Mundo Jueves, 10 de enero de 2019

Maduro arrancó su segundo mandato: fuerte rechazo internacional

Jura como presidente ante el Tribunal Supremo de Justicia, en un hecho inédito y en abierto desafío a la Asamblea Nacional.

Por Redacción LA

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asumió este jueves un segundo mandato de seis años, desafiando a Estados Unidos y gran parte de la comunidad internacional, que amenazan con aumentar la presión contra su gobierno por considerarlo ilegítimo.

Maduro recibió la banda presidencial del jefe del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista), en un acto al que no asistió ningún representante de la Unión Europea (UE) ni de la mayor parte de América, excepto un puñado de mandatarios aliados.

El momento de la jura del presidente. | Foto: AFP
 

"Juro, a nombre del pueblo de Venezuela (...) Lo juro por mi vida", dijo el mandatario, al prometer cumplir la Constitución y "procurar llevar a la prosperidad económica y social" al país.

La UE, Estados Unidos y el Grupo de Lima -13 países latinoamericanos (incluído Argentina) y Canadá- desconocieron la reelección de Maduro en los comicios del pasado 20 de mayo, boicoteados por la oposición, que los consideró un fraude.

Poco antes de la investidura, Estados Unidos anunció que aumentará la presión "sobre el régimen corrupto, apoyando a la democrática Asamblea Nacional (Parlamento) y pidiendo democracia y libertad en Venezuela", escribió el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton en Twitter.

Maduro durante su discurso. | Foto: AFP

"Lamentamos que, pese a todos los llamados de la comunidad internacional, incluyendo la UE, no se hayan celebrado nuevas elecciones en conformidad con las normas internacionales", dijo este jueves la vocera de la diplomacia europea, Maja Kocijancic.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este jueves en una sesión extraordinaria una resolución para declarar ilegítimo a Maduro.

Del Grupo de Lima sólo México envió un representante a la asunción, en tanto que asisten los presidentes de Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua y delegados de otros países aliados como China, Rusia y Turquía.

 

Según la Constitución, Maduro debía juramentarse ante el Parlamento, controlado por la oposición, pero el TSJ lo declaró en desacato y en la práctica fue sustituido por la oficialista Asamblea Constituyente.

Heredero político del fallecido líder socialista Hugo Chávez (1999-2013), el exchofer de bus y exsindicalista de 56 años gobierna con mano fuerte tras haber sacado del juego a sus adversarios, con el control institucional y el apoyo de los militares, a quienes dio enorme poder.

Contingentes militares y policiales resguardan el centro de Caracas, donde está el TSJ y se concentran cientos de seguidores de Maduro. En algunas localidades grupitos de personas desplegaron pancartas que rezaban: "Maduro usurpador", "Maduro ilegítimo" o "Fuera Maduro".

Nicolás Maduro. Asume un nuevo período como presidente de Venezuela a partir de este 10 de enero. - AP

La desesperanza se palpa en muchos venezolanos, asfixiados por la peor crisis que haya sufrido en su historia moderna el país con las mayores reservas petroleras del mundo.
"Esto va a alargar más la agonía que hemos vivido en los últimos años. Todo ha decaído gravemente, los bienes y servicios básicos cada día son más inalcanzables. Estamos atados de manos", dijo a AFP la enfermera Mabel Castillo, de 38 años.

Expertos auguran un agravamiento de la debacle socioeconómica por el aislamiento internacional. Además de la escasez de comida y medicinas, los venezolanos lidian con una una hiperinflación que según el FMI alcanzará 10.000.000% en 2019.

En lo que considera la migración más masiva de América Latina en décadas, la ONU calcula que 2,3 millones de venezolanos emigraron desde 2015 y estima que esa cifra subirá a 5,3 millones en 2019.

Durante el gobierno de Maduro, la economía se redujo a la mitad y se contraerá 5% en 2019, según el FMI. Además, el país y su petrolera cayeron en default y la producción de crudo, fuente de 96% de las divisas, se desplomó a 1,4 millones de barriles diarios, la más baja en 30 años.