Economía Viernes, 8 de junio de 2018 | Edición impresa

El FMI prestará al país 50 mil millones de dólares

A ese monto hay que sumarle otras asistencias financieras acordadas con el BID, el Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento.

Por Javier Álvarez - corresponsalía en Buenos Aires

El Gobierno anunció ayer préstamos por hasta 55.650 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos, con lo que la Argentina quedará blindada ante cualquier shock externo al menos hasta 2021. 

El financiamiento total sorprendió al arco político, a los analistas y a los operadores del mercado financiero dado que superó casi en el doble lo esperado.

Ahora, el Gobierno apuesta a que el 20 de junio el banco Morgan Stanley Capital Inversor eleve el perfil del país a "emergente" para salir del letargo de economía “fronteriza”. 

Se trata de 50.000 millones de dólares del FMI. El 20 de junio el directorio de ese organismo aprobará el préstamo y uno o dos días después llegarán al país unos 15.000 millones de dólares, equivalente al 30% del paquete. 

A partir de ese momento y hasta 2021, la administración Macri irá solicitando cuotas de dinero a medida que los vaya necesitando, explicó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una conferencia de prensa conjunta con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. 

Además, llegarán durante los próximos doce meses al país 5.650 millones acordados con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. 

El Gobierno dijo que plan aprobado es consistente y “sostenible económica, social y políticamente”, y tiene como objetivo continuar “reestableciendo el orden macroeconómico” con dos ejes clave: convergencia más rápida al equilibrio fiscal y reducción de la inflación.

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo, aclaró que el diseño del plan estuvo en manos de la gestión Cambiemos, con el cual se “apuntalará la confianza del mercado, dándoles a las autoridades tiempo para abordar un abanico de vulnerabilidades de larga data”. 

En concreto, el FMI auditará el cumplimiento de las metas de déficit e inflación, pero -asegura Lagarde- no se entrometerá en la decisiones de política económica o monetaria vulnerando la soberanía del país, como sí lo ha hecho en 26 convenios a lo largo de 35 años. 

El costo del préstamo será de 1,96% anual hasta los primeros 8.480 millones de dólares. Cuando los desembolsos superen ese monto la tasa será del 3,96%; y llegará al 4,96% si el crédito debe ser ampliado más allá de los 50.000 millones.

Uno de los compromisos consiste en fortalecer la independencia del Banco Central, por lo que el presidente Mauricio Macri enviará un proyecto de ley al Congreso para modificar la Carta Orgánica de la entidad. 

Y a partir de hoy el Tesoro dejará de recibir transferencias del Banco Central para financiarse, una estrategia puesta en marcha por el kirchnerismo en 2012. Con esto se frenará la “maquinita” de imprimir billetes cuya actividad venía creciendo aún por encima del 20% anual. 

Dujovne llevó tranquilidad a los gobernadores y al sector empresario al sostener que “no se modifica de ninguna manera ni el Consenso Fiscal ni la Reforma Tributaria”. “Hemos evitado una crisis a las familias de la Argentina”, sentenció. 

Inflación y déficit 

Por segunda vez en menos de seis meses el Gobierno cambió las metas de inflación. La de 2018 directamente la eliminó: “Este año vamos a intentar tener la inflación más baja posible, teniendo una meta de 20% o 21% hasta junio de 2019”, dijo Sturzenegger.

La Argentina se comprometió con el FMI a reducir la inflación. Los nuevos objetivos ahora son: 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021. El plan refuerza el esquema de metas con tipo de cambio flotante y fortalecimiento de la autonomía del Banco Central. 

Y para asegurar una más rápida convergencia al equilibrio fiscal las nuevas metas de resultado fiscal primario son: 2,7% del PBI en 2018; -1,3% en 2019; equilibrio primario en 2020; y superávit de 0,5% en 2021. 

En el acumulado 2018-2021, esto significa una reducción acumulada del déficit de 3,1% del PBI, alrededor de USD 19.300 millones, explicó Dujovne. El nuevo sendero de convergencia fiscal permitirá que el ratio deuda pública a PBI comience a reducirse a partir de 2019.

Pero de movida, con el primer desembolso del FMI y las colocaciones de deuda en pesos y dólares que ya fueron realizadas en lo que va de 2018, la deuda pública ascenderá a fines de junio a unos 360.000 millones de dólares.

“Finalmente, vamos desterrar en 2020 el problema de déficit que tuvo la Argentina a lo largo de los últimos 70 años. El Fondo nos puede ayudar, pero que resolvamos nuestros problemas depende de nosotros”, afirmó Dujovne. 

El ministro coordinador del equipo económico dijo que el Gobierno está “convencido” que va por “el camino correcto”, dado que ha “evitado una crisis” y, a pesar del acuerdo con el FMI, continuará con el programa macroeconómico que ya tenía en marcha. 

La cuestión social 

Dujovne dijo que el plan es “innovador” ya que protege especialmente a los sectores más vulnerables. Incluye el monitoreo de indicadores sociales y, por primera vez en la historia en un programa con el FMI, una salvaguarda que permite incrementar el gasto social si el gobierno lo considerara necesario. 

Esto significa que en caso de que la economía no creciera como se espera, podrán realizarse ampliaciones de gasto focalizadas especialmente en los programas de Asignaciones por Hijo y Embarazo. 

Además, explicó el ministro, el plan también incorpora medidas para promover la equidad de género y estimular la participación de la mujer en el mercado laboral.

Claves

El Tesoro nacional dejará de recibir dinero del Banco Central, transferencias conocidas como “la maquinita” para financiar el rojo fiscal de los presupuestos.

La meta de déficit para este año se mantiene en 2,7% del PBI, pero para 2019 baja al 1,3% del producto, para llegar al equilibrio primario en 2020 y superávit en 2021.

Con el primer desembolso del Fondo Monetario, la deuda pública argentina llegará a 360 mil millones de dólares, todos usados para cubrir el déficit.