Fincas Sábado, 24 de noviembre de 2018 | Edición impresa

Mariano Ruggeri: “Necesitamos que baje la presión tributaria para poder competir”

El ex presidente de Asocam aseguró que se venderá la producción a la mitad de precio del año pasado.

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

El productor de ajo Mariano Ruggeri, y miembro de Asocamen, aseguró que existen factores externos que complicaron a los productores, pero también problemas “internos”, como la falta de financiamiento interno y la aplicación del “derecho a la exportación”. 

Mariano Ruggeri estuvo al frente de Asocamen, la asociación que nuclea a los productores, empacadores y exportadores de ajos, cebollas y afines de Mendoza, durante seis años, hoy continúa vinculado a ella, pero como asociado, y señala que tanto desde la entidad como a nivel personal, en su empresa, vieron años mejores. 

Actualmente, el panorama no es bueno para los ajeros por dos factores fundamentales que destaca el productor, “exógenos” (los principales competidores de Argentina cosecharon más de lo que el mundo puede consumir) y endógenos, al sector se le sumó este año el “derecho a la exportación”, por el que tienen que pagar $ 4 por dólar exportado. 

 

“Este año vamos a vender a la mitad de precio de lo que vendimos el año pasado y en 2017 ya comercializamos a la mitad del precio que en 2016”, aseguró el productor.

-¿Qué se puede esperar para esta cosecha? ¿Y para el sector exportador?

La cantidad es estable con respecto al año anterior (10 millones de cajas por un valor de U$S 130 millones). Ya se ha cosechado el 80% y resta un 20% en el Valle de Uco que se terminará de completar en las próximas dos semanas. 

El problema es que estamos viendo una superproducción a nivel mundial. Se ha producido mucho más de lo que el mundo puede consumir y eso hace caer el precio. En 2016 China, el principal consumidor, vendió a U$S 18 la caja, al año siguiente en U$S 9, y este año en no más de U$S 4,50 y ellos abastecen al 80% de los consumidores del mundo. 

-¿La renovación de la tasa antidumping al ajo chino para que los productores mendocinos puedan competir en Brasil no corrigió esa desigualdad en los precios? 

Las gestiones son importantes, y apoyan al sector, pero por otro lado nos colocan un impuesto que es injusto, entonces no alcanzan. Vamos a vender a la mitad del precio del año anterior y, encima a lo que logremos hay que restarle $ 4, es como agregaron un 12% a una carga impositiva que ya era asfixiante.

El ajo paga lo mismo que la soja cuando, entre cosecha y secado se contratan al menos 200 jornaleros, contra los 10 que puede necesitarse en una producción de ese tipo. No se trata de cosechar y vender en silo bolsas, se requiere un proceso de secado y empaque que diferencia a la actividad de otras. Una carga de $ 3 es negativa, pero una de $ 4 por cada dólar es mucho más difícil de cumplir y es injusta.

-¿Qué soluciones podría encontrar el sector a los dos factores que generaron la crisis?

Con los factores exógenos, que es que la superproducción mundial de ajo, no hay mucho que podamos hacer, pero a nivel interno, tenemos que entender que nos están pidiendo competir con países como España o Chile que tienen tasas de interés diferenciadas, del 2% anual.

 

Cuando nosotros no tenemos financiamiento de ningún tipo, porque se nos pide afrontar las mismas tasas que cualquier particular, y así no se fomenta la producción.

Necesitamos que baje la presión impositiva y créditos que nos permitan competir (Argentina se ubica en el tercer puesto mundial de exportación de ajo, precedida por China y España. Mendoza ocupa el 90% de la superficie cultivada del país). 

-¿Hay una brecha muy grande entre lo que gana el exportador y lo que gana el productor? 

Productores somos todos. La producción primaria es el 35% de la estructura de costos. La producción primaria toma ocho meses, en secado y empaque estamos seis meses más y después se requiere otro tiempo para completar la exportación. 

Muchas veces se dice que el exportador es el que le paga mal al productor, pero no es el exportador el que pone los precios, sino el mercado, y el Estado no ayuda con la carga impositiva. 

El “derecho a la exportación” perjudicó a toda la cadena y con esta presión impositiva para marzo del próximo año vamos a estar hablando de una caída de los niveles de producción, porque no hay financiamiento, “sacaron todo”. Necesitamos políticas de fomento.

Financiamiento en marcha para atender el reclamo

El subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alejandor Zlotolow, aseguró que existe un financiamiento para cubrir los reclamos del sector, como es el Capital de Trabajo, por el que los productores hortícolas pueden acceder a créditos de hasta $ 400 mil por productor y $ 60 mil por hectárea, con una tasa subsidiada al 9% y un año para la devolución. 

 

Se trata de un fondo rotatorio disponible todo el año y que se entrega a sola firma, con el requisito de estar adherido al Seguro Agrícola o al Fondo Compensador Agrícola.

Los componentes de la línea se dividen en dos: para siembra, $ 35 mil; para manejo de cultivo, $ 10 mil, y para gastos de cosecha y acarreo, $ 15 mil.

 

No obstante, el funcionario aseguró a este diario que después de escuchar el reclamo del sector, se está trabajando en una línea de crédito para el secado. “Estamos armando el reglamento operativo y en cuanto tengamos el costeo (cuánto se podrá otorgar por hectárea y cuánto será necesario para cubrir la infraestructura que ellos están demandando) vamos a anunciarlo”, finalizó el funcionario.  

Perfil

Mariano Ruggeri fue presidente de la Asociación de Productores, Empacadores y Exportadores de Ajos, Cebollas y Afines de la Provincia de Mendoza (Asocam). Conduce la firma Agro Ruggeri S.A. (productoras, empacadora y exportadora de ajo, con asiento en Colonia Segovia, Guaymallén).