Sociedad Domingo, 24 de marzo de 2019 | Edición impresa

Médicos venezolanos podrán ejercer en la salud pública provincial

Podrán convalidar su título y ocupar cargos. El Gobierno espera que cubran especialidades críticas en zonas de la periferia urbana.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Con el enorme dolor de dejar su tierra y parte de su familia, Negman Alvarado (48) y Lenin Sánchez (27) partieron de su Venezuela natal para hacer de Mendoza un nuevo lugar en el mundo. Pero, a diferencia de la mayoría de los inmigrantes del país, su principal motivación no fue la económica, sino escapar de la inseguridad, la carencia de recursos y las ganas de seguir desarrollándose a nivel profesional. Es que ambos son médicos y gozaban allí de un buen pasar económico, pero veían que su futuro se complicaba cada vez más.  

Instalados en nuestra provincia desde el año pasado, junto a un grupo de profesionales de la medicina buscan revalidar su título y poder ejercer en esta tierra. Si bien iniciaron el trámite y está demorando más de lo que esperan, cuentan con un “trato preferencial” para lograrlo, gracias a una serie de resoluciones que emitió el ministerio de Educación de la Nación en febrero de 2018 tanto para los ciudadanos de ese país como para los de Siria, considerando la crisis en ambos territorios.

Por su parte, desde el Ministerio de Salud de Mendoza aseguraron que una vez que estén habilitados por la Nación y obtengan la matrícula provincia, podrán concursar y ocupar cargos en especialidades críticas alejados de la Capital de Mendoza, como por ejemplo en Malargüe y en el Valle de Uco, donde suele haber vacantes. En otras provincias de Argentina como Jujuy y Río Negro, varios médicos venezolanos ya comenzaron a ejercer. 

 

Mirar al pasado

Negman recibió su título de grado como médico en 1996 y desde entonces no paró de especializarse; hizo un posgrado en neurología y realizó capacitaciones en todo el mundo. Antes de partir llegó a presidir el capítulo de su provincia de la Sociedad Venezolana de Neurología, y a fundar su propio centro de investigaciones en Maturín, a unos 500 kilómetros de Caracas. “Yo vivía muy bien pero no podía salir a la esquina, a muchos de mis amigos les robaron la bicicleta y a otros los mataron”, recordó con tristeza. Además de la inseguridad empezó a sufrir por la falta de medicamentos. Así que decidió vender su vivienda y su auto para poder salir del país junto a su segunda esposa, dejando allí a su primera mujer y a sus dos hijos. Desde el 30 de marzo del año pasado, fecha en que llegó a la provincia, ha trabajado como asistente y secretario de otros médicos, ya que no tiene su título habilitado para ejercer. “El drama es que con lo que gano no les alcanza nada de lo que les envío a mis hijos. Por eso mi urgencia es poder ejercer como médico”, explicó.

 

Mucho más joven, Lenin se graduó en el año 2015, trabajó un año como médico rural -requisito obligatorio del gobierno de Venezuela- e hizo residencias de un año en cirugía y otro en ginecobstetricia, así como otro cursos y diplomados. “Económicamente no estábamos mal, pero yo quería seguir avanzando. En Venezuela los grandes maestros se han ido y quiero seguir creciendo profesionalmente”, confió. Hasta Mendoza llegó hace seis meses junto a su novia y su hermano, con su familia. “He sido mozo y ayudante terapéutico, pero lo más estable ha sido la construcción”, confesó.

Ignacio Blanco / Los Andes

Paso a paso

Tras su desembarco en Mendoza, el primer paso de ambos profesionales fue tramitar el DNI. Paralelamente comenzaron los trámites en el Ministerio de Educación de la Nación para revalidar sus títulos. “Si bien vemos que se va moviendo de oficina el expediente, hasta el momento no tenemos una fecha exacta de cuándo vamos a lograr la convalidación”, reconoció Lenin. En su afán de acelerar los tiempos, los médicos se han reunido con representantes del Ministerio de Salud, quienes les han manifestado su apoyo. “Queremos agradecerles porque sabemos que están haciendo lo que más pueden por nosotros”, aseguró el joven.

Desde la cartera les comentaron que hacen falta médicos en la periferia, hacia donde ellos están dispuestos a mudarse. “Nos contaron que en el sur siempre hay mucha demanda y nosotros estamos para eso. Nos interesa sobrevivir, estamos dispuestos a ir a donde nos manden, creo que podemos hacer mucho bien allá”, dijo Negman. 

 

Cargos críticos

Consultado al respecto, el subsecretario de Salud, Oscar Sagás, explicó que existe la posibilidad de incorporar a los médicos de Venezuela, una vez que obtengan la convalidación del título. “Cuando tengan el trámite ellos perfectamente pueden matricularse en la provincia, participar del concurso para residentes o presentarse en los concursos de cargos provinciales”, indicó el funcionario. En este sentido relató que hace poco han llamado a cubrir 75 cargos y que a ellos se presentaron pocos profesionales para especialidades críticas en la periferia. “Nosotros tenemos que hacer un nuevo llamado y nos interesa que estos médicos tengan todos los papeles correspondientes para participar”, adelantó. Como especialidades críticas Sagás mencionó: pediatría, médico de familia, emergentología, entre otras, principalmente en Malargüe y en el Valle de Uco. “Es difícil que el recurso humano se instale en las zonas alejadas, siendo que tienen ítems especiales por zona o desarraigo”, precisó.

 

Por su parte, la directora del Servicio Coordinado de Emergencia (SEC), Inés Valencia, se refirió a la falta de especializados en emergentología. “No hay profesionales que quieran ser emergentólogos, por lo no se consiguen médicos para las ambulancias”, manifestó a la vez que explicó que las condiciones de trabajo son especiales y que no hay una remuneración importante. “Nos cuesta un montón elegir médicos para el servicio por lo que hemos optado por tomar médicos generalistas y hacer capacitaciones nosotros en emergentología”, señaló, y subrayó que se trata de una problemática a nivel nacional.  

Para ella, la inclusión de los médicos de Venezuela, una vez habilitados, puede llegar a configurarse como un principio de solución.

Ignacio Blanco / Los Andes

No hay reparos entre los mendocinos

Consultada sobre la posibilidad de que un grupo de médicos de Venezuela comiencen a trabajar en la provincia , la titular de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) Isabel del Pópolo, reconoció que en un principio la idea les produjo escozor, ya que los médicos locales tienen la necesidad de capacitarse y de trabajar en la provincia. Sin embargo reconoció que se trata de una alternativa prevista por la Constitución Nacional y que podría resolver un problema. “El tema pasa por la necesidad de profesionales en ciertos lugares como el sur, y que le podrían dar respuesta a las miles de personas que no tienen un médico cercano”, expuso. Asimismo remarcó que para su ejercicio profesional deben ser  controlados por el Ministerio de Salud. “Es fundamental que les hagan un seguimiento y evaluación de su idoneidad como a todos los profesionales”, añadió.

Desde el Círculo Médico expresaron que lo principal es que los médicos de Venezuela cumplan con la normativa correspondiente. Una vez que lo hagan, consideran auspicioso que puedan desarrollar su trabajo en al provincia teniendo en cuenta la crisis que atraviesa su país y con más razón si cubren áreas de vacancia. Desde el Círculo además dejaron abierta la posibilidad de que se sumen como asociados cuando estén trabajando y remarcaron que están vinculados directamente con la comunidad venezolana a través de sus acciones de Responsabilidad Social Empresaria.
 

 

Examen único para los que hagan residencias

Si bien hasta el año pasado Mendoza contaba con su propio examen para que los profesionales de la salud ingresaran a las residencias, este año la provincia adhirió al Examen Único que abarca a todo el país.  

“Es una herramienta a la que la provincia pudo adherir gracias a la modificación de la ley de residentes”, comenzó a explicar el subsecretario de Salud, Oscar Sagás. Este examen se rinde el próximo 24 de abril para las residencias médicas de primer nivel, enfermería y bioquímica. Mientras que las residencias de segundo nivel y no médicas se rinden el 30 de abril.

Entre los beneficios de adherir a esta instancia nacional, el funcionario señaló que se trata de un solo examen que elaboran entre todas las provincias y que tiene previstas dos readjudicaciones en el caso de que queden puestos vacantes.  

“Esto va a permitirnos que se cubran todas las plazas y no queden vacantes”, aseguró, a la vez que detalló que en total se ponen en juego 342 plazas y que si bien el año pasado fueron un poco más, quedaron alrededor de 100 sin cubrir.

 

Ya hay una asociación que los asesora

Para ayudar y orientar a los migrantes venezolanos, ciudadanos de ese país que llegaron a nuestra provincia crearon la asociación Vencuyo, que está colaborando, entre otras cosas a que los viajeros obtengan su DNI. “Está legalmente conformada como asociación”, aseguró Lenin Sánchez, oriundo de Venezuela y coordinador de gremio médico de la asociación. “La meta de esta asociación no es solo trabajar con médicos, sino con diversos profesionales”, remarcó.