Sociedad Martes, 12 de febrero de 2019

Maestros de Uspallata no pudieron viajar porque los colectivos estaban repletos

Los docentes empezaron esta semana a trabajar pero han tenido dificultades respecto del traslado hacia esa zona cordillerana.

Por Redacción LA

Una docente, en la mañana de este martes, denunció: “Estamos acá desde las 5:40 y el chofer no nos ha permitido subir porque nos ha dicho que no quedaba más lugar. Somos varios los docentes de alta montaña, porque hay gente que viaja a Puente del Inca y todavía estamos acá en la terminal esperando otro colectivo, el de las 8.

 

Entrevistada por Elevediez, la docente explicó: “Llamamos al encargado de Buttini que nos había dado su número personal y él nos dice que primero no era hora de llamar, pero lamentablemente es el horario en el que nosotros asistimos a nuestro trabajo, nos dice que solamente hay 25 lugares reservado para los docentes de alta montaña. Lo cual consideramos que es poco porque somos muchos los docentes que viajamos. O sea que esto va a seguir sucediendo diariamente. No tenemos respuesta de nadie.

“Estoy pagando 205 pesos por cada pasaje o sea que son 410 pesos por día. Porque está caído el sistema de transporte, nos dicen en la oficina de Buttini, entonces no nos pueden otorgar los abonos.

“Ahora nos hemos quedado nueve docentes aquí. No sé cuántos el resto de los días nos vamos a quedar. Ayer pusieron un refuerzo y pudimos viajar todos. Hoy no, porque nos han dejado porque no tenían lugar y nos han dejado aquí en la terminal de Mendoza.

“Yo no sé si me van a descontar el día, el presentismo. Me voy en el colectivo de las 8, pero llego allá tipo 10:30 y mi horario de entrada es 8:30.

 

Muchas veces hemos viajado parado y es un peligro, pero en caso de que el micro tenga un accidente o una frenada, puede ocurrir un accidente.

“Los pasajes están sobre-vendidos y no hay lugar para los docentes. No solo viajamos en malas condiciones, sino que el Gobierno paga los pasajes como parte de un acuerdo salarial. Viajamos en condiciones muy precarizadas. En épocas de invierno los colectivos están muy helados, congelados. Tenemos que viajar con camperas puestas o mantas y la verdad es que la situación es intolerable”.