Fincas Sábado, 27 de octubre de 2018 | Edición impresa

Lobesia botrana: comenzaron los tratamientos aéreos en Mendoza

Desde Iscamen informaron que se utilizarán productos registrados y autorizados por el Senasa, aquellos amigables con el medio ambiente.

Por Redacción LA

Luego de la polémica que se desató el año pasado por las pulverizaciones áreas que se realizaron para combatir Lobesia, este año a través de la Resolución 449 de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial de la provincia, se aprobó el estudio de impacto ambiental presentado por el Iscamen, en su modalidad de informe de partida, para la prestación del Servicio de Tratamientos Aéreos para el control de Lobesia botrana.

La normativa de Ambiente establece además que se deberá dar cumplimiento a toda legislación, normas y códigos vigentes y aplicables de índole ambiental en todas las etapas del proyecto.

 

Desde el pasado jueves 25 y hasta el miércoles 6 de noviembre, se prestará el servicio de tratamientos Aéreos en los departamentos de Lavalle, San Martín, Maipú, Santa Rosa, Junín, Rivadavia y Luján de Cuyo.

El servicio de tratamientos aéreos se llevará a cabo en un total de 54.976 hectáreas, incluyendo 9.059 hectáreas en Rivadavia, 3.526 en Junín, 18.231 en San Martín, 5.266 en Maipú, 4.932 en Santa Rosa, 9.947 de Lavalle y 4.013 hectáreas en Luján de Cuyo.

Se utilizarán productos registrados y autorizados por el Senasa, amigables con el medio ambiente y de la categoría toxicológica Clase 4 (banda verde). Los tratamientos serán supervisados por técnicos del Iscamen y del Senasa.

Las acciones de control se desarrollarán en el marco de la Ley nacional 27227; que declara de interés nacional el control de la plaga, la Ley provincial 9076; que declara de interés provincial el control del citado insecto; la Resolución de Senasa 583E/2017, que declara la Emergencia Fitosanitaria por la plaga Lobesia botrana, y el Decreto Provincial 1812/2017, que establece la coordinación de acciones conjuntas de control por parte del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, a través del Iscamen, junto con el Senasa, los municipios, Dirección Nacional de Vialidad, la Dirección General de Escuelas y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Territorial, para desarrollar la logística que demanden las aplicaciones aéreas para el control de la Lobesia botrana.

 

Más allá de la especificidad del producto para el control de la plaga, no se realizarán aplicaciones en zonas urbanas, periurbanas, fuentes de agua, canales de riego, colmenas, escuelas, centros de salud y hospitales.

Si bien la normativa de Ambiente establece zonas buffer (de protección) de 100/200 metros, se han establecido zonas de contención o amortiguamiento con 500 metros de protección hasta lugares de aplicación, superando ampliamente los límites internacionales en la materia.

 

Los aviones a través de los cuales se prestará el Servicio de Tratamientos Aéreos utilizarán tecnología de precisión que permite aplicar las dosis indicadas en los lugares previamente delimitados. Incorpora geoposicionamiento para determinar en tiempo real la actividad del avión en zonas de sobrevuelo. Asimismo, la tecnología disponible permitirá el seguimiento y registro de todas las acciones que se desarrollen.