Fincas Sábado, 26 de mayo de 2018 | Edición impresa

Más de 400 productores se inscribieron para reconversión

El programa está destinado a productores vitícolas de toda la provincia con una superficie total cultivada de hasta 30 hectáreas.

Por Redacción LA

Más de 400 productores mendocinos adhirieron este año al plan del reconvención vitícola, que busca reconvertir cultivos a variedades de mejor calidad enológica y aplicar mejoras tecnológicas.

El plan contará con un presupuesto crediticio cercano a los 100 millones de pesos, una cifra que triplica el monto de financiación dispuesto en 2017, lo que permitirá proyectar mejoras en 5.000 hectáreas cultivadas, que se sumarán a las 2.700 hectáreas de la primera etapa contratada el año anterior.

El gobierno mendocino, en un comunicado, destacó “el interés de productores de toda la provincia por aplicar mejoras en sus cultivos de vides” que “superó las expectativas previstas al lanzar el Plan de Reconversión Vitícola en 2018”.

El plan de adecuación del parque varietal vitícola fue lanzado en 2017 por el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, con el objetivo de reconvertir vides de variedades comunes o criollas a uvas tintas de alta calidad enológica -con mayor aceptación en el mercado- y aplicar mejoras tecnológicas.

El plan contará con un presupuesto crediticio cercano a los 100 millones de pesos, una cifra que triplica el monto de financiación dispuesto en 2017.

Por zonas, presentaron proyectos 91 productores del oasis Centro-Norte, con planes por un monto de $ 22,5 millones de pesos; 189 productores del Este con iniciativas por $ 44 millones; 55 del Valle de Uco, con propuestas de mejoras por $ 13,3 millones y 81 proyectos del Sur provincial, con planes por $ 16,5 millones.

El programa está destinado a productores vitícolas de toda la provincia con una superficie total cultivada de hasta 30 hectáreas; los créditos son a tasa cero y con un plazo de devolución de cinco años, con dos de gracia.

La ayuda financiera podrá destinarse a la adquisición de plantas, injertos, mano de obra para implantación, a la mejora de elementos estructurales, materiales para colocación de malla antigranizo y riego por goteo y mejoras en los sistemas de riego. 

El programa está coordinado por el Instituto de Desarrollo Rural (IDR), junto con Mendoza Fiduciaria como agente financiero, e instituciones técnicas referentes del sector, como el INTA, el INV, la Coviar y la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación.