólar

Cerveza: 1,5 dólares

Menú de comida rápida: 3 dólares

Pizza grande: 2 dólares