Economía Viernes, 12 de octubre de 2018 | Edición impresa

Los autos más vendidos pagarán 27% más de patente

El porcentaje nace de la comparación entre la valuación de enero y la que existe en la actualidad.

Por Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

En 2019 los diez autos más vendidos del mercado pagarán un impuesto Automotor en promedio 27,6% más alto que en 2018. Ese número es superior a la inflación del 23% proyectada por el Gobierno de Mendoza para el año que viene y se acerca al avance real que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) ha tenido en lo que va del año.

El proyecto de Ley Impositiva de 2019 no presenta cambios significativos en el impuesto Automotor.

 

La normativa establece que los autos anteriores a 1990 están exentos de pago, los patentados entre 1990 y 1996 abonan un valor fijo de $ 775 y los que van de 1997 a 2009 pagan un valor fijo según el vehículo. En ambos casos, la patente será un 23% más alta que el año pasado, dado que el Gobierno usa como referencia la inflación proyectada.

La situación es diferente para los vehículos registrados desde el 2010 hasta hoy. Según el proyecto de ley,  estos modelos pagarán “el 3% del valor asignado para el año 2019 por la Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios (Dnrpa)”.

Eso lleva a que algunos modelos sufran incrementos del impuesto Automotor superiores al 50% y otros tengan una variación menor incluso al 23% de inflación proyectada. 

En promedio, tomando en cuenta los 10 autos más vendidos del mercado (modelos 2016 y 2017), se observa un incremento de 27,6% en la patente de 2019 con relación a la de 2018, aunque este porcentaje podría variar levemente el mes próximo.

 

Es que para calcular el impuesto Automotor de 2018, ATM tomó en cuenta la valuación de la Dnrpa correspondiente al mes de enero y para calcular el impuesto Automotor de 2019 usará como referencia la valuación de diciembre de este año.

El cálculo realizado por Los Andes compara la patente de 2018 con lo que correspondería pagar en 2019 con la tabla de valores actual (octubre). En los próximos dos meses las valuaciones podrían ser algo más altas, producto del dólar y la inflación.

Por lo pronto, es un hecho que los 10 modelos tomados como ejemplo pagaron en 2018 un impuesto Automotor promedio de $ 6.651,09. Esos mismos vehículos, con la valuación actual de la Dnrpa, pagarían $ 8.431,80 promedio en 2019.

Ese resultado permite dos análisis. Por un lado, se deduce que los autos más nuevos tendrán un incremento superior al 23% que Administración Tributaria Mendoza (ATM) utilizará como parámetro para el cobro de otros impuestos. Por el otro, queda en evidencia que la patente de estos vehículos será similar a la inflación real registrada en 2018. Según datos de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), entre enero y agosto la inflación acumulada ya era de 27,5% en la provincia. 

Modelos destacados

Entre los vehículos tomados como ejemplo, se destaca el Volkswagen Gol Trend 1.6 MSI (cinco puertas) de 2016. Esa versión estaba valuada en $ 153.000 en enero y hoy tiene una valuación de $ 245.000, lo que  marca una diferencia de 60% y una suba del impuesto Automotor de $ 4.590 a $ 7.350. Sin embargo, si se analiza el caso de la versión tres puertas, la diferencia es de 31%, lo que demuestra la enorme oscilación que puede haber de un modelo a otro.

 

El que menos subió entre los diez más vendidos del mercado es el Renault Sandero RS de 2017, cuya valuación saltó de $ 278.800 a $ 330.000 (18%) y la patente (3% de la valuación) pasó de $ 8.364 a $ 9.900.

Precios de mercado

Ignacio Barbeira, director de Rentas de ATM, señaló que “todos los autos posteriores al  2010 tienen un valuación acorde al mercado y algunos contribuyentes tendrán un baja en el impuesto Automotor”.

Esto último podría comprobarse con algunos modelos. La patente del Sandero RS, por ejemplo, hoy estaría aumentando 18%, mientras que la inflación acumulada es de 27,5%. Por lo tanto, el monto a pagar en 2019 sería un 7% más bajo que en 2018 en términos reales, aunque eso podrá confirmarse recién cuando termine el año.